‘Dos Palillos’ (Barcelona)

Nos habían hablado maravillas de ‘Dos Palillos’, uno de los restaurantes de moda en Barcelona, bajo la batuta de Albert Raurich, discípulo de Ferrán Adrià durante once años en ‘El Bulli’ y situado en pleno barrio del Raval. El año pasado obtuvo su primera Estrella Michelin, algo insólito para un establecimiento que no dispone de un comedor como tal, sino de dos espacios bien diferenciados: una barra donde degustar menús y desde la que se contempla el tremendo espectáculo de la cocina, y la barra asiática, donde sólo se come a la carta y que, de no ser por el toque kitsch de su decoración, podría parecerse a cualquier otra de un bar de los de toda la vida que existen en la zona.

Dos Palillos
Tras la cortina…

Ofrece dos menús degustación, emplatados y servidos por los propios camareros: Un Palillo, por 60 euros y 14 pequeños platos, y Dos Palillos, por 75 euros y 2 platos más.

Abrimos boca con un cóctel de cava con humeshu, un tipo de ciruela japonesa, toda una declaración de intenciones por la fusión patria y nipona.

Dos Palillos
Cava con umeshu

Comenzamos con un delicado Tsukudani casero de shiitakes e hígado de rape. El tsukudani es un tipo de cocina que consiste en cortar los ingredientes en pequeños trozos y freírlos en salsa de soja y mirin (vino de arroz similar al sake). Tiene su origen en Tsukuda, una isla de la bahía de Tokyo. Seguir leyendo «‘Dos Palillos’ (Barcelona)»

‘Gresca’ (Barcelona)

Nos habían recomendado encarecidamente ‘Gresca’, en particular dos bloggers de cuya opinión nos fiamos sin dudar, Carmen, de D’Picoteo y Jesús, de No soy otro gourmet. Se trata de un restaurante íntimo y acogedor, en forma de salón alargado y con capacidad para tan sólo 24 personas. No es fácil reservar mesa, pero tuvimos suerte y conseguimos una para disfrutar, una vez más, de la excelente oferta gastronómica de Barcelona.

Ofrece tres menús: corto, de cinco propuestas de la carta y por 38 euros; clásico, de nueve y por 50 euros; y largo, de doce y por 72 euros, precios más que interesantes. Nos decidimos por el primero.

Comenzamos con una sencilla Galleta de parmesano y paprika

El otro aperitivo es un delicioso bocado en forma de Bacalao con yogur y almendras Seguir leyendo «‘Gresca’ (Barcelona)»

Restaurante japonés ‘Shunka’ (Barcelona)

Barra de Shunka

Shunka fue el primer restaurante japonés en Barcelona que conocimos hace unos cuantos años. Desde entonces sigue estando considerado uno de los mejores de España e, incluso, ha tenido un hermanito. O mejor dicho, un hermano mayor. Si la anterior vez probamos el menú degustación del elegante Koy Shunka, en este viaje decidimos volver al original. No tener buenas fotos para un post era la excusa perfecta.

La barra de Shunka, su mejor mesa

Cometimos el error de no reservar con tiempo suficiente y tuvimos que cenar sentados a una mesa. Lo que no tiene el mismo encanto que la barra y el espectáculo que eso conlleva. Pero aún así volvió a ser una experiencia gastronómica inmejorable por la calidad del producto que ofrece y la técnica con la que se cocina.

Compartimos un tartar de atún, casi bañado en una deliciosa salsa de soja con cebolla cruda. Puede parecer un plato sencillo ahora que los tartares están de moda. Pero el perfecto corte de este codiciado pescado y el contraste con el líquido salado lo convierten en un plato fino, suculento y especial.

Tartar de atún en Shunka

El carpaccio de salmonete con salsa ponzu y hoja de wasabi de este restaurante japonés en Barcelona resulta espectacular. La frescura de este ‘pequeño salmón’, junto a la acidez del ponzu y el ligero picor del wasabi, hacen de él un mordisco delicioso.

Carpaccio de salmonete con salsa ponzu y hoja de wasabi

No sé si fue aquí donde probamos por primera vez una tempura de langostinos y verduras. Puede que por eso ya no nos sorprenda tanto o que la hayamos tomado en tantos sitios que a estas alturas nos deje indiferentes. Sí que han aprendido a poner la salsa aparte para que el rebozado no se ablande.

Tempura de langostinos y verduras

La vieira salteada con setas fue toda una sorpresa. Sobre todo, por la forma en que se presenta: en su propia concha. Colocada sobre un ‘pequeño fuego’ que mantiene caliente el contenido, de intenso sabor a shiitake. Deliciosa.

