Martha’s Vineyard, un paseo por la isla de ‘Tiburón’

Paseo marítimo de Oak Bluffs

Martha’s Vineyard es uno de los destinos más populares de Nueva Inglaterra. Una preciosa isla donde olvidarse del coche y disfrutar de gastronomía, playas, naturaleza o avistamiento de pájaros. Situada en la costa este de los Estados Unidos, al sur de Cape Cod, fue bautizada así hace 300 años. El capitán de un barco ballenero decidió darle el nombre de su hija a los viñedos que crecían en la zona.

Martha’s Vineyard

Está formada por seis localidades: Tisbury, Edgartown, Oak Bluffs, West Tisbury, Chilmark y Aquinnah, conservando cinco faros construidos alrededor de 1800 que le dan un toque de lo más especial. Nosotros descubrimos Oak Bluffs, el denominado ‘pueblo playero’. Una de sus principales características son sus casitas de colores que se asemejan a las de galleta, de ahí que se las conozca como ‘casas de jengibre’.

Tours para recorrer Martha’s Vineyard

Existe la posibilidad de recorrer la isla en autobús durante 2 horas y media por 35 dólares (precio 2020), de 9 de la mañana a 4 de la tarde. O hacer tours personalizados, que incluyen faros, granjas, playas o, incluso, las localizaciones de la película Tiburón. Fue rodada aquí en 1974 y no en California, como muchos creen.

Paseo marítimo de Oak Bluffs
Paseo marítimo de Oak Bluffs

Obama, Clinton o los Kennedy han convertido Martha’s Vineyard en un lugar conocido mundialmente y de lo más snob. De hecho, Michelle y Barack han adquirido hace poco una mansión en Edgartown, al sur de la isla. También, muy cerca, Nantucket es el lugar donde se desarrolla la novela de Moby Dick.

Además, aquí tienen casa algunas celebridades como Bill Murray o Meg Ryan. En Martha’s Vineyard el nivel de vida es un 60 por ciento más caro que en cualquier otra ciudad de los Estados Unidos. Y su población, de 15.000 habitantes, alcanza los 100.000 en plena temporada estival.

Los Kennedy, trágicamente ligados a Martha’s Vineyard

Si el hijo del asesinado presidente perdía la vida en aguas atlánticas de camino a una boda en Hyannis, Chappaquiddick, justo enfrente, es tristemente famosa por el accidente sufrido por Ted Kennedy. Ocurrió en 1969 y en el murió una joven.

 ¿Dónde comer en Martha´s Vineyard?

El paseo marítimo de Oak Bluffs cuenta con un buen puñado de restaurantes donde degustar la gastronomía típica de Massachussets, presidida por mariscos y pescados frescos. Lo ideal es sentarse en la terraza de alguna azotea desde donde divisar gran parte de la isla y el ajetreo de los pequeños barcos privados que entran y salen del puerto.

Nosotros elegimos Lobsterville Grille para comer clam chowder (sopa de almejas), bang bang schrimp (gambas picantes) y local lobster grilled cheese, un sándwich con langosta de la zona y tres tipos de quesos: brie, cheddar y cabra. Una botella de Oveja Negra, blanco chileno, nos ayudó a sentirnos en el séptimo cielo.

Clam chowder Marthas Vineyard
Clam chowder
Bang Bang schrimp Marthas Vineyard
Bang Bang schrimp
Local lobster grilled cheese Marthas Vineyard
Local lobster grilled cheese
Ovega Negra wine

¿Cómo llegar a Martha’s Vineyard desde Hyannis?

En nuestro caso, cogimos un ferri rápido, una de las opciones más recomendables, con Hy-Line Cruises. En los meses de verano, los hay casi cada hora desde las 8 de la mañana a las 8 de la tarde. Con un parón de cuatro horas en las de mayor calor: de 12 a 16. El trayecto dura 55 minutos. El precio es de 59 dólares por persona ida y vuelta, 39 para niños.

Embarcadero de Hyannis
Embarcadero de Hyannis

¿Cómo llegar a Hyannis desde Boston?

Además del coche privado, existen dos alternativas, autobús y tren. Aunque este último solo funciona en fin de semana operado por CapeFlyer. El trayecto dura algo más de 2 horas y el precio es de 40 dólares ida y vuelta. En autobús es un poco más barato -36 dólares- y rápido -una hora y media-, desde South Station con la compañía Plymouth&Brockton, en un vehículo que dispone de wifi y enchufes.

Autobus Boston Hyannis

¿Has estado en Martha’s Vineyard? ¿Nos recomiendas otras islas de las que te hayas enamorado perdidamente?

Un paseo por Londonderry, ciudad amurallada de Irlanda del Norte

Free Derry

En nuestro periplo navideño, Derry (o Londonderry) fue una de las ciudades que visitamos, la segunda más importante de Irlanda del Norte

Aunque oficialmente es Londonderry, y así aparece en los mapas desde 1613, su denominación es fuente de conflictos. Los barrios católicos, que se refieren a ella de la primera forma, están separados de los protestantes por el río Foyle, en una división que va más allá de lo geográfico y que han intentado acercar con la construcción del Puente de la Paz.

Vistas Londonderry

Dentro de la muralla de Londonderry encontramos una acogedora y tranquila urbe con calles empedradas, pequeñas tiendas, galerías de arte y típicos pubs. Nos llamaron la atención las terrazas exteriores de algunos establecimientos. Son perfectas para tomar algo al aire libre cuando el tiempo lo permita y tienen un gran encanto.

Calles de Londonderry

Pasear entre sus murallas es algo que hacer en Londonderry. Con más de 400 años, y entre las mejor conservadas de Europa, es más que recomendable para observar la ciudad en todo su esplendor. Con seis metros de grosor, fueron construidas para proteger a los colonos. De ahí que cuenten con espectaculares puertas, torres de vigilancia e, incluso, cañones. Las vistas desde ellas resultan impresionantes.

Murallas Londonderry

Free City of Derry

Precisamente desde ella se divisa la zona que ver en Londonderry que más nos apetecía conocer, Free City of Derry. Allí nos encaminamos para retratar sus archifamosos murales y, como no, tomarnos una pinta de Guinness en un pub donde no pasamos nada desapercibidos al entrar. Segundos más tarde, volvieron a girar sus cabezas para continuar viendo el partido de fútbol.

Free city of Derry

Los barrios católicos de Londonderry

Free Derry, o Derry Libre, comprende los dos barrios católicos de las afueras, Bogside y Creggan, y se autoproclamó autónoma entre 1969 y 1972. Fue uno de los primeros focos del enfrentamiento armado entre unionistas y republicanos por el estatus político del Úlster. Y es tristemente conocida por los incidentes sucedidos el 30 de enero de 1972, en el llamado Domingo Sangriento. 14 personas que se manifestaban pacíficamente -entre ellos varios menores- murieron como consecuencia de los disparos de la fuerza paracaidista británica.

En las horas posteriores a la matanza se produjeron gravísimos incidentes en todo el mundo, como el incendio de la embajada inglesa en Dublín o el estallido de varias bombas colocadas por el IRA en Belfast. Es curiosa y emotiva la anécdota protagonizada al día siguiente por la diputada independiente Bernadette Devlin, que estaba presente en la manifestación. Esta abofeteó a Reginald Maudling, Ministro de Interior británico, y le increpó: «Hipócrita, asesino. Ayer me disparó su ejército». U2 retrató lo ocurrido en una de sus canciones más comprometidas, ‘Sunday, Bloody Sunday’.

Free Derry

Al tratarse del Día de Año Nuevo tuvimos serios problemas para encontrar restaurantes abiertos que no fueran las multinacionales de comida rápida o locales de kebabs. Cuando nos topamos con Flaming Jacks, no lo pensamos dos veces. Comida correcta, sin grandes florituras y a una hora más que prudente. Creo recordar que estábamos cenando a las siete de la tarde.

Alitas de pollo
Alitas de pollo
Fish&Chips
Fish&Chips
Salmón a la parrilla
Salmón a la parrilla
Vino tinto del sur de Australia
Vino tinto del sur de Australia

Para dormir, aconsejamos el Maldron Hotel Derry, en el centro de la ciudad, con precios desde 80 euros la noche y un estupendo desayuno.

Maldron Hotel Londonderry

Transporte público en Casablanca, cómo moverse por la ciudad marroquí

Transporte público en Casablanca-tranvía

Casablanca puede resultar una ciudad complicada en transporte público si no se tienen las nociones básicas, como nos ocurrió durante la primera noche del Dátil Trip. Aquí tienes todas las opciones posibles para moverte por esta ciudad marroquí.

Transporte público en Casablanca: taxi

Esta alternativa no es del todo mala, pero si te da pereza tener que regatear hasta el cansancio con los conductores, como nos ocurre a nosotros, olvídate. Hay dos tipos: los pequeños, de color rojo (casi todos Peugeot 205), viejos y destartalados. Si llevas una maleta grande tendrás que ubicarla en el asiento del copiloto, así que si sóis 2 personas se complica. El trayecto no debería costarte más de 30 dirhams a no ser que se trate de una distancia muy, muy larga. En principio, no admiten más de 3 pasajeros. Recuerda siempre fijar el precio en el momento de subirte al vehículo, ya que si no te cobrarán lo que les dé la gana (muchas veces amparándose en no tener cambio para darte).

Los taxis grandes son de color blanco (o casi) y suelen ser Mercedes también bastante antiguos. El precio por carrera es mayor, pero merece la pena si sóis un pequeño grupo o lleváis equipaje abultado.

Transporte público en Casablanca: taxi

Transporte público en Casablanca: tranvía

Lo cogimos un poco a la aventura en la puerta de nuestro hotel, ya que no habíamos leído nada al respecto en ninguna guía o blog. Es rápido, cómodo y une la ciudad de Casablanca casi de punta a punta. Se inauguró en diciembre de 2012, por lo que es bastante nuevo y, además, dispone de aire acondicionado. Los billetes se sacan en unas máquinas situadas fuera de cada parada y cuestan 6,5 dirhams. Atiende a unos 250.000 viajeros diarios en 48 estaciones. Además, funciona desde las 5,30 a las 23,30. Si llegas desde el aeropuerto a Casa Voyagers es la mejor manera de moverte a cualquier punto de Casablanca. Un descubrimiento.

Transporte público en Casablanca-tranvía
Billete de tranvia Casablanca
Billete para dos personas
Máquinas expendedoras en la Plaza de las Naciones Unidas
Máquinas expendedoras en la Plaza de las Naciones Unidas
Transporte público en Casablanca Plano del tranvía
Plano del tranvía de Marruecos

Transporte público en Casablanca: autobús

No lo llegamos a probar, pero solo con ver su aspecto lo entenderías.

Cómo llegar desde el aeropuerto de Casablanca al centro de la ciudad

El tren resulta la manera más sencilla y barata, aunque nada más traspasar la puerta de llegada te asaltarán decenas de taxistas (legales y no) para ofrecerte sus servicios. Busca el símbolo que indica la estación de ferrocarril. Tienes que bajar unas escaleras automáticas y comprar tu billete en taquilla (suele haber solo una persona atendiendo, por lo que se forma bastante cola) o en una máquina expendedora por 40 dirhams. Dependiendo de la hora puede tocarte un tren más o menos viejo. Nosotros hicimos la ida en uno que se caía a pedazos, pero la vuelta en uno más moderno y con asientos muy cómodos, además de estar refrigerado. La frecuencia es cada 60 minutos.

Hace varias paradas, siendo la más céntrica de ellas Casa Voyagers desde donde, como te hemos comentado, puedes coger el tranvía. No dudes en preguntar antes de llegar a tu hotel cuál es la parada más cercana.

Billetes de tren desde el aeropuerto al centro de Casablanca
Billetes de tren desde el aeropuerto al centro de Casablanca
Andén de Casa Voyagers Casablanca
Andén de Casa Voyagers
Transporte público en Casablanca Casa Voyagers
Casa Voyagers

14 cosas que me enamoraron (locamente) de Grecia

Acropolis Atenas Grecia

Uno de mis viajes en solitario antes de comenzar la andadura de este blog fue a Grecia. Más concretamente, Atenas y tres de sus islas: Miconos, Naxos y Santorini. País idílico para conocer en solitario, hay muchas imágenes que se quedaron grabadas en mi retina y un montón de olores y sabores que todavía puede percibir cerrando los ojos. Hay un montón de motivos para visitar Grecia, pero aquí son los que a mí me han hecho regresar.

Qué hacer en Grecia

1. Descubrir la Acrópolis de Atenas

Uno de los símbolos que visitar en Grecia y la primera imagen que asocio a su capital, de ahí que le tenga especial cariño. Situada sobre una cima a 156 metros sobre el nivel de mar, es divisable desde casi cualquier parte de la ciudad. Lo habitual es encontrar alguna o varias de sus partes con grúas, ya que el tiempo ha hecho mella y está casi destrozada. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987 y el precio de la entrada en 2020 es de 20 euros. El museo de la Acrópolis, frente a ella, y reinaugurado en 2009, bien merece una visita.

Acropolis Atenas Grecia

2. Fotografiar las vistas desde la Colina Licabeto

La Colina de los Lobos debe su nombre a la gran cantidad de estos animales que la habitaban en la antigüedad. Situada en el barrio de Kolonaki, y con 278 metros de altura, desde ella pueden contemplarse las vistas más bellas que ver en Atenas. Para acceder, lo más recomendable es coger el funicular aunque también se puede llegar a pie o en taxi. La mejor hora del día es al atardecer.

Colina Licabeto Atenas Grecia

3. Querer quedarse a vivir en Naxos

No soy la única que se enamoró de Naxos. Es el sitio ideal al que retirarse cuando las obligaciones ya no llamen a nuestra puerta. De momento, no está invadida por los turistas y el alojamiento es mucho más asequible que en otras islas como Miconos o Santorini. Todavía recuerdo el calamar relleno que cené en la Luccullus Taverna. Un lugar de ensueño.

Naxos Grecia

4. Relajarse en las playas de Grecia

Aunque no soy muy aficionada a ellas, me resultaron especiales por la arena gruesa y la espectacularidad de sus paisajes, con enormes rocas erosionadas por el mar Egeo. Si practicas el nudismo, este país es perfecto para ti, ya que cada isla suele tener una. La de Banana Beach, en la región de Skiathos, es para muchos la mejor playa nudista de Grecia.

Playas de Grecia

5. Beber vino griego

Grecia cuenta con casi 300 variedades y una producción anual de 600 millones de botellas. El Retsina es uno de los más famosos y su origen se remonta a miles de años atrás, cuando los vinos eran transportados en ánforas de barro selladas con una pasta de resina y yeso. La resina le daba un sabor característico y los griegos pensaron que el vino envejecía gracias a ella, por lo que nació la tradición de añadirla. En islas como Santorini pueden presumir de vinos fantásticos.

Vino de Santorini

6. Refrescarse con cerveza Mythos y Alpha

Reconozco que antes era mucho más cervecera que ahora. Pero entonces disfruté como una enana de mis buenas jarras y botellas de las dos marcas de cerveza más populares de Grecia. Suaves y perfectas para refrescarse en verano.

Cerveza Mythos Grecia

7. No cansarse de contemplar los atardeceres en Oia

Uno de esos momentos que perdurarán para siempre en mi memoria son los atardeceres en Oia, un pequeño pueblo en la isla de Santorini. Son varios los locales situados frente a la caldera desde los que contemplar la puesta de sol, aunque también puede hacerse tranquila y gratuitamente desde otros lugares. Los 12 euros que pague por cada cóctel me parecieron un dinero invertido de la mejor manera posible.

Atardecer Oia Santorini

8. Saborear una ración de calamares al borde del mar

O de lo que quieras… Hay restaurantes desde cuyas mesas no solo se contemplan unas espectaculares vistas, sino que el agua del mar te salpica. Elige un buen pescado que te prepararán al instante a la parrilla o, si no es hora de comer o cenar, un ‘pequeño’ tentempié como el mío. Y que no falte vino griego…

Calamares Grecia

9. Subir 900 escalones en Naftplio (o Nauplia)

Una de las ciudades más bonitas de la zona de Argolis, primera capital del país y conocida como la Venecia del Peloponeso. En el centro de ella, se encuentra el Castillo Palamidi, al que se accede tras subir ¡casi 900 escalones! para contemplar unas vistas que bien merecen tamaño esfuerzo (tranquilo, también se puede llegar en coche). Si eres aficionado a los recuerdos, hazte con un komboli o un begleri, una especia de rosario de cuentas fabricado en plata o cerámica.

