Mezquita Hassan II, el monumento más visitado de Casablanca

La Mezquita Hassan II es uno de los edificios más imponentes de Marruecos, divisable desde cualquier punto de Casablanca. Su interior es lugar de culto, y sus aledaños, de encuentro y ocio asequible. Un baño a la orilla del mar -solo para ellos-, puestas de sol mientras se degusta una mazorca de maíz asada o unos caracoles al vapor, pesca con caña o un paseo en el que quizás puedas coger la mano a tu ser amado, lejos de miradas inquisitorias.

Mezquita de Hassan II

Curiosidades sobre la Mezquita Hassan II

– En su construcción, para la que se emplearon ocho años, trabajaron más de 2.500 obreros y cerca de 10.000 artesanos.

– Tuvo un coste de más de 500 millones de euros, por lo que fue muy criticada. Además, en el lugar donde se ubica existía un barrio de chabolas que fueron derribadas sin compensar económicamente a sus inquilinos.

– Sus descomunales dimensiones hacen que pueda albergar a más de 100.000 personas. 80.000 en su interior y 25.000 en la sala de oraciones.

– Fue diseñada por el francés Michel Pinseau y su emplazamiento, sobre terrenos ganados al mar, es debido a unos versos del Corán que rezan que ‘el trono de Dios se erigirá sobre las aguas’.

– Está dotada de las últimas tecnologías, como resistencia a terremotos, puertas hidraúlicas, techo automático y corredizo o suelo con calefacción. Dispone, además, de aparcamiento subterráneo y dos hammans.

– Es el edificio más alto del país. Su minarete -en cuya punta hay un láser que apunta a La Meca- tiene una altura de casi 200 metros. Es, además, el templo musulmán de mayor altura en el mundo y el segundo en capacidad.

– La mejor manera de acceder a ella es con un petit taxi, ya que se encuentra alejada del centro de Casablanca.

– Se puede realizar una visita guiada de una hora cualquier día de la semana, a excepción de los viernes, a las 9, 10, 11 y 14 horas. Procura no ir por la tarde, como hicimos nosotros…

Mezquita de Hassan II
Mezquita de Hassan II

‘Rick’s Café’, restaurante para cinéfilos en Casablanca

¿Quién no ha visto ‘Casablanca’? ¿Quién no ha deseado vivir una historia de amor como la de Ingrid Bergman y Humphrey Bogart en esta mítica película? Eso mismo pensó Kathy Kriger, una diplomática norteamericana que durante su andadura profesional en Marruecos decidió reconvertir un antiguo riad en Rick’s Café, restaurante donde transcurre la película.

Rick's Café

‘Casablanca’ se rodó en Los Ángeles

En realidad, fue rodada en Los Ángeles y ninguno de los protagonistas pisó la ciudad africana. Pero ha conseguido que su negocio se convierta en reclamo para turistas y extranjeros desplazados en Casablanca por motivos de trabajo.

Su barra, en la que también es posible cenar, invita a tomar un cóctel: Vodka Martini para mí y Tequila Sunrise para Jota. Como aperitivo sirven aceitunas aliñadas y frutos secos.

Cócteles

La carta de Rick’s Café es bastante escueta, con 5 o 6 opciones de entrantes, carnes y pescados a unos 15 euros cada plato. Son raciones generosas y muy bien presentadas.

Winter salad with pear, roquefort and walnuts, deliciosa y fresca ensalada de espinacas con fresas, cerezas, pera, queso Roquefort y nueces.

Rick's Café

Jonh Dorit filet ‘Casablanca’ with black rice and curry, pez de San Pedro con arroz negro -que nunca había probado y tiene una textura sorprendente- y un ligero toque de curri.

Rick's Café

Lamb with caramelized prunes, cordero con ciruelas pasas, que acompañan con varias guarniciones en pequeños cuencos: verduras, arroz, puré de patatas…

Rick's Café

La carta de vinos es muy interesante, con referencias francesas, italianas, chilenas, sudamericanas y, cómo no, españolas. Al tratarse de nuestra primera noche en Marruecos fue allí donde descubrimos los de la zona, ya que no habíamos oído hablar de ellos. Pedimos un Volubilia 2007 que apuntaba buena maneras.

Rick's Café

En el Café de Rick de Casablanca todo está cuidado hasta el mínimo elemento, desde manteles a la vajilla, pasando por una elegante decoración. Dos detalles llamaron nuestra atención de forma negativa: que el vino lo trajeran abierto (¿cómo?) y que una de las limpiadoras se pasease por el comedor de arriba con un par de rollos de papel higiénico de la mano…

Rick's Café

No pudimos evitar sonreír cuando el pianista entonó el famoso ‘As time goes by’. No se llamaba Sam, ni era negro, pero en nuestra mente sonó la dulce voz de Bergman tarareando… ‘Play it, Sam’.

‘Ostréa’, pescados y mariscos frescos en el puerto de Casablanca

Una de las cosas que más nos gusta cuando salimos de España es conocer lo mejor posible la gastronomía del país que visitamos. Italia o Irlanda son un buen ejemplo de que hay vida más allá de la pasta o el Irish stew y también quisimos profundizar en la comida marroquí aparte del cuscús o el tagine.

Especialidad en pescados y mariscos frescos

Paseando por el puerto encontramos Ostréa, uno de los restaurantes en Casablanca especializados en pescados y mariscos frescos que se descargan desde los barcos amarrados casi enfrente del establecimiento. Dispone de dos comedores, elegantes e íntimos, desde los que se puede divisar a lo lejos la espectacular Mezquita de Hassan II, iluminada de noche. Nos gustó tanto su carta y el amable servicio que repetimos en dos ocasiones.