Vieira salteada con setas en Shunka

No podíamos irnos sin el clásico nigiri de anguila, una de las creaciones más famosas de Shunka. Ligeramente soasado es un auténtico bocado de dioses.

Nigiri de anguila en Shunka

De postre, un refrescante sorbete de yuzu, cítrico que nos encanta, sobre una galleta de sésamo.

Postre en Shunka

Nos dejamos acompañar por un blanco del Penedés, un Gessamí de Bodegas Gramona.

Vino en Shunka

Shunka está situado en el número 5 de Carrer del Sagristans, a un tiro de piedra de la Plaza de Jaume I. Imprescindible para los amantes de la comida nipona. Imprescindible si buscas restaurante japonés en Barcelona.

‘Brunch’ en el Hotel Barceló Raval (Barcelona)

¿Qué es el brunch del Hotel Barceló Raval?

Un híbrido entre desayuno (breakfast) y comida (lunch).

¿Dónde es el brunch del Hotel Barceló Raval?

En el restaurante B-Lounge del Hotel Barceló Raval de Barcelona, en la Rambla del Raval, número 17, muy cerca de nuestro último apartamento en el barrio.

¿Cuándo es el brunch del Hotel Barceló Raval?

Cada domingo, de 12 a 16 horas.

¿Cuánto cuesta el brunch del Hotel Barceló Raval?

25 euros por persona.

¿Qué incluye el precio del brunch del Hotel Barceló Raval?

Bufet libre de alimentos fríos, bollería, bebidas calientes y zumos, además de un plato recién cocinado.

¿Qué comer en el brunch del Hotel Barceló Raval?

Embutidos, quesos, tortillas, hummus, ensaladas, verduras a la parrilla, bocadillos salados, fruta, dulces y, a elegir entre dos propuestas de huevos: Benedictine, con salsa bearnesa y jamón dulce, o Florentine, con espinacas.

¿Qué beber en brunch del Hotel Barceló Raval?

El precio incluye una bebida con alcohol: copa de cava; Mimosa, a base de cava y zumo de naranja natural, o Bloody Raval, interpretación del Bloody Mary de toda la vida.

¿Qué le diferencia de otros brunchs?

El entorno no puede ser más cool, con DJ en directo, y la oportunidad de disfrutar el cóctel en la planta 11 del hotel, que ofrece unas espectaculares vistas de 360 grados de la Ciudad Condal.

¿Cómo llegar al brunch del Hotel Barceló Raval?

La parada de metro más cercana es Liceu, a unos diez minutos caminando.

‘Koy Shunka’ (Barcelona)

¿Qué te parecería admirar en primera fila el portentoso quehacer de más de una docena de cocineros nipones? En el restaurante japonés de Barcelona Koy Shunka, ubicado en el número 7 de la calle Copons, a un tiro de piedra de la Catedral, puedes.

La mejor materia prima española

Hideki Matsuhisa, padre del archiconocido Shunka, creó hace cuatro años esta versión más refinada de la exitosa taberna en la que degustar la gastronomía de Japón en todo su esplendor. Eso sí, fusionada con las mejores materias primas de las costas catalana: gamba de Palamós, espardeña o salmonete. Y también de nuestro país: atún de almadraba de Cádiz, secreto ibérico, rovellón o percebe.

La cocina abierta de Koy Shunka, todo un espectáculo

La puesta en escena de Koy Shunka no puede resultar más acertada. La sala principal acoge la cocina abierta. Rodeada de una barra para alrededor de veinte personas en la que contemplar el concienzudo trabajo -y buen rollo- de los chefs. Y recibir de ellos las oportunas explicaciones sobre lo que vamos a probar. Todo un espectáculo.

Menú Koy de ocho platos

Nosotros elegimos el menú Koy, de ocho platos, ya que nos pareció una buena manera de probar de todo un poco. Sentaros a nuestra barra y disfrutad de este paseo con los cinco sentidos. A ver qué os parece el que para muchos es mejor restaurante japonés de España.

Pincha en la imagen para ver nuestro vídeo

Comenzamos con gin tonic de té verde y cremita de miso, foie, mandarina japonesa y sake, servido con patatas chips de boniato para utilizar a modo de cuchara. Y una crema de shiitake con alga kombu, dos aperitivos deliciosos.

Gin tonic de té verde, cremita de miso, foie, mandarina japonesa y sake
Gin tonic de té verde, cremita de miso, foie, mandarina japonesa y sake
Crema de shiitake con alga kombu
Crema de shiitake con alga kombu

Mi primer plato, ya que no me gustan las ostras, fue pulpo asado con coliflor, zanahoria y gelatina de bonito. Preciosamente ‘dibujado’ en una fuente satinada.