Naftplio Grecia

10. Desear ser dueño de una villa en los acantilados de Santorini

¿Os imagináis una casa desde cuya terraza solo se divise el horizonte y la infinidad del mar? Varios actores famosos poseen propiedades de este tipo en la isla (imagino que en lugares discretos y no de paso para turistas). Aunque poseer una es toda una utopía, sí es posible alquilarlas o, en su defecto, alojarse en alguno de los hoteles con habitaciones y terrazas privadas de este tipo. Eso sí, la media no baja de 250-300 euros por noche.

Apartamento acantilado Santorini

11. Un baño en aguas termales

Desde el puerto de Fira, capital de Santorini, se puede llegar en velero a la isla de Nea Kameni, donde se encuentra un volcán activo con pequeñas fumarolas. Una de las actividades más turísticas, pero no por ello con menos encanto, es la de bañarse en las rojizas y sulfurosas aguas aledañas al volcán. La excursión dura unas tres horas y es importante ir provisto tanto de calzado deportivo para el paseo, como de chancletas y bañador para la parte acuática.

Nea Kameni Grecia

12. El Teatro de Epidauro

Se empezó a construir en el año 330 a. C. y llegó a albergar hasta 14.000 personas. Su acústica es tan excepcional que permite a los espectadores de las filas más altas escuchar lo que se dice en mitad del escenario sin necesidad de alzar la voz (pude comprobar que es verídico). El de Epidauro es uno de los teatros más antiguos del mundo y, actualmente, aún se llevan a cabo representaciones. 

Teatro de Epidauro Grecia

13. La facilidad para moverse entre islas

Visitar Grecia y hacer una ruta entre sus islas más famosas es de lo más sencillo. Son varias las compañías que operan entre las que más viajeros reciben y existe la posibilidad de comprar billetes multitrayecto que resultan algo más económicos. Casi todos los ferris cuentan con servicio de cafetería, así como la posibilidad de viajar en Primera Clase, donde los asientos son mucho, pero mucho más cómodos. Sobre todo, para trayectos largos y pesados.

Ferri griego

14. La gastronomía griega

Si eres un amante de la gastronomía, visitar Grecia debería ser una prioridad. Y si no lo eres, también, ya que se come realmente bien y por poco dinero. Gyros, souvlaki, musaca, ensalada griega, queso feta, tzatziki, saganaki, pulpo a la brasa, calamar relleno… ¡Todo está delicioso!

Tzatziki
Tzatziki
Yogur griego
Yogur griego

Seguro que a estas alturas estás deseando visitar Grecia, ¿verdad? Y, probablemente, tú conoces otras muchas razones para enamorarse de este país. ¡Cuéntalas!

Cómo ir desde el aeropuerto de Logan al centro de Boston

Shuttle acuatico Aeropuerto Logan Boston

El aeropuerto de Boston, cuyo nombre completo es Aeropuerto Internacional General Edward Lawrence Logan, es uno de los más importantes del mundo y uno de los 20 con mayor tráfico de los Estados Unidos. Con cerca de 30 millones de pasajeros al año, y ubicado a tan sólo 7 kilómetros del centro, moverse desde Logan hasta las zonas más turísticas de la capital de Massachusetts es bastante sencillo. Aquí te explicamos las posibles maneras.

Logan Express

El servicio más rápido y cómodo, ya que no hace paradas y tan solo tarda 20 minutos. Sale de las terminales A, B, C y E para llegar a Copley Square y Hynes Convention Center, en pleno corazón de la ciudad. El precio varía dependiendo de cuál sea tu parada, entre 12 y 22 dólares por trayecto, y no se puede pagar en metálico. Deberás hacerlo con tarjeta de crédito. Opera desde las 6 de la mañana a las 10 de la noche y también realiza este trayecto en sentido inverso, hacia el aeropuerto, de 5 de la mañana a 9 de la noche.

Metro desde el aeropuerto de Boston

Hay dos líneas que unen Logan con el centro de Boston: la Silver -que conecta con la línea Roja y los trenes de Cercanías (Commuter Rail) de South Station y es gratuita- y la Blue, que hace lo propio con las líneas Verde y Naranja, así como los trenes de Cercanías de North Station, y cuesta cerca de 3 dólares.

Plano Metro Boston
Plano del metro de Boston

Llegar desde Logan a Boston en transporte acuático

Busca el autobús número 66 a la salida de la recogida de equipajes de cada terminal y te llevará gratuitamente hasta el embarcadero del Aeropuerto de Logan.

Ferri (MBTA Harbor Express)

Un ferri puede ser la forma más original y económica de llegar a Boston desde Logan o viceversa, ¡y en tan solo 8 minutos! Por 2,40 dólares el trayecto -4,80 dólares ida y vuelta- te plantarás en Rowes Wharf al más puro estilo pirata.

Taxi acuático desde el aeropuerto de Boston

La compañía Boston Water Taxi da servicio a los principales destinos y puntos de interés a lo largo del paseo marítimo. Desde el Aeropuerto Internacional Logan y East Boston hasta Charlestown Navy Yard, North End y Seaport District.

Shuttle acuatico Aeropuerto Logan Boston

Rowes Wharf Water Transport

Por 15 dólares trayecto (22 si quieres que te guarden el equipaje), Rowes Wharf Water Transport tiene servicio directo entre el Aeropuerto de Logan y Boston Inner Harbour.

Uber

Te lo recomendamos encarecidamente si deseas viajar como un auténtico marqués en coche privado. Dependiendo del tráfico, el precio no debería subir de 20 dólares y es el más cómodo y económico si sois 2 o más personas.

Taxi desde el aeropuerto Logan al centro de Boston

Es el más caro, entre 25 y 45 dólares dependiendo del tráfico. El viaje no debería durar más de 30 minutos y los encontrarás a la salida de cada terminal.

Cómo moverse entre las terminales del aeropuerto Logan de Boston

Te interesa saber que hay un servicio de shuttles gratuito entre terminales, con una frecuencia de 5 o 6 minutos. Estos son sus números:

22: desde las A y B a la estación de metro y la zona de alquiler de coches.

33: desde las C y E a la estación de metro y la zona de alquiler de coches.

55: desde todas las terminales a la estación de metro y la zona de alquiler de coches (servicio con horario más amplio).

66: desde todas las terminales a la estación de metro y el muelle del aeropuerto.

Shuttle gratuito entre terminales Aeropuerto Logan Boston
Servicio gratuito de ‘shuttle’ entre terminales

Si vas a viajar a esta fascinante ciudad estadounidense, te contamos 35 motivos para enamorarse perdidamente de ella. Y, si no sabes dónde reponer fuerzas, aquí te dejamos 10 pistas gastronómicas para saborear Boston.

Qué ver en Namur, capital de la región belga de Valonia

Namur Belgica

Hoy te descubrimos todo lo que ver en Namur, capital de Valonia. Presumen de su bandera en cada rincón, y fue otra de las paradas del blogtrip Destino Bélgica. A pesar de ser francófonos, disponen de su propio dialecto, el valón de Namur, hablado por la mayoría de sus más de 100.000 habitantes.

Aunque se trata de una bonita ciudad a orillas de los ríos Mosa y Sambre, no es uno de los destinos más turísticos del país, ya que está fuera de los itinerarios más comerciales.

Las numerosas terrazas repartidas que ver en Namur son la excusa perfecta para disfrutar de una buena cerveza belga. A ser posible, acompañada del tradicional plato de mejillones o algunas delicias que solo pueden encontrarse allí. Como unos pastelitos llamados ‘besos de Flawinne‘, las fresas de Wépion o la archiconocida mostaza de Bister de Jambes (estos dos últimos con museos propios).

Namur Belgica

En nuestro paseo por la villa pudimos contemplar la Catedral de Saint-Aubain, con una amplia colección de objetos religiosos. Y la iglesia de Saint-Loup, uno de los mejores ejemplos de arquitectura religiosa barroca del siglo XVII.

Entre sus museos destacan el de Félicien Rops, en el casco viejo. Ubicado en la casa natal del artista, ofrece una extraordinaria recopilación de su obra. El Museo Provincial de Arte Antiguo, dentro de un bello palacio del siglo XVIII, alberga una serie de objetos de arte religioso y local muy interesante.

Plaza de Namur Belgica
Figuras callejeras Namur Belgica

Desde lo alto de la Ciudadela, una de las fortalezas más grandes de Europa y una de las mejor conservadas, se contempla una vista única que ver en Namur. Esta es la de las confluencias del Mosa y el Sambre, así como las imponentes mansiones edificadas en sus orillas.

Las mejores vistas que ver en Namur

Esta construcción del siglo XI ocupa ocho hectáreas en la parte superior y tiene siete kilómetro de túneles subterráneos. Existen varias opciones para visitarla, que incluyen pases guiados, un recorrido en tren turístico y entrada a las exposiciones del interior. Otra alternativa es realizar un crucero fluvial a bordo de uno de los agradables bâteau-mouches.

Vistas de Namur Belgica

Nuestra cena tuvo lugar en un encantador restaurante llamado Fenêtre sur Cour, donde pudimos elegir un menú de tres platos. Yo me animé con un carpaccio de atún, chuleta de cerdo asada con chorizo y sopa de frutas con helado de leche, tras un pequeño aperitivo en su terraza. También cayeron un par de botellas de vino chileno.

Sopa de frutas Fenêtre sur Cour Belgica

Tras un exquisito cóctel en Le Boulevard du Rhum, llegó el descanso de la jornada en el Hotel Les Tanneurs, coqueto establecimiento en el que cada habitación es diferente. Aquí podéis ver la mía, revestida de madera y con una iluminación que cambiaba de color con un mando a distancia. Amplia y confortable.

Hotel Les Tanneurs Belgica

¿Habéis disfrutado de todo lo que ver en Namur? Esperamos que sí.

Viajar por Escocia hasta las Highlands desde Inverness, una ruta 10

Highlands Escocia

Después de nuestro reciente viaje a Escocia os hemos explicado cómo pasear por Edimburgo sin desfallecer en el intento, detallado algunas curiosidades del «Military Tatoo», aconsejado cuatro escapadas desde la capital o pistas gastronómicas que os pueden resultar de utilidad si visitáis este destino. La tercera entrega, esta que nos ocupa, la presentamos como un sencillo cuaderno de viaje que esperamos os inspire a la hora de recorrer las Tierras Altas (Highlands) de Escocia desde Inverness. «Una increíble mezcla de cultura, historia, naturaleza y paisaje sin igual», en palabras de la Oficina de Turismo Nacional, cuya web os recomendamos chequear.

Highlands Escocia

Adentrarse por este territorio, conocido popularmente como The Scottish Highlands, es casi una obligación para blogueros como nosotros, familias, parejas, mochileros o sibaritas. Lo más habitual es hacerlo por carretera (a la izquierda, siempre) desde Glasgow, Stirling, Dundee o Aberdeen, principales ciudades del país. 

Nosotros tuvimos la oportunidad de recorrerlas en una confortable furgoneta con guía español gracias al buen hacer de la agencia Escocia Turismo, cuyos servicios podéis contratar previamente y así aseguraros la mejor de las experiencias. A continuación, os vamos a resumir cuatro jornadas tan intensas como inolvidables.

Día 1. Edimburgo – Lago Ness – Inverness

Salimos de la capital escocesa a primera hora de la mañana con Moisés al volante, un amable cordobés enamorado de esta tierra que no paró de responder a todas nuestras preguntas y contarnos un montón de historias y curiosidades. Primera parada de avituallamiento en Kilmahog antes de divisar la majestuosidad del Lago Ness y tratar de comprender la leyenda del monstruo, una posibilidad científica según el convincente argumento del mencionado y bien documentado conductor. Llegada a Inverness, capital de las Highlands, para alojarnos en St Ann’s House, un Bed & Breakfast de primer nivel.

Lago Ness Highlands Escocia
Entre el barco y el castillo se puede observar al monstruo
St Anns House Inverness Highlands Escocia
St. Ann’s House, nuestro alojamiento en Inverness
Inverness Escocia
La capital de las Highlands y desembocadura del Ness

Día 2. Excursión a Wester Ross

La segunda sorpresa de nuestra escapada nos la dió JR García, otro español que ha sabido captar el espíritu de Escocia para trasladarlo con toda su pureza a viajeros que confían en él. Nosotros lo hicimos y quedamos encantados. Montados en su espacioso monovolumen vimos salmones en las Cascadas de Rogie, ubicadas en plena Reserva de la Biosfera. También, playas, lagos, bases militares, los Jardines de Inverewe, el pueblo marinero de Shieldaig, saltos de agua en Measach o balnearios victorianos como el de Strathpeffer, con sus inquietantes esculturas, magistralmente talladas en troncos de árboles abandonados.

Wester Ross Highlands Escocia
Salmones que remontan ríos
Highlands Escocia
Abajo vimos focas, arriba aviones de combate
Jardines Inverewe Highlands Escocia
Los Jardines de Inverewe, imprescindibles

Día 3. Paseo por Inverness

Después de otro exquisito desayuno en St Ann’s House, quedamos con Ángela para que nos enseñara lo mejor que ver en Inverness. La Catedral de San Andrés, la belleza del río Ness con sus pequeñas islas, una acogedora librería, el cementerio, un mercado cubierto y el museo de esta milenaria localidad. Por nuestra cuenta tuvimos tiempo de coger un tren y acercarnos a Forres para visitar allí la destilería Benromach, degustación de whisky incluida. De vuelta a la urbe, nos quedamos con ganas de probar el té de las cinco en The Royal Highland Hotel.

Cementerio Inverness
Tumbas de varios siglos a la espera de la eternidad
Libreria Leakeys Inverness Escocia
La librería Leakey’s, un templo de la lectura
Benromach Destillery Highlands Escocia
Primero, visita y, luego, cata de whisky

Día 4. Isla de Skye

Pocos saben que el trayecto por carretera entre Inverness y Portree se puede hacer por el paso de Glenelg en el último ferri de giro manual que funciona en Escocia, conocido popularmente como Glenachulish. Dejando atrás una naturaleza exhuberante y unas huellas geológicas únicas en el planeta, llegamos a Portree, centro neurálgico de la isla y antiguo puerto de pescadores. Para reponer fuerzas y, de paso, chuparnos los dedos, pedimos mejillones y cigalas en The Isles Inn, establecimiento emblemático. El camino de vuelta nos llevó hasta el Castillo de Eilean Donan, el más cinematográfico del Reino Unido.

Ferri a Skye Highlands Escocia
Un ferry giratorio para llegar a Skye
Portree Isla de Skye Escocia
Portree, amor a primera vista
Marisco en Portree Isla de Skye Escocia
Cigalas, en Portree
Eilean Donan Highlands Escocia
Eilean Donan, un castillo de leyenda

¿Dónde comer en Inverness?

Pasamos cuatro noches en Inverness y, aunque hicimos casi todas las comidas fuera coincidiendo con las excursiones, sí pudimos cenar tranquilamente en la ciudad y almorzar el último día. La variedad de pubs y restaurantes es bastante amplia y para todos los gustos y bolsillos en esta zona de las Highlands.

The Mustard Seed

Ingredientes puramente escoceses en The Mustard Seed, uno de los restaurantes más trendy de Inverness, con menú que varía semanalmente, así como una buena selección de vinos y whiskies. Precio medio por persona: 40 euros. Nuestro preferido y al que volveríamos en cualquier momento.

Merluza con noodles en salsa agridulce The Mustard Seed Inverness Escocia
Merluza con noodles en salsa agridulce, en ‘The Mustard Seed’
Venado con pure de patatas The Mustard Seed Inverness Escocia
Venado con puré de patatas, en ‘The Mustard Seed’

Black Isle

Cerveza orgánica y pizzas elaboradas con productos ecológicos y cocidas al horno de leña no puede sonar mejor. El precio en Black Isle, apto para todos los bolsillos. Y en la azotea, una pequeña terraza para saborear tu cena, un must, sin duda.

Pizza Black Isle Inverness Escocia
Pizzas orgánicas, en ‘The Black Isle’
Cerveza organica Black Isle Inverness Escocia
Cerveza orgánica en ‘Black Isle’

27 Number

Pub y restaurante con sándwiches, hamburguesas, ensaladas, patatas asadas y algunos platos fuera de carta. Precio medio en 27 Number: 20 euros por persona.

