Plaza Jemaa el Fna (Marrakech), 10 imprescindibles

La Plaza Jemaa el Fna es el lugar más famoso que ver en Marrakech. Situada a escados metros de la mezquita Kutubía, está rodeada de zocos clasificados por su actividad principal.

En sus aldeaños encontrarás decenas de restaurantes, además de cafés con grandes terrazas y tiendas de recuerdos. Desde 2008, el centro neurálgico de esta ciudad de Marruecos forma parte de la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Descubre nuestros 10 imprescindibles en la Plaza Jemaa el Fna.

Plaza Jemaa el Fna

1. Beber un zumo de naranja recién exprimido por 40 dirhams (unos 40 céntimos de euro). Y darte cuenta de los ridículos precios que solemos pagar en España, a menudo diez veces más.

2. Hacerse un tatuaje con henna. Suelen permanecer en la piel alrededor de dos semanas.

3. ‘Disfrutar’ con los encantadores de serpientes. Y con los contadores de cuentos e historias, vendedores de todo tipo, acróbatas, aguadores, bailarines…

4. Cenar en el puesto 14 una deliciosa ensalada de berenjenas, calamares, pescado a la romana y pimientos fritos. Rodeados de lugareños, sin cubiertos ni servilletas. Todo ello, con un par de refrescos, por menos de 10 euros.

Ensalada de berenjenas
Pescado a la romana

5. Tomar un café en alguna de las terrazas con vistas panorámicas de la plaza.

6. Saborear un té a la menta con ‘ladrillo’ de azúcar incluido. Y tener energía para el resto del día.

Plaza Jemaa el Fna

7. Comprar un precioso farolillo de latón para adornar el balcón en las noches de verano o una botellita del afamado Aceite de Argán. No te olvides de regatear o les parecerá mal.

8. Escuchar música tradicional en directo.

9. Hacerse una foto con alguno de los simpáticos monos que pululan de la mano de sus dueños.

10. Disfrutar, solo con pisarla, de una de las plazas con más vida de África.

Farolillos de latón

¿Conoces la Plaza Jemaa el Fna? ¿Hay más cosas que nos recomiendes hacer?

2 comentarios sobre “Plaza Jemaa el Fna (Marrakech), 10 imprescindibles

  1. Un ejemplo: en el bar en el que solía desayunar estos días de vacaciones un desayuno normal (café con leche y tostadas) costaba 2,40 euros; pero un zumo de naranja, en un vaso pequeño de apenas 20 cl. justitos, salía por 2,30 €. Casi tanto como el desayuno entero. Pregunté en el bar de al lado: desayuno, 2,50 €; zumo de naranja, otros 2,50 €.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.