Un paseo por los acantilados de Moher (Irlanda)

Considerados como una de las Nuevas Maravillas de la Naturaleza, los Acantilados de Moher atrapan al visitante nada más pisarlos. Con una extensión de casi 10 kilómetros y una altura superior a los 200 metros, estos colosos de la geología provocan un espectáculo sobrecogedor con vistas al Océano Atlántico.

¿Cómo ir desde Galway a los acantilados de Moher en autocar?

Hay diferentes tours que salen a diario desde Galway hacia los bellísimos acantilados de Moher. Cliffs of Moher Day Tour, por 30 euros, hace un recorrido de lo más interesante. Con varias paradas en el camino para conocer la Irlanda profunda, alguno de sus castillos y el Condado de Clare.

Saliendo del puerto de Galway, descubrimos esa parte de Irlanda tan única, mezcla de costa y campo, castillos y granjas, barcos y vacas. La distancia de Galway a los acantilados de Moher es de unos 75 km.

Acantilados de Moher
Condado de Clare

Parada obligada es Doolin, el último pueblo antes de llegar a los acantilados de Moher. Allí recomendamos reponer fuerzas en una taberna que parece sacada de una película de Ken Loach. De nombre Gus O’Connor, ofrece un variado menú del que escogimos su tartaleta de queso de cabra sobre ensalada y su estofado irlandés regado con cerveza Guinness.

Tartaleta de queso de cabra sobre ensalada
Tartaleta de queso de cabra sobre ensalada
Estofado irlandés a la Guinness
Estofado irlandés a la Guinness

En esta localidad uno puede preguntar si hay disponible algún barco para hacer la excursión desde el mar. Aunque nosotros preferimos hacerla a través de los senderos que salen del cercano centro de visitantes, a un lado y otro de la Torre O’Brien. Recomendamos ir con calzado apropiado para parajes embarrados y ropa impermeable, ya que la constante lluvia convierte el camino en una senda peligrosa.

Acantilados de Moher

¡Cuidado con los golpes de viento!

Si vais con niños, no los perdáis de vista. Seguid las instrucciones y no hagáis fotos cuya posición conlleve asomarse demasiado al precipicio. Parece imposible que viváis para contarlo si el viento cambia de repente. Por si fuera poco, os toparéis cada cierta distancia con carteles de la ONG Samaritans’, que trabaja para evitar que potenciales suicidas lleven a cabo su fatal decisión de arrojarse al vacío.

No dejéis de ir al Centro de Visitantes de los acantilados de Moher para entender cómo se formaron y admirar su exposición. También servirá para entrar en calor -el tiempo suele ser muy desagradable- y comer algo en su cafetería.

Acantilados de Moher

Queremos cerrar esta entrada con una visión más optimista, así que no dudéis en conocer esta zona de alta protección medioambiental -según la Unesco– y que da cobijo a miles de aves en sus procesos migratorios, siendo los frailecillos de pico rojo los más fáciles de observar en la época más cálida del año.

8 comentarios sobre “Un paseo por los acantilados de Moher (Irlanda)

    1. Es realmente espectacular Alberto y ojo porque también se pueden explorar desde abajo en una barcaza que hay para tal efecto en el puerto más cercano.

    1. Merece la pena conocer los acantilados, por lo que vimos incluso se puede hacer la excursión en viaje organizado desde Dublín. Gracias a los Globellers por leernos y comentar.

  1. Nosotros estuvimos hace unos años, ¡y nos encantaron! Teníamos poco tiempo, así que también fuimos en una excursión organizada desde Galway, y también paramos a comer en Doolin. La verdad es que, de cerca, impresionan muchísimo…

    Un saludo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.