Mejillones 27 Number Inverness Escocia
Los mejillones son un clásico aquí

Auctioneers

Un local indicado para ver partidos de fútbol y otros deportes en pleno centro de Inverness. Lo encontramos la primera noche, cansados para buscar algo más interesante. En Auctioneers tienen de todo lo que uno pueda imaginar, lo que no suele ser bueno: hamburguesas, sándwiches, pasta, platos orientales y mexicanos, filetes, fish and chips… Precio medio: 15 euros por persona. Nosotros cogimos el menú de dos ‘rump steaks’ con una botella de vino por 22 libras (unos 25 euros).

Entrecot Auctioneers Inverness Escocia

Hoteles en Inverness

En plena temporada de verano es complicado encontrar alojamiento en esta zona de Escocia. Hay pocos hoteles y la mayoría de habitaciones alcanza cifras astronómicas, así que decidimos que ya era hora de probar un B&B, Bed and Breakfast, tan extendidos en esta parte de Europa.

St. Ann’s House

Tras mucho buscar alojamiento en las Highlands, nos decantamos por St. Ann’s House, que con mucho mimo regentan Bob y su mujer, Mary Ann. Nuestra impoluta habitación disponía de una confortable cama de matrimonio, escritorio, baño completo con plato de ducha, hervidor de agua con té y café soluble, agua y galletas de cortesía.

Otros pequeños detalles, como wifi y aparcamiento gratuitos. Brandy y Oporto en el salón común o unos exquisitos amenities que ya quisieran muchos hoteles dicen mucho de una pareja que se desvive por sus huéspedes. El precio por noche en agosto es de unos 110 euros.

Habitacion St. Anns House Inverness

Pero si hay algo que enamora en St. Ann’s House son sus desayunos caseros recién preparados y servidos en una pequeña sala con vistas al jardín. Cada noche encontrarás en tu habitación un formulario para dejar en ‘recepción’ con tu elección para la mañana siguiente. Desayuno inglés completo, huevos (revueltos, fritos o pasados por agua), tortilla al gusto o el típico haggis. Además, hay un pequeño bufet con bollería, quesos, fiambres y embutidos, tartas, fruta fresca, zumos, mermeladas… Mirad las fotos y juzgad vosotros mismos.

Desayuno St. Anns House Inverness
Energía para comenzar la jornada
Tortilla St. Anns House Inverness
Tortilla completa para empezar el día
Haggis St. Anns House Inverness
Haggis, la delicia escocesa por excelencia

¿Os ha gustado este completo paseo por las Highlands escocesas? ¡Nosotros estamos deseando volver!

Un paseo por Naxos, la más encantadora de la Islas Cícladas en Grecia

Puerta de Apolo Chora Naxos Grecia

Hay lugares de los que te enamoras a primera vista. A veces es el paisaje, la gente, las circunstancias personales del momento o pequeños detalles que te hacen darte cuenta enseguida de que te encuentras en un lugar especial. Eso es lo que me ocurrió cuando llegue a Naxos durante mi aventura en solitario por Grecia. Con apenas 25.000 habitantes -7.000 de ellos en la capital- es la más grande de las Islas Cícladas, aunque una de las menos conocidas y, por tanto, menos turísticas. Hay mucho que ver en Naxos. Y, por ello, regresé con Jota en 2017.

Chora Naxos Grecia

Su capital, Chora, es en realidad un largo paseo marítimo repleto de pequeños restaurantes con terrazas desde las que disfrutar de inolvidables puestas de sol y de una gastronomía que seduce tanto o más que el paisaje. Al final del mismo se encuentra la Puerta de Apolo, monumento más representativo que ver en Naxos, la entrada a un templo que nunca llegó a finalizarse dedicado al dios de la luz. Las vistas desde esta colina mientras atardece son inolvidables.

Puerta de Apolo Chora Naxos Grecia
Chora Naxos Grecia

El Kastro, la zona con más encanto que ver en Naxos

El Kastro es el nombre que recibe la parte vieja de Naxos, una fortaleza construida en el siglo XIII, que conserva una bella torre de las siete que llegó a tener. Adentrarse en sus estrechas y laberínticas calles es una aventura deliciosa. Entrar es sencillo, pero no tanto encontrar el camino de vuelta. Lo normal es salir por otra vía completamente distinta y desorientado. En ese recorrido hay tiendas de lo más variopintas que ver en Naxos, donde comprar desde libros a recuerdos de la isla, aceite de oliva o unas típicas sandalias.

Kastro Chora Naxos Grecia

Ya que estás por esta zona, no dejes de hacer un alto en el camino para saborear un cóctel o copa de vino en Honey and Cinnamon Cafe (Meli kai Kanela), un lugar repleto de magia, como muestra esta fotografía.

Meli Kanela Naxos Grecia

Dónde comer en Naxos

Perdidos por esas calles nos topamos con Luccullus Taverna, un encantador establecimiento con una terraza casi de cuento. Decorada en tonos azules y velas, es un lugar de lo más romántico.

Su carta ofrece especialidades griegas, con pescados frescos, pulpo a la brasa -que secan antes al sol, como podéis en la foto de más abajo-. Y productos autóctonos como queso feta, tomate seco, pimiento verde, pepino o aceitunas. Aún recuerdo esa cena como si fuera ayer, un pequeño aperitivo de mousse de cangrejo y un sublime calamar relleno, que después he cocinado varias veces en España intentando rememorar ese momento.

Calamar relleno Grecia

Otro lugar para comer en Naxos repleto de encanto es Labyrinth Wine Restaurant. Su carta de vinos griegos es bastante amplia y con precios aptos para todos los bolsillos.

Labyrinth Wine Restaurant Naxos Grecia
Salmon Labyrinth Wine Restaurant Naxos Grecia

Pero hay otros muchos restaurantes para comer en Naxos, la mayoría en su paseo marítimo. Puedes encontrar terrazas repletas de encanto en Taverna Boulamatsis, Sto Ladoxarto o Naxian Capriccio Restaurant.

No dejes de probar el pulpo a la parilla que hemos comentado antes, además de otras especialidades griegas, como saganaki (queso kefalotyri frito en aceite de oliva).

Pulpo a la parrilla Grecia

Como buen país mediterráneo, los pescados son excelentes en Grecia. Y la variedad para comerlos, infinita. A la parrilla, fríos en ensalada, al horno…

Ensalada de bacalao Grecia
Sardinas parrilla Grecia

Cómo llegar a Naxos

Naxos tiene aeropuerto propio con vuelos directos desde Atenas, aunque la primera vez yo llegué en ferri desde Miconos, tras un trayecto de 40 minutos escasos.

Pulpo secandose Naxos Grecia

Dónde dormir en Naxos

El alojamiento en esta isla es bastante económico que Miconos o Santorini. Y el Sagterra es un dos estrellas con una piscina magnífica y bien situado. La habitación era realmente amplia y disponía de un balcón con vistas al jardín. El precio por noche incluye desayuno (modesto, pero con huevos y embutidos) y traslado al puerto o aeropuerto.

Sagterra Hotel Naxos Grecia

No podemos enseñaros las playas porque no las visitamos (aunque hablan maravillas). Aun así, ¿te ha gustado este paseo? ¿También te has enamorado de Naxos?

Cuatro excursiones desde Edimburgo sin necesidad de coche

Museo del transporte Zaha Hadid Glasgow Escocia

No tenemos carnet de conducir ni, por supuesto, coche. Nos gusta pasear por las ciudades sin renunciar a escapadas casi obligadas. Por ello, encontramos en la céntrica estación de Waverley la oportunidad perfecta para organizar cuatro excursiones desde Edimburgo que bien merecen la pena.

La capital de Escocia es punto de llegada y salida para un montón de trenes cuyos trayectos, a precios más o menos razonables, harán las delicias de gente sin prisas más preocupada por el paisaje que por el volante.

Excursiones desde Edimburgo con ScotRail

Excursiones para descubrir Escocia sin coche

1. Glasgow

La primera de estas excursiones desde Edimburgo cuesta alrededor de 20 libras (ida y vuelta) y una hora de viaje. Con parada en la victoriana Central Station, podrás conocer esta urbe, epicentro de aquella Revolución Industrial que cambió el mundo por completo. Nosotros subimos al faro de Mackintosh y visitamos la curiosa galería de arte que hay en Kelvingrove. También, paseamos hasta Riverside para apreciar la gran obra de Zaha Hadid. Y, antes de volver a la estación, pedimos un par de pintas en el mítico King Tut’s Wah Wah Hut.

Estacion de Glasgow Escocia
Un buen punto de partida
Excursiones desde Edimburgo Vistas panorámicas desde el faro de Mackintosh Glasgow Escocia
Vistas panorámicas desde el faro de Mackintosh
Excursiones desde Edimburgo Museo del transporte Zaha Hadid Glasgow Escocia
Museo del transporte diseñado por Zaha Hadid
Elvis Presley Kelvingrove Glasgow Escocia
San Elvis Presley en Kelvingrove
King Tut’s Wah Wah Hut Glasgow
Cantera de estrellas y excéntricos millonarios

2. Saint Andrews

Esta pequeña ciudad de la costa este de Escocia es perfecta si planeas excursiones desde Edimburgo. Hora y media por trayecto a menos de 40 libras (ida y vuelta) en una conexión de tren con bus urbano. Tres opciones: recorrido histórico alrededor de la catedral, visita a la universidad más antigua del país o parada en la cuna del golf. Nosotros elegimos la tercera después de tomar una India Pale Ale con vistas al Royal and Ancient Golf Club, patear el mítico Old Course, degustar salmón escocés en Jigger Inn y fotografiar la playa de «Carros de Fuego».

Cervezas en Saint Andrews Escocia
Terraza del museo dedicado al golf
Excursiones desde Edimburgo Saint Andrews Escocia
Un templo para los entendidos
Salmón escocés Jigger Inn St Andrews Escocia
Salmón escocés, en ‘Jigger Inn’ (St Andrews)
Golf Saint Andrews Escocia
Al salir saluda a Seve, un dios por aquí
Excursiones desde Edimburgo Playa de Saint Andrews Escocia
Pincha en la imagen para ver a Mr Bean corriendo por playa

3. Dunbar

Un corto trayecto en tren por menos de 10 libras es suficiente para llegar a esta localidad marinera, escenario de una de las grandes batallas entre los ejércitos de Escocia e Inglaterra allá por 1296. La villa alberga tres puertos históricos: Victoria (a los pies de un castillo derruido), Cromwell (antigua sede ballenera) y Broadhaven (enlace entre los otros dos).

Excursiones desde Edimburgo Puerto de Dunbar Escocia
Antiguo puerto ballenero
Excursiones desde Edimburgo Costa de Dunbar Escocia
¿Tú también quieres vivir en una de esas casas?
Paseo de Dunbar Escocia
Reconfortantes paseos

Recomendamos pasear por los cercanos acantilados, comer pescado con vistas al mar en The Rocks, saborear un plato de quesos escoceses y despedirse con un whisky en la antigua taberna de pescadores. Una de esas excursiones desde Edimburgo para el recuerdo.

Excursiones desde Edimburgo Pescado The Rocks Dunbar Escocia
Pescados de la zona en ‘The Rocks’, con vino francés
Quesos The Rocks Dunbar Escocia
Uvas y queso saben a beso escocés…

4. North Berwick

Destino costero imprescindible, a treinta minutos en tren desde la Estación de Waverley. Y otra de las mejores excursiones desde Edimburgo. Largas playas, centros de avistamiento de aves y, en nuestro caso, cita obligatoria para conocer un 6 de agosto los Highland Games. O la exaltación de la cultura escocesa a través de competiciones entre clanes, lanzamientos de tronco, coloridos bailes, tambores, gaitas y muchas faldas. Entradas asequibles a 8 libras para adultos y 20 para familias de cuatro miembros.

Excursiones desde Edimburgo North Berwick Escocia
Una bahía para pasear
Highlands Games North Berwick Escocia
Más dura será la caída
Highlands Games North Berwick
Preparando el desfile
Gaiteros Highlands Games North Berwick Escocia
Desfilaaaaando

No dejes de probar una de las especialidades culinarias de la zona, la famosa langosta de North Berwick, aunque prepárate para una cena temprana, ya que la mayoría de cocinas cierran a las ocho de la tarde.

Excursiones desde Edimburgo Langosta North Berwick Escocia
Langosta a la plancha, en North Berwick

¿Te has gustado estas excursiones desde Edimburgo? ¿Nos recomiendas otras igual de sugerentes?

Un paseo por La Roche en Ardenne, pueblo medieval en Bélgica

La Roche en Ardenne Belgica

La Roche en Ardenne es un pequeño pueblo medieval a unos setenta kilómetros de Lieja, en un recodo del río Ourthe. Y nuestra primera toma de contacto con el blogtrip ‘Destino Bélgica’, del que ya os hemos hablado en varias ocasiones.

La Roche en Ardenne Belgica

Los graves daños de los bombardeos en la Segunda Mundial obligaron a su reconstrucción durante años. Para rememorar la conocida como Batalla de las Árdenas cuenta con un museo. Es uno de los más visitados de la zona y en él se explica su liberación por los ejércitos ingleses y americano.

Las mejores vistas que ver en La Roche en Ardenne y el hermoso valle que le rodea pueden contemplarse desde su famoso Castillo Feudal. La antigua residencia de los Condes de la Roche, y los objetos expuestos en ella fueron descubiertos hace escaso tiempo durante unas excavaciones. Podéis leer más sobre su historia, y la de su fantasma, en el blog mi compañero de batallas, Xixerone.

Castillo La Roche en Ardenne Belgica
Interior castillo La Roche en Ardenne Belgica
Fantasma castillo La Roche en Ardenne Belgica
Vistas La Roche en Ardenne Belgica

Es un destino frecuente para deportistas aficionados al kayak, rafting o ciclismo de montaña. La belleza y tranquilidad de La Roche en Ardenne hacen de ella un lugar idóneo para la relajación más absoluta. Y a pesar de no contar con grandes dimensiones sí goza de excelentes servicios para el turismo, con más de una veintena de alojamientos hoteleros y coquetos restaurantes en los que degustar lo mejor de su gastronomía.

Rio La Roche en Ardenne Belgica
Plaza La Roche en Ardenne Belgica

Dónde comer en La Roche en Ardenne

Nosotros almorzamos en Sainte Maxime, románticamente a la luz de las velas porque se fue la electricidad. Tras un aperitivo para saborear la primera cerveza del viaje, nos deleitamos con una cazuelita de camarones al ajillo, rosada a la salsa de eneldo con guarnición de patatas gratinadas y uno de los postres belgas por excelencia, Dama Blanca. Excepcional todo y regado con un tinto francés. ¿Qué más se puede pedir?

Camarones Sainte Maxime Belgica
Camarones al ajillo
Patatas gratinadas Sainte Maxime
Patatas gratinadas
Dama Blanca Belgica
Dama Blanca

¿Te ha gustado todo lo que ver en La Roche en Ardenne? ¿Conoces esta bonita ciudad belga?

Un paseo por Lieja, doce siglos de historia en Bélgica

Georges Simenon Lieja Belgica

Es la ciudad más turística de Valonia y también una de las más bonitas. A pesar de que nos acompañó un día grisáceo y frío (de los pocos que tuvimos en nuestra aventura Destino Bélgica), las excelentes explicaciones de nuestro guía y el hotel donde nos alojamos hizo que pasásemos en Lieja una jornada muy agradable. No obstante es una urbe con doce siglos de historia y hay mucho que ver en Lieja.

Qué ver en Lieja

El recorrido a pie comenzó en la Place de Saint-Lambert, que en su día contaba con una gran catedral (sede del obispado). Tan solo se conservan unas columnas hoy en día, ya que fue destruida en 1793. Ocurrió en plena Revolución Francesa, por rebeldes que quisieron derrotar al gremio más poderoso de la época, la Iglesia y sus obispos.

Place Saint Lambert Lieja Belgica
Restaurante Lieja Belgica

En la Plaza del Mercado nos encontramos el Ayuntamiento, conocido como ‘La Violeta’. También, el teatro que alberga la Ópera Real de Valonia, y uno de los monumentos más representativos que ver en Lieja, el Perron, símbolo de la libertad de los criados liejenses sometidos a sus señores.