Ostréa

Tras untar pan con mantequilla y un fantástico tapenade, pedimos ambos días carpaccio de pez lobo. Un plato finísimo y con un tipo de pescado muy suave que nunca habíamos probado.

Carpaccio de pez lobo

Probamos los dos tartares de la carta, de salmón y de atún, con buen corte, pero con exceso de limón, que mataba un poco el sabor del pescado. Aun así resultan frescos y muy agradables al paladar.

Tartar de salmón
Ostréa

Mejillones a la provenzal, pequeños, pero con un gusto muy bueno, al igual que la sabrosa salsa.

Ostréa

Fritura de pescado, con calamares, gambas, pescadillas y gallitos, en su punto y recién hecha.

Fritura de pescado

Camarones al pil pil, con el picante justo y una rica salsa para mojar pan.

Camarones al pil pil

Calamares a la plancha, con arroz blanco de guarnición y el toque ideal del tomate al horno.

Ostréa

La última noche, Jota no pudo resistirse a pedir una fuente de ostras, una de las especialidades de la casa. Eran las de tamaño medio y, según él, estaban frescas y deliciosas.

Ostras en Ostréa

Además de la gran variedad de propuestas gastronómicas, dispone de una más que interesante carta de vinos. Uno de los descubrimiento más interesantes del Dátil Trip fueron los blancos, tintos y grises nacionales, que nos sorprendieron por su variedad y sabor. Estos son los tres vinos marroquíes que probamos en Ostrea.

Vino blanco marroquí
Vino blanco marroquí
Vino blanco marroquí

El precio medio del cubierto es de unos 35 euros por persona (incluido el vino, que no baja de 20 euros por botella).

Transporte público en Casablanca, cómo moverse por la ciudad marroquí

Casablanca puede resultar una ciudad complicada en transporte público si no se tienen las nociones básicas, como nos ocurrió durante la primera noche del Dátil Trip. Aquí tienes todas las opciones posibles para moverte por esta ciudad marroquí.

Transporte público en Casablanca: taxi

Esta alternativa no es del todo mala, pero si te da pereza tener que regatear hasta el cansancio con los conductores, como nos ocurre a nosotros, olvídate. Hay dos tipos: los pequeños, de color rojo (casi todos Peugeot 205), viejos y destartalados. Si llevas una maleta grande tendrás que ubicarla en el asiento del copiloto, así que si sóis 2 personas se complica. El trayecto no debería costarte más de 30 dirhams a no ser que se trate de una distancia muy, muy larga. En principio, no admiten más de 3 pasajeros. Recuerda siempre fijar el precio en el momento de subirte al vehículo, ya que si no te cobrarán lo que les dé la gana (muchas veces amparándose en no tener cambio para darte).

Los taxis grandes son de color blanco (o casi) y suelen ser Mercedes también bastante antiguos. El precio por carrera es mayor, pero merece la pena si sóis un pequeño grupo o lleváis equipaje abultado.

Taxis en Casablanca

Transporte público en Casablanca: tranvía

Lo cogimos un poco a la aventura en la puerta de nuestro hotel, ya que no habíamos leído nada al respecto en ninguna guía o blog. Es rápido, cómodo y une la ciudad casi de punta a punta. Se inauguró en diciembre de 2012, por lo que es bastante nuevo y, además, dispone de aire acondicionado. Los billetes se sacan en unas máquinas situadas fuera de cada parada y cuestan 6,5 dirhams. Atiende a unos 250.000 viajeros diarios en 48 estaciones. Además, funciona desde las 5,30 a las 23,30. Si llegas desde el aeropuerto a Casa Voyagers es la mejor manera de moverte a cualquier punto de Casablanca. Un descubrimiento.

Tranvía en Casablanca
Transporte público en Casablanca
Billete para dos personas
Transporte público en Casablanca
Máquinas expendedoras en la Plaza de las Naciones Unidas
casablanca-map
Plano del tranvía de Marruecos

Transporte público en Casablanca: autobús

No lo llegamos a probar, pero solo con ver su aspecto lo entenderías.

Cómo llegar desde el aeropuerto de Casablanca al centro de la ciudad

El tren resulta la manera más sencilla y barata, aunque nada más traspasar la puerta de llegada te asaltarán decenas de taxistas (legales y no) para ofrecerte sus servicios. Busca el símbolo que indica la estación de ferrocarril. Tienes que bajar unas escaleras automáticas y comprar tu billete en taquilla (suele haber solo una persona atendiendo, por lo que se forma bastante cola) o en una máquina expendedora por 40 dirhams. Dependiendo de la hora puede tocarte un tren más o menos viejo. Nosotros hicimos la ida en uno que se caía a pedazos, pero la vuelta en uno más moderno y con asientos muy cómodos, además de estar refrigerado. La frecuencia es cada 60 minutos.

Hace varias paradas, siendo la más céntrica de ellas Casa Voyagers desde donde, como te hemos comentado, puedes coger el tranvía. No dudes en preguntar antes de llegar a tu hotel cuál es la parada más cercana.

Transporte público en Casablanca
Billetes de tren desde el aeropuerto al centro de Casablanca
Transporte público en Casablanca
Andén de Casa Voyagers
Casa Voyagers
Casa Voyagers