Pulpo asado con coliflor, zanahoria y gelatina de bonito

Jota sí se atrevió con la ostra con dashi, un caldo muy utilizado en la cocina nipona que aquí se sirve gelatinizado.

Ostra con dashi

El sashimi de calamar, originalmente presentado en una brocheta suspendida sobre una bandejita. Se acompaña de varias salsas: wasabi, sésamo negro, ciruelas…

Sashimi de calamar

Seguimos en Koy Shunka con nigiri de sepieta con pesto de shiso, una planta de sabor similar al hinojo, con propiedades antiinflamatorias. Se toma junto a una intensa sopa de miso servida en taza de café.

Aunque la siguiente foto parezca un cuadro se trata de rovellones y secreto ibérico a la brasa con palomitas de arroz. Curiosa utilización de técnicas japonesas para cocinar productos españoles.

Rovellones y secreto ibérico a la brasa con palomitas de arroz

Sin palabras nos quedamos tras el sashimi de atún (ventresca y lomo), delicado, fresco y sabroso.

Sashimi de atún

La tempura de vieiras y langostinos con setas de temporada es de 10. Esponjosa, melosa y suave, sin rastro de aceite gracias a la rejilla sobre la que se presenta.

Tempura de vieiras y langostinos con setas de temporada

La ternera wagyu en cazuela japonesa, con rebozuelos, en una sabrosísima salsa, se termina de hacer en el propio plato. Inolvidable.

Ternera wagyu en cazuela japonesa

El homenaje en Koy Shunka se cierra con su propuesta de sushi. En nuestro caso fueron nigiris de jurel, gamba de Palamós, ventresca de atún flambeada y anguila del Delta del Ebro. ¡Creo que el aspecto ya lo dice todo!

Nigiris de jurel, gamba de Palamós, ventresca de atún flambeada y anguila del Delta del Ebro

El postre consiste en un bizcocho de chocolate y frutos rojos con helado de yogur, mandarina japonesa y menta, ideal para hacer la digestión de un menú que te hace gozar de principio a fin.

Bizcocho de chocolate y frutos rojos con helado de yogur, mandarina japonesa y menta

Acompañamos esta comida con un Cava Gramona Imperial, perfecto.

Nuestro menú de Koy Shunka costó 72 euros por persona (año 2012), bebidas aparte. En 2020 el precio es de 95 euros (IVA incluido). Existe otro, denominado (G)astro, de 139 euros. En el comedor se puede pedir a la carta, pero te recomendamos encarecidamente la barra. Un restaurante japonés en Barcelona indispensable para cualquier amante de la comida nipona.

Un apartamento en el Raval barcelonés

Nos hemos aficionado a alojarnos en apartamentos en aquellas ciudades donde los hoteles son extremadamente caros, como Barcelona, Nueva York o Londres. Aunque disfrutar en su día del Eurostars Gran Marina GL fue inolvidable, esta vez tuvimos que apretarnos el cinturón para poder hacer frente a un fin de semana gastronómico importante: ‘Tickets’, ‘Koy Shunka’ y ‘Bohemic’.

Además de que el bolsillo lo agradece, tienes la libertad de un espacio para ti solo y la posibilidad de sentirte como en casa. Recurrimos otra vez a airbnb para buscar un sitio bueno, bonito y barato en la Ciudad Condal. Y lo encontramos. A diez minutos de Las Ramblas, en pleno barrio del Raval, puedes alojarte en un lugar con mucho encanto por 70 euros la noche. A ver qué te parece.

Terraza

Dormitorio

Seguir leyendo «Un apartamento en el Raval barcelonés»

‘Tickets’ (Barcelona)

Entrada a ‘Tickets’

La cita para cenar era a las siete y media de la tarde. Sí, un poco pronto para nosotros, pero se trataba de la única hora libre para la que pudimos reservar una mesa tres meses antes en Tickets’. ¿El truco? Apostarme frente al ordenador a las 00.00 varias noches seguidas hasta que hubo suerte. Habrá a quien le parezca ridículo, pero mereció la pena. Y es que el restaurante de los hermanos Albert y Ferrán Adriá se ha convertido en el sitio de moda de los foodies y aquellos que quieren dejarse ver.

Como si de las atracciones de un circo se tratara, el local, cálido, colorido y luminoso, se divide en partes: El Garaje, La Estrella -donde se tira cerveza Estrella Damn elaborada con la receta original de 1876-, El Camarote de los Hermanos Marx, La Parrilla, La Dulce… De hecho, en la puerta nos recibe un portero con la típica chaquetilla de un animador circense.

La cocina

Seguir leyendo «‘Tickets’ (Barcelona)»