Unos pasos más adelante se ubica la Fuente de las Tradiciones, con un dibujo en relieve de la marioneta de Tchantchès, souvenir más típico de la ciudad. Fue un guerrero del Sacro Imperio Romano nacido allí y compañero de aventuras de Carlomagno. Para conocer su historia podéis visitar el Museo Tchantches o leer esta reseña de mi compañero de viaje, Xixerone.

Ayuntamiento Lieja Belgica
Fuente de las tradiciones Lieja Belgica

Tras pasar por la Iglesia de San Antonio, edificada para que los ciudadanos recuperaran la fe en Dios, llegamos a los pies de la Montaña de Bueren, donde contemplar las mejores vistas que ver en Lieja.

Fue construida en 1880 para los soldados del cuartel local, con el fin de llegar hasta la colina rápidamente. Cuentan unos que para evitar pasar por las peligrosas calles de la ciudad y otros que para poder acceder con facilidad a las prostitutas que trabajaban al otro lado. Hay que subir nada menos que 406 escalones…

Escaleras Montaña Bueren Lieja Belgica

Bordeando el río y entre tanta bellísima casa de finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII, no podemos evitar preguntarnos ¿a quién y por qué se le ocurrió construir este horroroso armatoste que rompe la armonía urbanística? Al menos el vecino del último piso no tendrá problemas para contemplar cada domingo el Mercado de la Batte, el más grande que ver en Lieja y el más antiguo de Bélgica, que se instala en esa amplia avenida.

Edificio de Belgica

Para contrastar semejante horror que ver en Lieja os enseñamos esta calle tan estrecha (por la que camina Antonio, nuestro divertido guía).

Calles de Lieja Belgica

La importancia en Lieja de Georges Simenon

Tras recorrerla hemos llegado ya a la Plaza del Comisario Maigret. Rinde homenaje al escritor más importante de Lieja, Georges Simenon, autor de novela negra nacido en 1903. Fue creador de uno de los detectives más famosos de la literatura, el inspector Maigret, así como de ‘El hombre que veía pasar los trenes’. La obra de Simenon ha sido traducida a casi todos los idiomas conocidos. Escribió cientos de novelas y cuentos y comenzó la serie de Maigret en 1931, convirtiéndose en una de las plumas más famosas del siglo XX. 

Georges Simenon Lieja Belgica

Aquí terminó nuestro paseo para, seguidamente, dirigirnos al Hotel Jala, una maravilla de alojamiento (actualmente cerrado). Y, después, cenar en Bruit Qui Court, moderna brasería del Boulevard Sauvenière.

Mi menú consistió en gambas al jugo de coral y ensalada templada de pollo, una mezcla extraña, lo sé. La cocina está muy cuidada y los platos, así de bien presentados.

Gambas Bruit Qui Court

Mi postre fue una Dama Blanca con helado, pero no puede evitar hacer una foto al de mi compañera Lala, unas espectaculares crepes flambeadas.

Crepes flambeadas Bruit Qui Court

¿Habéis disfrutado el paseo tanto como hicimos nosotros de este recorrido que ver en Lieja? ¡Esperamos que sí!

Qué ver en Edimburgo: como recorrer la ciudad sin desfallecer en el intento

Dean Village Edimburgo

En el siguiente artículo os vamos a explicar qué ver en Edimburgo. O cómo recorrer la ciudad escocesa sin desfallecer en el intento. Sirva de introducción la conversación que escuché entre un padre y su vástago al exclamar el primero «esta es la ciudad más bonita que he visto nunca». Y preguntar el pequeño: «¿por qué, papá?». «Por todo hijo», respondió el hombre mirando hacia atrás desde el puente, camino de la estación de Waverley. «No me extraña», murmuré hacia mis adentros al recordar que la capital de Escocia está catalogada como Patrimonio Mundial por la Unesco.

Edimburgo Escocia

¿Qué ver en Edimburgo?

1. The Royal Mile

El primer punto de interés que ver en Edimburgo es The Royal Mile, la arteria principal que ha visto pasar siglos de historia sobre sus adoquines. En pleno agosto, es un hervidero de representaciones callejeras, bullicio, música, colores y fiesta, mucha fiesta. La capital de Escocia congrega a miles de visitantes durante el mes que dura el Fringe, «el festival de artes escénicas más importante del mundo», según los expertos. Coincide en tiempo y público con otros grandes eventos enfocados al cine, libros o música jazz.

The Royal Mile

2. Castillo de Edimburgo

Esta antigua fortaleza sobre una roca de origen volcánico es otra de las paradas que hacer en Edimburgo. Situado en pleno centro, en la cima de la calle Castle Rock, es la atracción turística de pago más visitada de Escocia. El acceso al castillo se efectúa a través de la explanada donde cada año se celebra el Military Tattoo.

Castillo de Edimburgo Escocia

3. Grassmarket

Y antes de acceder al imponente castillo, hay que detenerse en Grassmarket pare entender la esencia de esta ciudad a través de una plaza que fue lugar de ejecuciones públicas, enclave de tabernas legendarias o frontera imaginaria entre nobleza y plebe.

Grassmarket Edimburgo

4. Victoria Street

La calle de los colores es, sin duda, mágica. Situada en la Old Town, es una de las más bonitas que ver en Edimburgo. Estructurada en dos niveles, el superior desemboca en la Royal Mile. Bares, restaurantes y pequeñas tiendas de recuerdos, ropa o delicatessens te esperan en Victoria Street.

Victoria Street Edimburgo

5. Old Town

Declarada Patrimonio de la humanidad por la Unesco, es una de las más zonas más fascinantes que ver en Edimburgo, punto neurálgico de cualquier visita. La arteria principal de la Old Town es la Royal Mile, que conecta con el Castillo. Si eres aficionado al licor escocés por excelencia, no dejes de visitar la Scotch Whisky Experience, un recorrido por el proceso de elaboración del whisky de lo más entretenido.

Old Town Edimburgo
Scotch Whisky Experience Edimburgo

6. Dean Village

Mencionaba al principio del artículo que esta capital fue declarada Patrimonio Mundial por la Unesco. Entre otros motivos, por conservar barriadas como Dean Village, conjunto de antiguos molinos de agua que ver en Edimburgo, reconvertido en viviendas para trabajadores a finales del XIX. Debajo del puente principal, remontando el curso del río, veréis un sendero que llega hasta la Galería Nacional de Arte Moderno.

Dean Village Edimburgo

7. Leith

Seguimos paseando para llevaros a otro de los lugares que ver en Edimburgo. Nos vamos hasta Leith, barriada portuaria y escenario vital de Trainspotting. La obra cumbre de Irvine Welsh fue símbolo literario para toda una generación de jóvenes allá por los años noventa. Entre viviendas de protección oficial, corrillos de yonquis y madres adolescentes llegaréis a unos antiguos muelles. Estos han sido transformados en edificios de lujo, restaurantes de moda y locales comerciales. El yate «Britannia» es su principal atracción.

Leith Edimburgo
Yate Britannia

8. Playa de Portobello

Si el día acompaña y queréis hacer algo distinto antes de volver al centro, os sugerimos que valoréis una rápida excursión a la cercana playa de Portobello. Con un paseo marítimo apto para una reconfortante caminata y varias terrazas muy saludables desde las que observar el mar con una pinta de cerveza fría. La zona merece una visita no solo por las vistas sino también por las historias que esconde. Fue, primero, cobijo de contrabandistas y, luego, ciudad de vacaciones con Sean Connery en el papel de socorrista antes de triunfar en el cine.

Playa de Portobello Edimburgo

9. Museos que ver en Edimburgo

El periodista Enric González describía hace poco la metrópoli que nos ocupa como «bella, clásica y enigmática, a la vez que fría y siniestra». Antes o después de pisar esas baldosas milenarias recomendamos adentrarse en alguno de los museos que ver en Edimburgo, la mayoría de los cuales permanecen abiertos hasta la media tarde.

Casi todos gratuitos: de los escritores (homenaje a Burns, Walter Scott y Stevenson), de la ciudad (muy completo), National Gallery (en la colina llamada The Mound), Scottish National Portrait Gallery (nuestro preferido) o el dedicado a la Cirugía (merece la pena pagar entrada por su originalidad, aunque no es apto para cualquier estómago).

Museo de Escocia Edimburgo

10. Festivales de Edimburgo

La época estival atrae a miles de turistas hasta la principal urbe de Escocia. La primera quincena de agosto es el punto álgido del verano debido a la elevada concentración de festivales: teatro, música, cine, gastronomía… También hay actuaciones diarias y un sinfín de espectáculos. Os recomendamos, por tanto, buscar con antelación entre la larga lista de hoteles, hostales, apartamentos o residencias de estudiantes que existen.

Festival Fringe

Cerramos estas pistas sobre qué ver en Edimburgo con dos más para anotar en el cuaderno del viajero: la pateada hasta Calton Hill para conseguir esa estampa mítica o un paseo más relajado de Charlotte Square a Stockbridge.

¿Cómo llegar desde el aeropuerto al centro de Edimburgo?

Llegar desde el aeropuerto al punto exacto de la anterior anécdota es fácil si cogéis el Airlink 100 a la salida de la terminal. Cuesta menos de 10 euros por persona (tarifa ida y vuelta) para un trayecto que dura unos 30 minutos. A partir de ese momento, preparaos para patear entre novelescas callejuelas, empinadas escaleras y recuerdos de leyendas góticas. ¡Hay mucho que ver en Edimburgo!

¿Cómo moverse por Edimburgo?

Edimburgo es un ciudad pensada para el paseante, aunque con toda probabilidad lloverá  en algún momento del día. Tened en cuenta que una ‘barra libre’ de autobuses urbanos durante una jornada cuesta 4 libras. Así que con 3 viajes (a 1,60 cada uno) os saldrá más barato que pagarbilletes sueltos. Los conductores no disponen de cambio, por lo que es aconsejable llevar siempre las monedas o billetes justos. Uber funciona igual de bien que en el resto de capitales europeas y es siempre una opción más económica que los taxis.

¿Dónde alojarse en Edimburgo?

Respecto al alojamiento, decidimos decantarnos por una casa de piedra de estilo victoriano en el área conocida por The Grange. Está situada a media milla del centro y perfectamente conectada con diferentes líneas de interurbanos. 

El mencionado distrito sirvió de inspiración a la escritora J.K. Rowling, autora de la serie «Harry Potter», y residente en la zona durante alguna temporada. A nosotros, ya de día, nos llamó la atención la intensa actividad que desprendía el club de cricket.

The Grange

Si no podéis esperar porque necesitáis saber más sobre qué ver en Edimburgo, bucead en el blog de Patricia Cuní, Mad About Travel. A nosotros nos sirvió de mucha inspiración.

Y si queréis preparar una ruta gastronómica por la ciudad, echad un vistazo a nuestro artículo Dónde comer en Edimburgo.

Liverpool: 10 pistas para disfrutar la ciudad más ‘british’

Liverpool

No todos los años uno se despide de la treintena para acercarse peligrosamente a los cuarenta. Tampoco es muy habitual en mí depender del factor sorpresa para viajar. Pero fue la editora web de Pasean2 quien me avisó con muy poca antelación del lugar elegido para celebrar mis 39 eneros. Y la primera pregunta que me hice fue: ¿Qué ver en Liverpool?

Liverpool

Situada en el noroeste de Inglaterra, esta vieja ciudad portuaria le debe tanto a la desembocadura del río Mersey como al nacimiento de The Beatles. Hubo un tiempo en el que casi la mitad del mercadeo marítimo mundial se descargaba en sus muelles. Y, en otra época más reciente, esta urbe llegó a convertirse en epicentro de la música moderna. 

Hoy en día, la economía de Liverpool le debe mucho al auge del turismo. Gracias, entre otras cuestiones, al empuje obtenido durante la Capitalidad Europea de la Cultura en 2008. A continuación, os pasamos 10 pistas para disfrutar de un fin de semana largo, ya que los vuelos desde España son relativamente baratos y más o menos cómodos. Toma buena nota de qué ver en Liverpool.

Qué hacer en Liverpool

1. Empezar el día con un desayuno inglés

Nada mejor que hacer en Liverpool para empezar la jornada que un buen desayuno inglés. Nosotros elegimos el de Linda’s Cafe, mítico local ubicado en el número 172 de Walton Breck Rd, en la barriada más futbolera de Inglaterra. La imagen inferior da buena fe de nuestro acierto.

Desayuno inglés

2. Emocionarse en Anfield

La anterior pista nos obliga a confesar que por primera vez en la historia de este blog vamos a recomendar la visita a un estadio de fútbol. Pero ojo, “This is Anfield” y “You never walk alone”. Yo entré con Marta a esta catedral balompédica. Su regalo, mi emoción.

Anfield Liverpool

3. Conocer los museos de Liverpool

Desde el Museo de Liverpool hasta el Marítimo. O un tercero dedicado a la Esclavitud. Pasando por dos galerías de arte (Walker y Lady Lever), la victoriana Sudley House y el World Museum. Una oferta cultural variada e interesante y de acceso gratuito previa reserva en la web oficial.

Museos Liverpool

4. Admirar la arquitectura que ver en Liverpool

La arquitectura de esta ciudad es una mezcla de contrastes donde se impone la influencia de la Revolución Industrial en el urbanismo. Merece la pena el paseo por la zona del Albert Dock para acercarse a los viejos almacenes, hoy rehabilitados. Y rememorar el arranque de aquella era fabril.

Arquitectura Liverpool

5. Comer en Salt House Bacaro

A la hora de elegir sitio para comer en Liverpool nos decantamos, en busca de una aceptable relación calidad/precio, por la céntrica y muy bien decorada, Salt House Bacaro (47, Castle Street). El menú del día es bastante completo y de la carta destacamos la ensalada de cangrejo, su risotto, el carpaccio de ternera y el vino tinto Élevé Malbec.

Salt House Bacaro Liverpool

6. Patear la ciudad en busca de los rincones de The Beatles

Hablar de Liverpool es volver a The Beatles, o al revés, ya que los expertos nunca se ponen de acuerdo. Y es que, si viajas a su ciudad natal, tendrás que hacer parada obligatoria en el club The Cavern, la exposición The Beatles Story, el callejón de Penny Lane o las estatuas de Paul, John, Ringo y George, cuya instantánea ilustra este párrafo.

The Beatles Liverpool

7. Mover el esqueleto en The Cavern Club Liverpool

Abrió sus puertas en 1957 y es uno de los imprescindibles que ver en Liverpool. Ubicado en el número 10 de Mathew Street, este club es donde Brian Epstein conoció a The Beatles el 9 de noviembre de 1961. The Beatles tocó en The Cavern en sus primeros años (292 veces entre 1961 y 1963).

8. Tomarse un respiro en Albert Dock

El conjunto de edificios que se levanta junto a la desembocadura del Mersey centraliza la actividad portuaria desde hace siglos. La rehabilitación actual se conoce como Albert Dock y alberga oficinas, tiendas y varias atracciones museísticas. Como la galería Tate o las dedicadas a The Beatles. Merece la pena recorrer la zona en barcaza o en algún ferri.

Albert Dock

9. Trasnochar en Camp and Furnace

Uno de los momentos más relevantes de esta escapada a Liverpool fue toparnos con el evento gastromusical ‘Camp and Furnace’. Se celebra de forma esporádica en uno de los viejos almacenes localizados en Greenland Street. Una mezcla nocturna de food trucks, Dj’s y performances en un ambiente ideal para ir solo a ligar, disfrutar en pareja o festejar en grupo.

Camp and Furnace

10. Hacer alguna excursión desde Liverpool Lime Street

La estación de Liverpool Lime Street es el punto de confluencia de un buen número de compañías ferroviarias que permiten viajar en tren. Entre otros destinos, a Manchester (como nosotros en menos de una hora), Londres, Sheffield, Nottingham, Leeds, York, Blackpool, Wigan…

Liverpool Lime Street

11. Beber cerveza en los mejores pubs de Liverpool

Y no se puede acabar este artículo sobre qué ver en Liverpool sin brindar con este par de pintas Guinness. Son, en nuestra opinión, el reconfortante ideal si llueve, quieres descansar o, simplemente, te apetece ver la vida pasar en un típico pub como Ye Hole In Ye Wall, el más antiguo que visitar en Liverpool.

Pubs de Liverpool

¿Conoces esta ciudad británica? ¿Nos recomiendas otros lugares que ver en Liverpool?

Toulouse, la Ciudad Rosa y una de las joyas gastronómicas de Francia

Rio Garona Toulouse

Después de más de dos décadas sin pisar territorio francés, hemos visitado a nuestros vecinos galos en tres ocasiones a lo largo del pasado curso. Burdeos, hace unos meses, París, a final de año, y Toulouse en otoño. Esta urbe bañada por el río Garona es el destino perfecto para exprimir unos días entre coquetas calles, importantes monumentos y una variada oferta gastronómica. A continuación, os contamos qué ver en Toulouse.

Una guía de lujo para conocer Toulouse

Antes de ponernos en marcha decidimos pasarnos por la Oficina de Turismo situada en Donjon du Capitole, dentro de un edificio histórico que merece la pena conocer. Allí tuvimos la inmensa suerte de encontrarnos con Elena Bourdaries. Esta guía local, en perfecto castellano, no dudo en mostrarnos lo mejor que ver en Toulouse. En un paseo de casi tres horas por el centro histórico de la capital occitana.

Toulouse Francia
La oficina de turismo al fondo

Qué ver en Toulouse

Es conocida como la «Ciudad Rosa» por la predominancia de ese color en un buen número de edificios. Y ofrece al viajero un marco arquitectónico incomparable donde destacan las fachadas de estilo Haussmann que se pusieron de moda en París a lo largo del siglo XIX. Seis pisos, grandes balcones, planta baja dedicada al comercio, profusión de elementos ornamentales y ventanas abuhardilladas en los tejados.

Edificios de Toulouse
Balcones de estilo parisino

Entre las variadas plazas que ver en Toulouse nos llamó la atención la dedicada a Wilson, vigésimo octavo presidente de los Estados Unidos. Por dos motivos: el centenario tiovivo que hay en ella, todavía en funcionamiento. Y por ser centro de reunión de los republicanos españoles en el exilio. Si a estas dos curiosidades le añadimos su forma de balón de rugby, ya tenemos una parada obligatoria que hacer en Toulouse.

Plaza Wilson Toulouse
Una plaza mítica

Objetivo: ser Patrimonio de la Humanidad

La ciudad gala trabaja para convertirse dentro de poco en Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Gracias al sinfín de iglesias, palacios, conventos y monasterios que ver en Tolulouse. Y que dan fe de su herencia monumental a través de los siglos. Saint Sernín (en la imagen), Notre Dame du Taur, Saint Aubín, el conjunto de Los Jacobinos, la majestuosidad del Capitole, el claustro de Saint Pierre des Chartreux, la Catedral de San Esteban…

Basílica de San Fermín Toulouse
Basílica de San Fermín

Universidad de Toulouse

La Universidad de Toulouse, una de las más importantes de Francia, fue fundada en 1229. Y de sus aulas han salido importantes humanistas como Rabelais, Servet, Etienne Dolet o Montaigne.

En la actualidad, congrega a cerca de 90.000 estudiantes que se reparten en cinco departamentos. También, seis instituciones educativas, dos facultades y otras tantas escuelas de postgrado de prestigio internacional. Perfectas para cultivar la mente y también las relaciones sociales con tanto «erasmus» suelto.

Universidad de Toulouse
La puerta del saber

Capitolio

El edificio del Capitolio es la sede del ayuntamiento. Su construcción se remonta al siglo XII y se erigió en honor a Júpiter. Todavía conserva la antigua mazmorra y las ocho columnas en honor a sus primeros cónsules. En su interior se puede visitar un bello patio o subir la majestuosa escalera. Y, si te animas, adentrarse en el salón de plenos u observar escenas típicas que ver en Toulouse a través de sus inmensos murales y cuadros de la belle epoque.

Capitolio de Toulouse
El balcón principal

Jean Jaurès es uno de los personajes más importantes de Toulouse. Nació en el cercano pueblo de Castres allá por 1859. Fue profesor de Filosofía, fundador del periódico L’Humanité y convencido socialista desde muy joven. Murió asesinado en 1914 por un ultranacionalista. Este hecho le sirvió a León Trotsky para decir de él que «un atleta de la idea que cayó en la arena combatiendo el más terrible azote de la humanidad: la guerra».

Jean Jaurès
Un pionero en casi todo

Enfrente del Capitolio se pueden observar los interesantes murales que dibujó el artista Raymond Moretti en el techo de los soportales. Esta galería al aire libre que ver en Toulouse contiene todo tipo de símbolos vinculados a su historia. Como la resistencia a la invasión nazi o la contienda civil española. Y rugby, música, aeronáutica, los visigodos e, incluso, cantantes de tango como Carlos Gardel. Muchos piensan que es argentino cuando es oriundo de este lugar.

Raymond Moretti
¿Me ves?

Una ciudad en torno a un río, el Garona

El río Garona a su paso por la villa ofrece una de las estampas más bellas que ver en Toulouse. Un ejemplo de ello es el Pont Neuf, que conecta la barriada de Saint Cyprien con el centro. O las vías fluviales del Canal del Midi, una colosal obra de ingeniería para unir el Mediterráneo con el Atlántico. Permite navegar de manera reposada, sin sobresaltos ni mareos, disfrutando del paisaje y, a ser posible, de los vinos y quesos de la tierra.

Rio Garona Toulouse
Un día tranquilo

Otro de los reclamos que ver en Toulouse son sus patios. Muchos de carácter privado, fueron patrimonio de la nobleza primero. Y de la alta burguesía, después. Algunos se pueden visitar, como el de la imagen. O los de Brucelles, Dumaydu Vieux y Bemberg, estos dos últimos dentro de los museos del mismo nombre. Traspasar sus puertas para admirar los diferentes estilos de construcción da una idea de la vida cotidiana en comunidad que practicaban sus antiguos moradores.

Place d’Assezat Toulouse
Place d’Assezat

Cuando, en 1943, Francia sucumbe al avance de las tropas nazis durante la Segunda Guerra Mundial el país queda partido en dos. El norte, bajo influencia alemana. Y el sur, controlado por el Gobierno de Vichy. En Toulouse se llegan a organizar hasta diez grupos de resistencia. Serían fundamentales para consolidar la deseada liberación con el General de Gaulle al frente y los conocidos apoyos aliados por tierra, mar y aire.

General de Gaulle Toulouse
El General de Gaulle

Puy, Tours o Limoges son tres de los caminos franceses que llevan a Santiago de Compostela. El cuarto se denomina Vía Tolosana o Arletanensis. Y pasa por Toulouse, cuya influencia jacobea es notable en muchos edificios. Esta ruta, una de las más antiguas, parte de Arlés y atraviesa los Pirineos por Somport. Dicen que era la más utilizada en la Edad Media por los peregrinos procedentes de Italia o por los que hacían el trayecto inverso hacia Roma.

Hotel Saint Jacques Toulouse
Antiguo hospital de peregrinos

Desde que pisamos Toulouse teníamos ganas de comprobar el ambiente que se vive en un campo de rugby. Nunca imaginamos que disfrutaríamos en directo y en primera fila de un partido de la liga francesa en el mismísimo estadio Ernest-Wallon. Con el XV del Stade Toulousain ensayando a escasos metros de nuestras butacas. Una experiencia emocionante porque, además, coincidió con la despedida del mítico entrenador y seleccionador nacional, Guy Novès.

Rugby Toulouse
Pincha en la imagen para ver el vídeo del ambiente

Dónde comer en Toulouse

Mercados de Toulouse

Hay más de una veintena de mercados (marchés) que ver en Toulouse. Ya sean cubiertos, al aire libre, de aves vivas, -también, muertas-, biológicos o según el día de la semana. Carmes, St Cyprien, Cristal-Palace, Capitole, Place Saint-Georges, Arnaud-Bernard, Cochons, Ravelin, Croix-Daurade…

Nosotros nos decantamos por el de Víctor Hugo. Muy céntrico, dispone de un parking abierto en la azotea y está repleto de una materia prima tan incomparable como imbatible.

Mercado de Victor Hugo Toulouse
Y un jamón de pato
Quesos Mercado de Victor Hugo Toulouse
Quesos en el Mercado de Víctor Hugo

Tiendas para gourmets

Muy cerca de la anterior ubicación, los viajeros gastronómicos pueden adentrarse en un puñado de tiendas gourmet que convierten en delicioso un simple paseo. Sirvan como ejemplo, además de las afamadas vinotecas y pastelerías, establecimientos especializados en un solo producto. Como los quesos de Xavier, los conos de Capucin, el café molido de Bacquié, el chocolate de Neuville o la flor violeta de Fleurée de Pastel (tanto comestible como textil).

Carnes Toulouse
Carnes de larga maduración

Restaurantes en Toulouse

Puedes degustar comida tradicional en un gran número de restaurantes en Toulouse. Nosotros, al disponer de muy pocos días para explorar más la ciudad, elegimos Le Louchebem, en el Mercado de Víctor Hugo. Por su amplia variedad de carnes -con la salchicha de Toulouse como especialidad-, cassoulets y foie gras en una estupenda terraza soleada. Regamos la parada con tinto de la tierra servido en jarra. Y apuramos la sobremesa porque, por lo general, todo se cierra antes de las 15 horas.

Salchicha de Toulouse Le Louchebem
La salchicha de Obelix
Le Louchebem Toulouse
Entrecot a la pimienta

Otra de los restaurantes en Toulouse que probamos fue Le Pyrénéen. Desde 1925 ha visto pasar por sus mesas a lo más granado de la sociedad tolosana para disfrutar de ostras frescas, parrilladas de mariscos, manitas de cerdo o riñones. Nosotros hicimos lo propio, copa de Armagnac en mano.

Le Pyrénéen Toulouse
Parrillada de mariscos
Armagnac Le Pyrénéen Toulouse
Armagnac

Y el homenaje de este paseo tuvo como escenario uno de los restaurantes en Toulouse más elagantes. Está ubicado en los bajos del Hotel Des Beaux Arts, en la Place du Pont Neuf. Dentro del menú especial elegimos delicias como steak tartar u ostras de L’Ecailler, además de huevos mollet o quesos del país.

Steak tartar Hotel Des Beaux Arts Toulouse
Steak tartar
Ostras Hotel Des Beaux Arts Toulouse
Ostras de L’Ecailler

¿Te ha gustado este paseo? ¿Nos recomiendas otros lugares que ver en Toulouse?

Un paseo por la ciudad de San Marino, microestado que se asoma al Adriático

Garibaldi San Marino

Antes de visitar la República de San Marino debéis saber que su territorio se extiende en poco más de 60 km². Aunque nosotros estuvimos allí poco tiempo, os podemos asegurar que nuestro clásico paseo mereció la pena. Llegamos a este mágico enclave procedentes de Bolonia en una rápida combinación de tren, primero, y bus, después. Concretamente, desde la estación de Rímini, ciudad al norte de Italia ubicada en la región de Emilia-Romaña. El cercano mar Adriático, junto al majestuoso Monte Titano y las extensos cultivos de la zona, hacen que las vistas sean de esas que quitan el hipo.

Un poco de historia

El que dicen es el estado soberano más antiguo del mundo tiene una población de 32.743 habitantes. El que da nombre al país fue un maestro cantero que se instaló en sus colinas durante el siglo IV, forjando una de las comunidades más pacíficas de las que hay constancia documental. Desde 1243 y de manera ininterrumpida son elegidos dos Cónsules o Capitanes Regentes, quienes, por un período de seis meses, hacen las veces de Jefe de Estado. Como curiosidad, cabe destacar que las monedas de euro sanmarinenses, diseñadas por el artista Frantisek Chochola, son muy apreciadas por los coleccionistas.

San Marino en piedra

A lo largo de la historia, hay constancia de numerosos acontecimientos que dan fe del carácter de esta tierra. Por ejemplo, Napoleón Bonaparte ofreció a San Marino la posibilidad de ampliar su territorio. Pero, lejos de aliarse con el genio francés, los dirigentes de esta pequeña república prefirieron mantener sus fronteras reforzando así su neutralidad. Garibaldi, cinco décadas después y casi derrotado, encontró cobijo aquí. Mientras que Abraham Lincoln, al ser elegido ciudadano de honor, definió al país como «uno de los más honrados». Durante la Segunda Guerra Mundial 15.000 lugareños protegieron a 100.000 refugiados que huían de los bombardeos.

Garibaldi San Marino

Qué ver en San Marino

El territorio de San Marino se compone de nueve pueblos denominados «castelli». Nosotros paseamos por el principal y capital del estado, que esconde tras sus murallas un importante patrimonio arquitectónico. El turista tiene a su disposición un buen número de museos que ver en San Marino. Junto a jardines, palacios, iglesias y basílicas.

Y piedra, también mucha piedra que ver en San Marino en un espacio que desde lejos parece más pequeño que desde dentro. En la cima, tres fortalezas unidas por un camino hacen las veces de guardianes. Mientras que la Piazza della Libertà es el centro neurálgico de esta diminuta urbe, con el Palacio Público, sede del parlamento, por delante, y la Cava dei Balestrieri, por detrás.

Fortaleza San Marino

Nuestra visita coincidió con el fin de semana que se disputa una de las pruebas con más público de todo el Mundial de Motociclismo, en el cercano circuito de “Misano-Marco Simoncelli”. El viernes previo a las carreras los dos pilotos del equipo Ducati, Iannone y Dovizioso, recorrieron las calles de San Marino con sus motos en un espectáculo que sirvió de aperitivo para los aficionados a este deporte. El vídeo con el desfile de las dos estrellas de Moto GP podéis verlo a continuación. Y la crónica de nuestro paso por el paddock podéis leerla vía Blog en Boxes.

Dónde comer en San Marino

En lo que a buen comer se refiere hay que reseñar la influencia de una agricultura con orígenes milenarios. Su peculiar interpretación de la pasta italiana a través de los strozzapreti, cappelletti y passatelli, variedad de fiambres o quesos con piadinas y un amplio abanico local de tintos, blancos y moscatos. Esta peculiar gastronomía pudimos saborearla en la osteria del restaurante Righi, a los pies de la impresionante Fortaleza de San Marino.

Righi la Taverna San Marino

Si os apetece una comida más elegante con vistas de infarto, no dudéis en reservar mesa en La Terraza, un restaurante panorámico con sabrosos platos y vinos muy cuidados.

Dónde dormir en San Marino

La oferta de hoteles en San Marino es bastante amplia, teniendo en cuenta las reducidas dimensiones de la ciudad. La hospitalidad es marca de la casa y sello de distinción en el sector hotelero sanmarinense. Nosotros nos decantamos por las tres estrellas del Hotel Joli para pasar la noche y disfrutar una de las más fantásticas panorámicas que ver en San Marino. Lo mejor de su ubicación en Viale D’Urbino es que se puede ir andando a todos los sitios. Este dato es importante si tenemos en cuenta la alta restricción que existe al tráfico rodado debido a la estrechez de la calzada.

Hotel Joli San Marino

Si después de leer esta entrada sobre qué ver en San Marino, estáis pensando visitarlo, no dudéis en consultar su portal de turismo. También, seguir los perfiles abiertos en diferentes redes sociales. Este destino es ideal para moteros con ganas de curvas, mochileros, familias con niños, amantes de la historia y gastrónomos de paseo, como nosotros. 

10 razones para subirse al ‘Tren Campos de Castilla’

Revisor Tren Campos de Castilla

La temporada pasada tuvimos la oportunidad de conocer el Tren Campos de Castilla, uno de los formatos turísticos más interesantes de los que tienen a Madrid como punto de partida. Nosotros siempre hemos sido, y así nos reconocemos, defensores del tren, amantes de la literatura, curiosos del arte, exploradores del buen comer y compatriotas de Castilla y León.

Estas 5 características se reunieron hace un año en un fin de semana perfecto. Y, por ese motivo, os detallamos a continuación 10 razones de peso para subirse al ‘Tren Campos de Castilla’.

1. Porque funciona de sábados y domingos comprendidos entre el 16 de mayo y el 14 de noviembre, con el habitual parón en agosto. Durante este período, la iniciativa “Soria Vacaciones” ofrece la oportunidad de conocer lo mejor de la capital castellana y sus alrededores.

2. Porque el viaje empieza y termina en un vagón de tren, concretamente, en la madrileña estación de Chamartín. Con sus correspondientes paradas en Alcalá de Henares, Guadalajara y Sigüenza, localidad esta última en la que se subirán al Tren Campos de Castilla unos personajes muy especiales.

Revisor Tren Campos de Castilla

3. Porque la recepción que recibimos en el andén de la estación de destino parecía de otra época. Con productos típicos de la zona -con el inigualable Torrezno de Soria, a la cabeza-, buen vino, mapas, guías y un montón de sugerencias de cara a un fin de semana inolvidable.

Torrezno de Soria Tren Campos de Castilla
Torrezno de Soria

4. Porque la llegada a Soria en el Tren Campos de Castilla emociona si el viajero es capaz de recrear el mismo trayecto. Pero remontándose cien años en el tiempo, cuando el poeta Antonio Machado recala en esta ciudad como maestro tras haber conocido la bohemia parisiense.

Gerardo Diego Soria Tren Campos de Castilla
Figura de Gerardo Diego en la calle El Collado

5. Porque el pack completo del Tren Campos de Castilla incluye sendos hoteles en Soria. Uno de 4 estrellas, y otro, de 2, por una diferencia que no llega a los 15 euros. Nosotros nos alojamos en el Leonor Centro, muy bien ubicado. Y dotado, entre otros servicios, de spa con hidromasaje y baño turco para relajarse.

Hotel Leonor Centro
Hotel Leonor Centro

6. Porque lo primero que conocerás en la visita guiada será el efecto mágico que provoca el Duero en esta urbe. Te introducirás en la ermita de San Saturio para sentirte como un auténtico ermitaño y también en el impresionante claustro del monasterio de San Juan.

Ermita de San Saturio Soria
Ermita de San Saturio

7. Porque si te da tiempo, podrás escaparte a reponer fuerzas en Baluarte, restaurante de moda cuyo chef Óscar García Marina (premio al Mejor Cocinero de Castilla y León en 2013) se ha especializado en platos con setas y trufa, por lo que el otoño es una de las mejores épocas para visitarlo. Está galardonado con una estrella Michelin.

Raviolis de pato, en ‘Baluarte’

8. Porque las calles de Soria rezuman cultura e historia en cada esquina. Aula de Antonio Machado, tumba de Leonor, Iglesia de Santo Domingo, Palacio de Los Condes de Gómara, Casa de los Poetas

Tumba de Leonor de Machado
Tumba de Leonor

9. Porque el domingo por la mañana la organización del Tren Campos de Castilla te llevará en bus hasta la Laguna Negra, un espacio natural tan protegido como único en España. Allí entenderás la Leyenda de Alvargonzález.

Laguna Negra Soria
Laguna Negra (fotografía de la Diputación de Soria)

10. Porque antes de coger el tren de vuelta a Madrid podrás conocer uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Europa. Aquel que da nombre a la heroica ciudad de Numancia, situado en un cerro cercano al municipio de Garray (ampliar mapa inferior).

Precio Tren Campos de Castilla

El precio en 2020 (desde 145 euros por persona) incluye:
– Billete de tren Madrid-Soria-Madrid.
– Degustación de productos típicos sorianos.
– Amenización teatral en el trayecto Sigüenza-Soria.
– Traslado en bus al hotel y visita guiada a la ermita de San Saturio y San Juan de Duero.
– Visita guiada al centro histórico de Soria, Laguna Negra, Numancia y Aula de Machado.
– 1 noche de alojamiento y desayuno en establecimiento elegido.
– Seguro de viaje.
– Entrada al Museo Casa de los Poetas.

30 fotos de Japón bastante curiosas para conocer mejor la cultura nipona

Monje Japon

Los lectores habituales de este blog saben de nuestro interés por ilustrar cada entrada con las mejores instantáneas del álbum viajero. Quizá la ruta más fotografiada hasta el momento haya sido la que hicimos por el País del Sol Naciente. Y que ahora resumimos a través de 30 fotos de Japón bastante curiosas. La primera que os mostramos es la del interior de un taxi, con sus encajes de ganchillo siempre presentes. Delante, el callado conductor, impecable, atento a un GPS que parece un videojuego de Nintendo.

Taxi Japon
Los encajes y el comedero

En grandes urbes como Tokio, Kioto u Osaka es muy habitual toparse con grupos de adolescentes con el mismo uniforme escolar (camisa blanca y pantalón gris). Y casi siempre riendo, fotografiándose y saltando, como estos que vimos en la zona del ‘Skytree’ tokiota.

Niños japoneses saltando
Vaya brinco el primero

La isla del antiguo imperio del Sol Naciente se levanta sobre tres grandes placas tectónicas (la Pacífica, la de Ojostk y la Filipina). Que se oprimen entre sí provocando una infinidad de terremotos con los que la población debe convivir, en algunos casos, con la mayor naturalidad.

Señal evacuacion terremotos Japon

Una de las primeras conclusiones que extrajimos en este viaje a Japón fue que un alto porcentaje de sus ciudadanos vive para trabajar. Frente a nosotros, los españoles, que tratamos, en mayoría casi absoluta, de trabajar para vivir. Observando a estos dos operarios del Mercado de Tsukiji no sabríamos qué decir sobre la vida y el trabajo. ¿Vosotros? Una de las fotos más curiosas que encontramos.

Masaje japones
Tan a gusto

Las bombas atómicas lanzadas por Estados Unidos para dar por concluida la Segunda Guerra Mundial son consideradas por parte de la sociedad nipona como una respuesta desmedida al ataque lanzado sobre Pearl Harbour en el inicio de la contienda. En Hiroshima, ruinas, monumentos o el Museo de la Paz tratan de explicar todas estas cuestiones para que futuras generaciones no cometan los mismos errores.

Zona Cero Hiroshima
Zona Cero de Hiroshima

El viento en Japón es un factor a tener muy en cuenta a la hora de emprender viaje hacia estas latitudes. A las conocidas alertas de terremotos y tsunamis hay que añadir otras no menos peligrosas que avisan de tifones o huracanes. El clima nipón se caracteriza por períodos de ciclones y anticiclones que provocan fuertes vientos tanto en invierno como en verano.

Vientos fuertes Japon
Lo de menos será el sombrero

Los japoneses, en general, sienten curiosidad por muchas de las fiestas regionales que se celebran a lo largo y ancho de Europa. Nosotros pudimos comprobar en Kobe como cientos de ellos, jarra de cerveza en mano, celebraban con máximo entusiasmo su particular Oktoberfest, mezclando cánticos españoles con un gracioso baile germano.

Oktoberfest Kobe
Parece de Baviera

Ese acercamiento a otras costumbres que practica gran parte de la sociedad nipona hace que, camino del Mercado de Teramachi en Kioto, el turista ibérico haga un alto en la ruta obligatorio. ¿Churros en Japón? Pues sí, a casi 3 euros la unidad y servidos con todo tipo de salsas.

Churro Star Kioto
Para mojar

Nos cautivó el minimalismo decorativo que se observa por todo Japón, este hecho, unido a la continua evocación a personajes de cómic en multitud de soportes publicitarios, da como resultado reclamos como el que fotografiamos en alguna calle repleta de tiendas.

Minimalismo japones
No hay truco

Sinceramente, os decimos que no imáginábamos que pudiéramos fotografiar a las míticas geishas que se esconden como fantasmas en el distrito de Gion (Kioto). Aunque las buscamos durante un par de horas, fue a la vuelta, casi sin darnos cuenta, cuando nos topamos de bruces con una de ellas, acompañada de una maiko.

Geisha Kioto Fotos de Japón
Un poco pálidas

En el barrio anteriormente citado nos detuvimos a tomar un tentempié atraídos por lo singular de su acceso y por la historia del establecimiento, uno de los más concurridos por el público local.

Perro japones
Busca el mensaje

Curiosas también son muchas de las figuras que simbolizan la historia, el arte o la religión en Japón. Concretamente ésta, cercana al mercado matutino de Takayama en la montañosa región de Hida, provoca una amable sonrisa.

Mercado de Takayama
Tan pancho

La economía nipona es mundialmente conocida por el papel tan relevante que dentro de ella representa el mundo del motor. Coches, scooters y furgonetas de aire futurista circulan por las calles y las carreteras del país, como esta Volkswagen que os mostramos y que todavía no hemos visto circular por España.

Volkswagen japonesa
¿Dónde se fabricará?

¿Sabías que la palabra inglesa rickshaw es de origen japonés? En la zona antigua de Kioto es fácil alquilar uno de estos vehículos de dos enormes ruedas tirados por atléticos porteadores.

Rickshaw Kioto
Tirando del carro

La seguridad en Japón es uno de los principales atractivos para visitar este oasis de respeto, educación y civismo en un continente tan caótico como el asiático. Por ejemplo, nos sorprendió ver a muchos escolares menores de 10 maños moverse solos por toda la red de transporte público. Perfectamente equipados y totalmente confiados.

Niña metro Japon
¿Qué llevará dentro?

Nos habían hablado del exquisito sabor que tiene el pez globo pero al ir a probarlo en Osaka decidimos dejarlo para una próxima ocasión. Primero, por su elevado precio. Y, segundo, porque sigue provocando alguna que otra muerte anual. Recordad que es el segundo vertebrado más venenoso del mundo después de la rana dorada.

Pez globo Osaka Fotos de Japón
Como una ruleta rusa

El negocio de las mascotas es uno de los más boyantes en Japón. Bien sea por la soledad en la que viven sus ciudadanos, bien por los gustos tan excéntricos que tienen algunos. Probablemente, el segmento enfocado al cuidado de perros sea el que más yenes genera. Sirva de ejemplo este carrito que empuja el dueño del can, con abrigo incluido. Por cierto, la instantánea fue captada en Shirakawa-go.

Carrito para perros
¿Cansados?

Muchas de las actuales tendencias en customización de bicicletas tienen su origen en Japón. Los diferentes modelos que invaden calles y aceras tokiotas son un buen ejemplo. Una de las más bonitas es esta que vimos en la zona de tiendas cercana al cruce de Shibuya, sin candar por supuesto.

Bicicleta Tokio
Sencillamente molona

A pesar de lo que indican algunas guías, no es fácil encontrar monjes por las calles de Japón. En medio del bullicio de Tokio tuvimos la suerte de ver a uno. Haciendo memoria podemos asegurar que fue de las pocas veces durante casi un mes de viaje que vimos a alguien pidiendo limosna. Aunque no estamos seguros si en este caso el cuenco sirve más bien para depositar algún tipo de ofrenda.

Monje Japon
El tío la vara

Al terminar nuestra visita al Museo Nacional de Tokio no pudimos resistirnos y probamos una cerveza Kirin. Ya solo por lo impecable de su espuma helada merece la pena recordar en esta entrada de fotos de Japón.

Museo Nacional de Tokio Fotos de Japón
Una Kiri «frozen»

Puede parecer que los japonenes a primera vista son gente tímida. Pero nada más lejos de la realidad. Ya que pudimos comprobar como en numerosos parques públicos son muchos los que dan rienda suelta a su imaginación para ofrecer su particular espectáculo. Inclasificable en casos como este.

Frikismo japones
Volando voy

En este montón de fotos de Japón curiosas no podía faltar una de japoneses durmiendo. Aunque en esta que os pasamos, si no fuera por esa rodilla doblada, uno pensaría que el señor en cuestión estaba ya camino del otro mundo.

Japoneses durmiendo
A pierna suelta

El béisbol en Japón es deporte nacional y se práctica desde que un estadounidense lo introdujera en el país allá por 1870. En la actualidad, es muy habitual encontrarse a grupos de chavales practicándolo en las instalaciones deportivas que se levantan en un buen número de barrios.

Beisbol Fotos de Japon
Pasando la tarde con la chavalada

Hay que reconocer que eso de quitarse los zapatos antes de acceder a un restaurante choca con nuestra mentalidad ibérica, históricamente menos higiénica que la nipona. Al final os acabaréis acostumbrando. Pero en mi caso siempre me asaltaba la duda de si a la salida encontraría el par en su sitio o tendría que volver al hotel descalzo.

Tradicion zapatos japonesa
A la espera de sus dueños

Las señales y carteles de información pública también contienen esos trazos de cómic que os comentábamos con anterioridad. Incluso, con un toque de humor para que en caso de catástrofe o emergencia no cunda el pánico tan rápido.

Cloacas japonesas
No bloquear que se lía

El género hentai, a medio camino entre tebeo erótico y revista porno, es un tipo de contenido que se consume en Japón con total naturalidad desde su implantación en los años 60. La exposición de este tipo de material es muy habitual en kioskos y librerías.

Fotos de Japón Hentai
¿Me miras a mí?

Es imprescinble ver Tokio desde alguno de sus numerosos miradores. O desde la habitación de tu hotel, si es posible, para hacerse una idea de la colosal extensión de esta urbe. Con 2.188 km², acoge, además, una población cercana a los 14 millones de habitantes. Por momentos, uno piensa que está en otro planeta. Más cuando entre las fotos de Japón del álbum surge una con objetos volantes no identificados al fondo.

Fotos de Japón Vistas Monte Fuji
Al fondo las naves marcianas

Los Juegos Olímpicos de 2020 se celebrarán en Tokio, cuya candidatura superó con creces a la madrileña del «relaxing cup of coffee». La capital ya albergó la edición de 1964, la primera que se retransmitió en directo y vía satélite para Estados Unidos y Europa. Los aledaños de aquel mítico estadio se llenan a media tarde de runners y aficionados al atletismo. Deseosos de correr con la antorcha olímpica algún día no muy lejano.

Juegos Olimpicos Tokio
Objetivo olímpico

Roppongi es uno de los barrios de Tokio más recomendables para salir por la noche. Nosotros hicimos una rápida incursión y acabamos en una de sus barras, observando divertidos como jóvenes noctámbulos tratan de saciar el hambre sin caerse desmayados por los efectos del alcohol. Una de esas fotos de Japón que te cuesta hacer sin partirte de risa.

Roppongi Tokio Japon
¿Quién se pasó con el sake?

No podíamos despedir este post de fotos de Japón sin dejar claro una vez más lo fascinantes que resultan los japoneses. Además de lo amables, educados y atentos que son con viajeros como nosotros. Más si cabe por ser españoles, ya que la fascinación creemos que es recíproca. Será por eso que antes de embarcanos en el vuelo de regreso, una encantadora jubilada de viaje hacia Barcelona nos regaló este bonito origami. Arigatou Gozaimashita.

Fotos de Japón: Origami
La artista lleva un gorro verde

¿Os han gustado estas fotos de Japón? ¡Gracias por vuestros comentarios!

Washington, capital de los Estados Unidos y de los museos gratuitos

Washington es una de las ciudades más fascinantes de los Estados Unidos. Mucho menos turística que Nueva York, y con alrededor de 600.000 habitantes, ofrece al viajero decenas de posibilidades para disfrutar solo, en pareja o en familia. La mayoría de museos son gratuitos, se concentran en una misma zona y están dotados de conexión wifi libre de pago y contraseña. Aquí te ofrecemos 20 lugares que visitar en Washington para disfrutar a tope en 2 o 3 días del centro neurálgico de la política.

Qué visitar en Washington

1. Monumento a Abraham Lincoln o Lincoln Memorial

Inaugurado en 1922 e inspirado en un templo griego, este monumento que visitar en Washington fue construido para honrar la memoria del presidente número 16 de los Estados Unidos. De piedra blanca y con casi 200 metros de altura, consta de 36 columnas. Estas representan el número de estados a la muerte de Lincoln, y en sus paredes pueden leerse algunas de sus frases más célebres. Fue allí donde, en 1963, Martin Luther King pronunció su discurso ‘Yo tengo un sueño’, al final de la marcha por el trabajo y la libertad.

Lincoln Memorial Washington

2. Monumento a Jefferson

Otro de los lugares que visitar en Washington está edicado al tercer presidente y uno de los padres de la nación. Se encuentra en West Potomac Park, a la orilla del río de igual nombre, en línea recta con la Casa Blanca y el Monumento a Washington. En su interior alberga una estatua de Thomas Jefferson realizada por el escultor Rudulph Evans, con una altura de 6 metros y 5 toneladas de peso.

Monumento a Jefferson Washington

3. National Mall y Monumento a Washington (obelisco)

Uno de los símbolos más representativos que ver en Washigton y escenario de infinidad de películas. ¿Quién no recuerda a Forrest Gump metiéndose en el agua en busca de su amada Jenny? Se extiende desde Lincoln Memorial hasta el Capitolio y está rodeado de los museos Smithsonianos. Casi en el medio se encuentra el Obelisco, que con casi 170 metros de altura, conmemora al primer presidente de la nación, George Washington.

4. La Casa Blanca

Uno de los lugares que visitar en Washington más fotografiados y, posiblemente, el más vigilado del mundo. Residencia oficial del presidente de turno y familia, comenzó a construirse en 1792 y se ubica en el número 1.600 de Pennsylvania Avenue. En cifras, según Wikipedia, ocupa 5.100 metros cuadrados y se compone de 6 plantas (3 de ellas, subterráneas). Cuenta con 132 habitaciones y 35 baños (en los 2 pisos superiores), 412 puertas, 147 ventanas, 28 chimeneas, 60 escaleras y 7 ascensores. Puede visitarse previa petición a la Embajada Española en Washington. Series tan famosas como ‘El Ala Oeste de la Casa Blanca’, ’24’ o ‘Scandal’ han transcurrido entre sus ficticias paredes.

Casa Blanca

5. Monumento a Iwo Jima

La batalla de Iwo Jima fue una de las más sangrientas de la Segunda Guerra Mundial. El fotógrafo Joe Rosenthal captó con su cámara el momento en el que cinco marines y un médico de la Armada alzaban la bandera norteamericana en el monte Suribachi. Dicha instantánea, además de hacerle merecedor del premio Pulitzer de fotografía, fue utilizada para esculpir el Memorial de Guerra del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. Se encuentra situado a las afueras de Washington, muy cerca del Cementerio Nacional de Arlington.

Monumento a Iwo Jima

6. Memorial a los Veteranos del Vietnam

Se encuentra junto al National Mall y rinde homenaje a los miembros de las Fuerzas Armadas fallecidos en la Guerra del Vietnam. Más de 3 millones de personas lo visitan anualmente, muchos de ellos en busca del nombre de sus seres queridos serigrafiado en el mármol. Dichos nombres pueden consultarse previamente en los libros que hay a la entrada de este monumento que visitar en Washington, donde están relacionados alfabéticamente cada uno de los caídos.

Memorial a los Veteranos del Vietnam

7. Memorial Nacional a la Segunda Guerra Mundial

Fue inaugurado en 2004, entre el Monumento a Lincoln y el de Washington. Rinde homenaje a los 16 millones de miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses que sirvieron y cayeron -más de 400.000- en la Segunda Guerra Mundial. 56 columnas de granito, divididas por 2 semicírculos en el marco de la antigua Rainbow Pol, simbolizan la unidad en tiempos de guerra entre los 48 estados, 7 territorios federales y el distrito de Columbia.

Memorial Nacional a la Segunda Guerra Mundial Washington

8. Capitolio

La institución americana por excelencia alberga las 2 cámaras del Congreso de los Estados Unidos y es una de las principales atracciones turísticas que visitar en Washington. Inaugurado en 1800, se encuentra en el barrio de Capitol Hills. Su imagen sale en la cabecera de series tan populares como ‘Homeland’ o ‘House of Cards’. Diseñado por William Thornton, puede visitarse con un tour guiado de 45 minutos, previa reserva a través de esta página.

Capitolio Washington

9. Museo del Aire y del Espacio

Alberga la mayor colección de aviones y naves espaciales del mundo, muchos de ellos originales. Expone piezas tan sorprendentes como el Air Force One de 1960, usado por primera vez por John Fitzgerald Kennedy. También, el Spirit of Saint Louis, con el que Charles Lindbergh realizó el primer vuelo en solitario a través del Océano Atlántico. O un módulo del Apollo 11, primera misión tripulada en llegar a la luna. Es uno de los museos más visitados del mundo y el lugar ideal que visitar Washington con niños.

Museo del Aire y del Espacio Washington

10. Cementerio Nacional de Arlington

Pocos camposantos resultan tan sobrecogedores como el de Arlington, con la Tumba al soldado desconocido a la cabeza. Allí, al pie de una llama eterna, está enterrado John Fitzgerald Kennedy, junto a su esposa y algunos de sus hijos. Y muy cerca, sus dos hermanos, Robert y Edward. La tripulación del transbordador espacial Challenger, que falleció en 1986 durante el lanzamiento de la nave, tiene su propio memorial. Además de otros dedicados a las víctimas del Columbia, los fallecidos durante el ataque al Pentágono el 11 de septiembre de 2001 y los pasajeros del vuelo de la Pan Am estrellado en Lockerbie tras estallar una bomba a bordo. Un imprescindible que ver en Washigton.

Cementerio de Arlington

11. Galería Nacional de Retratos

Podría decirse que si eres un personaje famoso norteamericano y tu retrato no está en este museo es porque no existes. Fotografías, esculturas, pinturas -más de 1.600 de los presidentes de los Estados Unidos-, dibujos… Además, cerca de 5.500 negativos de placa de vidrio de los estudios de Matthew Brady. Algunas de las obras originales que sirvieron como portada de la revista ‘Time’ también están expuestas en la Galería Nacional de Retratos. No dejes de tomar un café en su impresionante patio interior y disfrutar alguna de sus exposiciones temporales.

Galería Nacional de Retratos Washington

12. Georgetown

El distrito más chic que visitar en Washington es, además de sede de la mayorías de embajadas, paraíso para amantes de la moda y emplazamiento de restaurantes donde ver y ser visto. A pesar de ser un barrio más antiguo que la propia ciudad, la cercanía de la universidad de igual denominación ha conseguido que su vecindario goce de una juventud insultante. Caminar por sus empedradas calles y comprar en las panaderías ecológicas y tiendas de productos orgánicos que desde hace tiempo cotizan al alza en este país es algo que hacer en Washigton. Desde allí también salen algunos de los cruceros que recorren la ciudad a través del Potomac.

Georgetown Washington

Dónde comer en Washington

13. Food trucks

Washington es la capital mundial de los camiones de comida, un negocio a los que a otros países como España les cuesta ver su gran potencial. Repartidos por toda la ciudad -su ubicación suele anunciarse previamente vía Twitter o Facebook-, están especializados en comidas de medio planeta. Son muchos los trabajadores que compran allí su almuerzo. Y, bien lo suben a la oficina, o lo disfrutan en alguna zona colindante, en las que casi siempre suele haber algún pequeño parque o mesas.

Food trucks Washington

14. Rose’s Luxury

Elegido Mejor Restaurante Nuevo de los Estados Unidos en 2014 por la revista Bon Apetit y localizado en el barrio de Capitol Hills, uno de los más chic de Washington. Su chef, Aaron Silverman, ha creado un espacio muy agradable, que incluye una terraza en la azotea para eventos privados. La carta de Rose’s Luxury es de lo más ecléctica con ideas del Sudeste asiático, México, Francia o Italia. Ensalada de calamar crujiente con aguacate, lima y rábano; mousse de trucha con manzanas y perifollo o estofado de marisco al lemongrass, que se sirve con ensalada de hinojo y pan de ajo son algunas de sus propuestas.

Rose’s Luxury Washington

15. Museo Nacional del Indígena Americano

Presenta la historia, arte y modo de vida de los pueblos indígenas del hemisferio occidental. Se ubica en un edificio de arquitectura curvilínea y con un sorprendente recorrido que, si tienes suerte como nosotros, puede incluir danzas tradicionales. Procura que tu visita coincida con la hora de almorzar. La oferta gastronómica de Mitsitam (que significa ‘vamos a comer’) es de lo más interesante. Ofrece platos preparados con productos utilizados por indígenas del continente americano. Sus 5 estaciones de comida y 5 cartas diferentes representan cada una de las grandes zonas donde se encuentran presentes.

Comida Museo Nacional del Indígena Americano Washington

16. Ben’s Chili Bowl

Muy popular entre los turistas, es uno de los clásicos restaurantes de comida rápida que visitar en Washington. Ubicado en el 1213 de U St (Georgetown), la especialidad de Ben’s Chili Bowl son los perritos calientes. También encontrarás hamburguesas, ensaladas y bowls de chile con carne.

Bens Chili Bowl Washington

17. Museo Nacional de Historia Estadounidense

Un museo de lo más peculiar que ver en Washigton y que gustará tanto a mayores como pequeños. Artículos tan curiosos como el saxofón de Bill Clinton o el uniforme que vistió George Washington durante la Guerra de la Independencia se exhiben en las 3 plantas que lo albergan. Resulta especialmente llamativa la exhibición que hace un recorrido por la historia de la mesa americana y una reproducción exacta de la cocina de la famosísima Julia Child. Además, objetos relacionados con historia del transporte, música o fotografía norteamericana. Aprovecha para comer en Stars and Stripes Cafe: buenas hamburguesas, carnes a la barbacoa y otros platos típicos de la gastronomía más yanqui.

Hamburguesa Museo Nacional de Historia Estadounidense

18. Union Station

La principal estación ferroviaria de la ciudad y centro de operaciones de Amtrak. Es también un edificio de gran valor arquitectónico y un enorme mall que incita a visitar sus tiendas para hacer más amena la espera hasta la salida del tren o autobús. En su oferta de restauración, las principales cadenas estadounidenses: Burger King, McDonald’s, Taco Bell, Starbucks, Chipotle y, por suerte, Shake Shack.

Shake Shack Washington

19. Jaleo

Era muy reticente a ir, pero a Jota le apetecía… A mí, la experiencia me defraudó en general. Este restaurante, uno de los muchos que actualmente posee el mediático José Andrés en diferentes puntos del globo terráqueo, está dirigido a un público muy concreto en busca de jarras de sangría y sencillas tapas españolas, por las que pagaríamos cuatro veces menos en nuestro país. Os contamos la experiencia completa de Jaleo aquí.

Jaleo Washington

20. Capitol Hill Hotel

Situado en el histórico barrio de igual nombre, a escasas calles del Capitolio. Este hotel boutique de tres estrellas dispone de amplias y luminosas habitaciones equipadas con una pequeña cocina. Además, desayuno continental gratuito en Capitol Hill Hotel, desde 140 euros/noche.

Capitol Hill Hotel Washington

¿Te ha gustado este paseo? ¿Nos recomiendas otras cosas que hacer en Washington?

Una boda en Carvoeiro, zona idílica de El Algarve (Portugal)

Vistas Tivoli Carvoeiro

Dos vuelos con TAP (Madrid-Lisboa, Lisboa-Faro) y un trayecto en coche de una hora con chófer privado fueron necesarios para llegar hasta el lugar elegido por nuestros amigos Cheryl y Manuel para sellar su amor, el hotel Tivoli Carvoeiro.

Especializados en bodas y banquetes, cuentan con servicio de wedding planner para hacer más sencillos todos los preparativos de ese inolvidable día. La ceremonia se oficia en un mirador con las impresionantes vistas que veis debajo. Tras la cual, se sirve un pequeño cóctel mientras el sol comienza a caer y los novios e invitados se hacen las fotos de rigor.

Vistas Tivoli Carvoeiro
Si hay que casarse, mejor que sea con estas vistas
Boda en Tivoli Carvoeiro
Detalles de una bella ceremonia

El menú elegido para la cena consistió en…. Bueno, ya está bien de bodas y vamos a lo que nos interesa: el turismo gastronómico. Ya que no queda más remedio que realizar un viaje tan largo, lo mejor es aprovechar el tiempo al máximo posible. Y descubrir los encantos de una de las zonas más bonitas de Portugal, sin duda, la más turística.

¿Dónde y qué comer en El Algarve?

Nosotros elegimos el restaurante O Barco, a pie de una de las principales playas de Carvoeiro. Nos habían comentado que preparaban muy bien el plato más típico del Algarve, la cataplana. Se trata de un guiso marinero, de mariscos, pescados o mixto -al que añaden carne de cerdo- que recibe el nombre del recipiente en el que se cocina. Una especie de fiambrera de acero inoxidable con asas laterales que se entrecierran para guardar todo el calor de la cocción. Al estar cerrada herméticamente, todos lo sabores y jugos se mezclan por lo que resulta una verdadera delicia.

La acompañamos de una ensalada de pulpo y un vino blanco de la zona mientras disfrutábamos de la excelente vista.

Ensalada de pulpo Algarve
Ensalada de pulpo
Cataplana Algarve Portugal
Cataplana
Cataplana de pescados Algarve
Cataplana de pescados
Vino blanco Portugal

Las playas de Carvoeiro

La mañana antes de la boda, nos acercamos a una de las más espectaculares playas de Carvoeiro, la de Vale Centeanes. Como somos más de secano, preferimos quedarnos en el chiringuito O Stop. Eso sí, acompañados de una botella de vinho verde a la que se unieron un par de bocadillos, algo más tarde. Aunque no es un restaurante al uso -no esperes grandes lujos- en su carta también ofrecen pescados frescos y cataplanas, además de snacks y sándwiches. ¿Lo mejor de O Stop? ¡Las espectaculares vistas!

Playa de Carvoeiro
Playa de Carvoeiro
Praia de Vale Centeanes Portugal
Praia de Vale Centeanes
Snacks Praia de Vale Centeanes

El hotel Tivoli Carvoeiro

El Tivoli Carvoeiro es un cuatro estrellas donde el mayor protagonismo se lo lleva el entorno en el que se encuentra ubicado. Las anticuadas habitaciones y las instalaciones están necesitadas de una reforma urgente. El desayuno es escaso y poco variado y la conexión wifi es de pago y mala. Pero si no te queda más remedio que alojarte allí, elige una ‘habitación con vistas al mar’ para disfrutar de este bello espectáculo desde el balcón…

*Al revisar este post, en 2020, hemos visto que las habitaciones han sido reformadas por completo.

Piscina hotel Tivoli Carvoeiro
Las vistas desde nuestra habitación
Habitacion hotel Tivoli Carvoeiro Portugal
Servicio gratuito de bicicletas eléctricas Tivoli Carvoeiro
Servicio gratuito de bicicletas eléctricas: punto positivo

A la mañana siguiente de la boda, los recién casados nos sorprendieron con una barbacoa de despedida en la terraza. No faltaron una cataplana gigante y otras delicias de la gastronomía portuguesa. De sobra sabéis que en Portugal es muy difícil quedarse con hambre…

Cataplana gigante Portugal
Cataplana gigante
Salmón a la parrilla
Salmón a la parrilla

En resumen, tres días fantásticos. Estamos deseando volver a esta zona de Portugal para disfrutar de la gran oferta de ocio y gastronomía que ofrece. Obrigada!

Un paseo por Kobe, ciudad famosa por la mejor carne de Japón

Skyline Kobe Japón

Fundada en 1889 y localizada en la isla de Honshu, al sudoeste de Osaka, es la capital de la prefectura de Hyōgo. Y una de las ciudades que recorrimos durante el inolvidable Lovers in Japan, el pasado año. ¿Quieres descubrir qué ver en Kobe? Entonces, sigue leyendo.

Adolescentes japonesas en Kobe Japon
Adolescentes japonesas en Kobe

Cosmopolita y moderna donde las haya, ha sabido resurgir de sus cenizas tras el terremoto de 6,9 grados en la escala de Richter que la asoló en 1995. Y en el que fallecieron más de 5.000 personas, dejando a otras 300.000 sin hogar. Otro ejemplo más de la enorme capacidad de superación que tiene el pueblo nipón. Y del que ya solo asoma un pequeño recuerdo en el Parque Meriken, conservado tal y como quedó tras la catástrofe y junto al que se ha erigido un monumento en memoria de las víctimas.

¿Qué ver en Kobe?

Kitano

Es una de las principales atracciones turísticas que ver en Kobe. Accedimos a pie bajo un sol de justicia y tras subir varias y muy empinadas cuestas. Su privilegiada situación, en unas colinas frente al mar, hizo que fuera el lugar elegido por muchos extranjeros para instalar sus residencias a finales del siglo XIX y principios del XX. La mayoría de ellas en construcciones de tipo occidental que recuerdan mucho a las europeas. Muchas pueden visitarse actualmente y están clasificadas como Bien Cultural.

Desde el templo sintoísta de Kitano, al que se llega a través de las escaleras que veis debajo, pueden contemplarse unas bellísimas vistas del skyline que ver en Kobe.

Escaleras de acceso al templo sintoísta de Kitano, en Kobe
Skyline Kobe Japón
Skyline de Kobe (Japón)
Vivienda en el barrio de Kitano
Vivienda en el barrio de Kitano

Sannomiya

El corazón de la ciudad, paraíso de las compras y de la marcha nocturna. Este barrio que ver en Kobe está repleto de tiendas de 100 y 300 yenes, boutiques, centros comerciales y restaurantes. Además de los típicos locales japoneses donde divertirse con señoritas disfrazadas de enfermeras, colegialas o policías…

Sannomiya Kobe
Sannomiya

Nankin-machi

Otro de los distritos más animados que ver en Kobe. También perfecto para los amantes de las compras. Y donde se encuentra el Chinatown de Kobe, con restaurantes y puestos de auténtica comida china para disfrutar en la propia calle.

Chinatown Kobe
Entrada al Chinatown de Kobe
Nankin-machi Kobe
Nankin-machi
Puesto de comida en Chinatown Kobe
Puesto de comida en el Chinatown de Kobe

Puerto

El segundo puerto comercial más grande de Japón es también un paseo marítimo muy transitado. Desde él se puede realizar un crucero por la bahía o subir a la torre Port Tower, que con sus 108 metros de altura ofrece las mejores vistas que ver en Kobe en 360 grados. Nosotros lo encontramos de lo más animado. Ese fin de semana se celebraba el Oktoberfest y cientos de japoneses -cerveza en mano-, disfrutaban de lo lindo. Si no lo creéis, mirad este vídeo que grabamos en medio del jolgorio.

Puerto de Kobe Japon
Puerto de Kobe

Suma Beach

A tan solo 15 minutos de Kobe, podéis tumbaros tranquilamente en la arena blanca de Suma Beach. Se trata de una de las playas más populares de Japón. A finales de septiembre, había poco animación. Aunque el calor todavía apretaba y daban ganas de darse un buen baño. Parece ser que, en verano, los japoneses se pegan buenas fiestas frente al mar. Pero cuando nosotros la visitamos estaba de lo más tranquila. Es el sitio perfecto para contemplar desde la distancia el majestuoso puente de Akashi Kaikyo, puente en suspensión más alto, largo y costoso del mundo.

Suma Beach Japon
El puente Akashi Kaikyo desde Suma Beach

¿Dónde comer en Kobe?

Mundialmente famosa por la carne de Kobe, visitar esta ciudad y no degustarla es imperdonable, a no ser que seas vegetariano. Merece la pena rascarse el bolsillo y disfrutar del placentero espectáculo que ofrecen los chefs de algunos restaurantes cocinándola con exquisito mimo. Nosotros elegimos Kobe Plaisir, con un estupendo menú degustación por unos 150 euros/persona. Y una variada carta de vinos extranjeros para acompañar la mejor carne del mundo.

Kobe Plaisir Japon
Nuestro cocinero, en acción
Carne de Kobe
Carne de Kobe y cía

Pero hay muchas más delicias japonesas. E infinidad de restaurantes en Kobe. Algunos de ellos con muchísimo encanto, como el que encontramos de camino a nuestro hotel y que regentaban dos simpáticas ancianas. En una pequeña barra con capacidad para no más de seis personas, cenamos las que estamos seguros que son las mejores gyozas de Kobe. Única opción de su inexistente carta, acompañadas de una Asahi de litro.

Gyozas Kobe Japon
Las gyozas más caseras de Kobe
Cocina Kobe Japon
La minúscula ‘cocina’

En Kitano también encontramos otro pequeño establecimiento cuya especialidad eran las crepes saladas. Por unos 10 euros, comimos una de ternera y otra de atún, además de un par de cervezas nacionales.

Crepes japoneses
Crepe de ternera
Crepes Kobe
Preparando nuestra crepe de atún

Y en Suma, en la misma estación de tren, encontramos un pequeño puesto donde preparaban al momento diferentes delicias empanadas: ternera, pollo, pescado o verduras por 100 o 150 yenes.

Empanadas japonesas
Recién sacado de la freidora
Delicias japonesas para freir
Apetece todo…

¿Dónde dormir en Kobe?

A tan solo una parada de metro de la estación de Shin Kobe, en pleno centro de la ciudad, se encuentra el hotel B Kobe. Su nombre representa el balance entre las bes de breakfast (desayuno) y de bed (cama), que deben ser bueno y confortable, respectivamente. ¿El precio? Desde 90 euros la noche en habitación doble superior en régimen de solo alojamiento. Fue una de las más amplias que reservamos a lo largo de nuestro viaje.

Camas The B Kobe Hotel
Camas de The B Kobe Hotel
Cuarto de baño The B Kobe Hotel
Cuarto de baño de The B Kobe Hotel

¿Te ha gustado este paseo? ¿Hay más lugares que ver en Kobe que nos recomiendes?

Semana Santa en León, guía básica para disfrutarla

Papones en procesion

Durante siete días, los que van del Domingo de Ramos al Sábado de Gloria, la ciudad se viste de gala para recibir a todo tipo de visitantes. La Semana Santa en León, calificada de Interés Turístico Internacional, esconde algo más que procesiones, imágenes y cofrades. En esta entrada, vamos a ofrecer una guía básica para disfrutar, si el tiempo acompaña, ya seas padre de familia, integrante de un grupo de solteros, pareja enamorada o uno de esos guiris que viajan por España como auténticos exploradores.

1. Para guiris

Existe un León para guiris que apenas se vende y eso que, por ejemplo, muchos son capaces de llegar en ferri desde Plymouth (Reino Unido) ‎para desembarcar en el puerto de Santander y poner rumbo a nuestra ciudad con tal de bailar en el Purple Weekend, un fin de semana de estética mod que se celebra cada año a principios de diciembre. Para ellos, nada mejor que la Posada Regia, un caserón que les hará sentirse como Hemingway en La Perla de Pamplona. Les recomendamos:

Procesión: del Cristo del Perdón, que cada Martes Santo libera a un preso ante el Locus Apellationis.

Monumento: la Catedral, incomparable, bella y también conocida como Pulchra Leonina.

Barrio: sin lugar a dudas, el Húmedo, con sus callejuelas repletas de bares y buena gente.

Bebida y tapa: limonada con algo de cecina.

Restaurante: casi todos, pero seguro que en La Gitana aciertan con su carne a la piedra.

Curiosidad: sepan que el oriundo de León se llama cazurro, que en árabe significaba “el que no cesa”.

Limonada de Semana Santa Leon
Limonada de Semana Santa (con precaución, peatón)

2. Semana Santa en León para canallas

León para canallas bien podría ser el título de una película pero, a pesar de su imagen seria, los leoneses practican esta condición en su máxima potencia. Así, el supuesto grupo de mangantes podría llegar por carretera desde cualquier punto de España, ya que la provincia limita con Galicia, Asturias, Cantabria y media Castilla. Su mejor opción sería hacer noche en alguna pensión cerca del Barrio Húmedo aunque, para lo que van a dormir, el ruido será lo de menos. Tomen nota, señores, para su futura visita a la Semana Santa en León:

Procesión: del Orujo o más conocida como de Genarín, que se celebra la noche del Jueves al Viernes Santo.

Monumento: las propias murallas donde murió el personaje, cerca del Arco de la Cárcel.

Barrio: toda la zona que lleva por nombre «Carretera de los Cubos», pegada a la muralla.

Bebida y tapa: zombi zumo en el Móngogo, con quesadillas, frente a la antigua cárcel.

Restaurante: en el Bar Miseriaspero no para comer sino para jugar a las chapas.

Curiosidad: música en directo en la Sala Valentino si hubiera sesión ese día.

Carne a la piedra La Gitana Leon
Carne a la piedra en ‘La Gitana’

3. Semana Santa en León para parejas

Si vienes con tu pareja, esta urbe es ideal para reavivar el amor o perderlo para siempre. Una forma original de llegar es hacerlo en un vagón del Expreso de La Robla, un tren de otra época que rememora aquellas novelas viajeras de Agatha Christie. Si buscas ofertas con antelación, podrás alojarte en el Parador de San Marcos (5 Estrellas Gran Lujo), cuya recepción ha visto pasar a monarcas, actrices, cantantes de rock y todo tipo de personajes. Nuestras sugerencias para una Semana Santa en León:

Procesión: todas las del Viernes Santo, especialmente la de Los Pasos y sus tradiciones (La Ronda, El Encuentro y recogida en Sta. Nonia).

Monumento: las Tres Infantas de León, cerca de La Lola (el templo de Los Quijano).

Barrio: el Romántico, al lado del parque del Cid, ideal para agarrarse de la mano y luego besarse.

Bebida y tapa: un clarete Prieto Picudo frío con cualquier tapa.

Restaurante: Cocinandos (apto para todos los bolsillos, previa reserva).

Curiosidad: la mansión de los Sierra Pambley, junto a la Catedral, esconde una antigua historia de amor.

Semana Santa Leon
Calles abarrotadas

4. Para familias

Las familias son bienvenidas a León. La ciudad es para ellas, así que no dudéis en traer a los niños y elegir un alojamiento diferente: hoteles en magníficas plazas, hostales frente a inmensos parques, hospederías del medievo o albergues para peregrinos. Si os gusta dar pedales, recordad que León cuenta con casi 30 kilómetros de carril bici. Todo un lujo en estos tiempos.

Procesión: cualquiera para que los más pequeños puedan dar la mano a los Papones, ya que en León es tradición hacerlo.

Monumento: el Musac, con sus cristaleras de colores y espectacular arquitectura.

Barrio: el de Eras está muy bien para ver el eje Auditorio – Junta – Musac.

Bebida y tapa: los chavales disfrutarán pidiendo butanos con patatas picantes en Casa Blas.

Restaurante: las sucursales de La Competencia con sus increíbles pizzas.

Curiosidad: en la Colegiata de San Isidoro exhiben el cáliz que buscaba Indiana Jones en su ‘Última Cruzada’.

Papones en procesion
Los papones en procesión

¿Conoces la Semana Santa en León? ¿Qué es lo que más te gusta de ella? ¡Cuéntanoslo!

Cinco ciudades portuarias para viajar en fin de año y cómo disfrutarlas

Sankt Pauli Hamburgo

Despedir el año siempre es una buena excusa para conocer nuevas ciudades. En nuestro caso, es ya un clásico viajar en fin de año. Hacia un nuevo destino, con una botella de cava y la vista puesta en un puerto pesquero. Será que somos de secano y nos puede el espíritu marinero. Por este motivo, os vamos a sugerir 5 ciudades portuarias a donde viajar en fin de año.

Ideas para viajar en fin de año

1. Gijón

Cuenta la historia que en las últimas horas de 2009, mientras veíamos el barrio de Cimadevilla desde nuestra habitación, surgió la idea de iniciar esta saga de Nocheviejas viajeras. Nada mejor para viajar en fin de año que adentrarse en alguna de sus innumerables sidrerías. Y probar la famosa fabada y la no menos conocida sidra, asturianas ambas.

Botellas de sidra Gijon

2. Budapest

A finales de 2010, días antes de estrenar este blog, viajamos hasta Budapest, parada obligatoria en el curso del Danubio. Desde el Bastión de los Pescadores podrás observar cómo la nieve cubre en esta época del año la capital húngara y cualquiera de sus 7 islas: Astillero, Margarita, Csepel, Palotai-Sziget, Népsziget, Haros-Sziget, y Sziget Molnár.

Budapest fin de año

3. Viajar en fin de año a Londres

Es un hecho cuando menos curioso la posibilidad de llegar a suelo inglés desde algún puerto del Cantábrico, en uno de los numerosos ferris que unen la Península Ibérica con la Pérfida Albión. Una vez desembarcados en territorio inglés es relativamente fácil dirigirse hacia el corazón del Tamesis para tomar las doce uvas, como nosotros en 2011, en pleno Piccadilly Circus, para ser más exactos.

Viajar en fin de año a Londres

4. Belfast

Después de vivir varias décadas un conflicto de identidad teñido de sangre, la capital de Irlanda del Norte resurge de sus ceniza. Y lo hace para ofrecer al viajero una postal navideña impensable en otra época. Lo pudimos comprobar despidiéndonos del 2012 en Belfast. Y descubriendo, por ejemplo, el mejor fish and chips de esta ciudad. Cuyo puerto albergó la construcción del malogrado Titanic, entre otros honores. Un destino para viajar en fin de año bastante poco conocido.

Viajar en fin de año a Belfast

5. Hamburgo

Cierra esta lista la segunda ciudad más poblada de Alemania. Bañada por el Mar del Norte y con uno de los pocos lagos interiores que existen dentro de un centro urbano. Este destino fue el elegido para viajar en fin de año en 2013. Y lo hicimos navegando por sus canales. Y, también, paseando a orillas del Elba. O comprobando la calidad del pescado que se vende en el mercado de Altona, en Hamburgo.

Puerto de Hamburgo para viajar en fin de año

¿Os gusta viajar en esta época? Estamos deseando que nos recomendéis otras ciudades donde pasar la Nochevieja.

Los viajes con mi padre por el País Vasco y el Asador Landa

Momentos inolvidables

Los que me conocéis bien sabéis que soy una enamorada del País Vasco más que de ningún otro lugar de este país, con permiso de Salamanca. Desde pequeña he veraneado por la zona de costa con mi familia y no tengo más que buenas palabras para su gente, gastronomía y paisajes. Después he regresado casi cada año con mi padre a los lugares que más nos gustan: Zarautz, Deba, Mutriku, Getaria y, cómo no, la fascinante Donosti. Él, al volante, y yo disfrutando de los verdes valles con la música de Enya como única compañera de viaje.

Valle de Aranerreka
Valle de Aranerreka Pais Vasco

En una de nuestras últimas visitas contamos con unos anfitriones de lujo, Marian y Joserra, dueños de Izenbe. Este restaurante de comida casera es cita obligada en Deba para degustar unas buenas alubias de Tolosa y un jugoso txuletón de ternera con una botella de Remelluri. Fueron ellos quienes, previa excursión por el valle de Aranerreka, nos descubrieron Asador Landa, en Mendaro. Un local referente para todo aquel que aprecie la buena mesa, a 15 kilómetros de Eibar.

El Asador Landa

Excelente producto de temporada cocinado de manera sencilla en un establecimiento que rezuma cercanía y trato familiar. El secreto del éxito de los hermanos Juan Mari y Asier Landa reside en comprar la mejor materia prima y ofrecerla al cliente tal cual, sin florituras de ningún tipo. Como el imponente rodaballo de casi tres kilos que compartimos entre seis personas, cocinado a la parrilla y aliñado únicamente con un sofrito de ajo y guindilla. O las excelentes anchoas de preparación artesanal.

Anchoas caseras Landa Mendaro
Anchoas caseras, en ‘Landa’ (Mendaro)
Hongos Landa Mendaro
Hongos, en ‘Landa’ (Mendaro)
Pulpo Landa Mendaro
Pulpo, en ‘Landa’ (Mendaro)
Rodaballo Landa Mendaro
Rodaballo, en ‘Landa’ (Mendaro)
Restaurante Landa Mendaro
Aita y servidora, felices tras una comida inolvidable en ‘Landa’

La ruta que une Deba con Zarautz

Una de nuestras rutas favoritas es la que une Deba con Zarautz por la carretera de la costa. Para disfrutar del mar en todo su esplendor y del simpático Ratón de Getaria. El recorrido tiene varios miradores que invitan a la fotografía y a dejar que la vista se pierda en la inmensidad del paisaje. Si el tiempo acompaña, nada mejor que un baño en la playa de Zarautz, la más extensa del País Vasco y una de las más largas del Cantábrico. Que tan bien reflejó Sorolla en algunos de sus cuadros más famosos.

Momentos inolvidables
Playa de Zarauz

La ciudad está llena de sitios en los que gozar de la buena mesa. Muchos de ellos con interesantes menús al mediodía, como el que ofrece Txiki Polit. Es, además, una pensión en la que suelen pernoctar algunos de los surferos que acuden a la zona para practicar este deporte.

Revuelto de hongos y ensalada de langostinos Txiki Polit Zarauz
Revuelto de hongos y ensalada de langostinos, en ‘Txiki Polit’ (Zarautz)
Cocochas en salsa verde Txiki Polit Zarauz
Kokotxas en salsa verde, en ‘Txiki Polit’ (Zarautz)

Nosotros seguimos camino para comprar anchoas, atún y ‘mugalas’ en una conservera de Mutriku. Y por muchos años más…

(Dedicado a Nacho, mi padre, por todo lo que me ha dado y me sigue dando cada día).