Los Murales de Belfast, una visita imprescindible en Irlanda del Norte

Normas murales Belfast

Referencia mundial en el denominado “muralismo político”, representan la historia del conflicto localizado en Irlanda del Norte. Más conocido como The Troubles, ha causado la muerte a unas 4.000 personas en el último medio siglo. Recorremos los Murales de Belfast.

Calles del oeste de Belfast
Calles del oeste de Belfast
Nombres víctimas Belfast
Nombres de algunas víctimas

Desde la década de los 70 se contabilizan cerca de 2.000 murales en las calles de la ciudad de Belfast, epicentro del enfrentamiento político irlandés. Cada bando tiene los suyos, pero también puedes encontrar pinturas que simbolizan otras luchas internacionales.

Guernika Belfast
Pintura del Guernika

Una ruta que comienza en Falls Road

Recomendamos comenzar la visita a los Murales de Belfast por Falls Road. Y ver, así, la sede del Sinn Féin o las dos barriadas separadas por un impresionante muro repleto de alambradas y cámaras. Continuar por Shankill Road, la zona unionista. Y terminar en New Lodge Road. Nosotros, al finalizar el trayecto, nos tomamos una pinta en el Boyles Bar, todo un clásico en este distrito.

Falls Road
Uno de los impresionantes muros

Desde la “tensa” calma surgida a partir de los acuerdos de 1998, los barrios que acogen esta colección de grafitis son un reclamo turístico impensable en otra época. Algunas de las pintadas más ofensivas fueron borradas recientemente.

Falls Road Belfast Irlanda del Norte
Con el número del taxi arriba

Los protagonistas mayoritarios de los murales son históricos integrantes de los dos grupos paramilitares antagónicos (el IRA y la UVF). Además de una considerable representación de víctimas en cada lado.

Homenaje a Bobby Sands
Homenaje a Bobby Sands

Aunque se puede llegar a pie desde el centro, existe la opción de montarse en uno de los numerosos taxis cuyo conductor hace las veces de experimentado guía por los Murales de Belfast. Esta alternativa es muy recomendable si todavía os impone este antiguo territorio de guerra.

Normas murales Belfast
Algunas normas en los murales

Sed respetuosos, manteneos neutrales y observad a cada paso qué zona estáis pisando, si la republicana y católica con sus verdes, blancos y naranjas, o la unionista y protestante de blanco y rojo.

Bombay Street
Pancarta conmemorativa

Buscad la Madrid Street, adivinad el porqué de su nombre y pensad que en sus aceras se ha derramado más sangre de la que jamás hubieráis imaginado.

Cinco ciudades portuarias para viajar en fin de año

Budapest fin de año

Despedir el año siempre es una buena excusa para conocer nuevas ciudades. En nuestro caso, es ya un clásico viajar en fin de año. Hacia un nuevo destino, con una botella de cava y la vista puesta en un puerto pesquero. Será que somos de secano y nos puede el espíritu marinero. Por este motivo, os vamos a sugerir 5 ciudades portuarias a donde viajar en fin de año.

Ideas para viajar en fin de año

1. Gijón

Cuenta la historia que en las últimas horas de 2009, mientras veíamos el barrio de Cimadevilla desde nuestra habitación, surgió la idea de iniciar esta saga de Nocheviejas viajeras. Nada mejor para viajar en fin de año que adentrarse en alguna de sus innumerables sidrerías. Y probar la famosa fabada y la no menos conocida sidra, asturianas ambas.

Botellas de sidra Gijon

2. Budapest

A finales de 2010, días antes de estrenar este blog, viajamos hasta Budapest, parada obligatoria en el curso del Danubio. Desde el Bastión de los Pescadores podrás observar cómo la nieve cubre en esta época del año la capital húngara y cualquiera de sus 7 islas: Astillero, Margarita, Csepel, Palotai-Sziget, Népsziget, Haros-Sziget, y Sziget Molnár.

Budapest fin de año

3. Viajar en fin de año a Londres

Es un hecho cuando menos curioso la posibilidad de llegar a suelo inglés desde algún puerto del Cantábrico, en uno de los numerosos ferris que unen la Península Ibérica con la Pérfida Albión. Una vez desembarcados en territorio inglés es relativamente fácil dirigirse hacia el corazón del Tamesis para tomar las doce uvas, como nosotros en 2011, en pleno Piccadilly Circus, para ser más exactos.

Viajar en fin de año a Londres

4. Belfast

Después de vivir varias décadas un conflicto de identidad teñido de sangre, la capital de Irlanda del Norte resurge de sus ceniza. Y lo hace para ofrecer al viajero una postal navideña impensable en otra época. Lo pudimos comprobar despidiéndonos del 2012 en Belfast. Y descubriendo, por ejemplo, el mejor fish and chips de esta ciudad. Cuyo puerto albergó la construcción del malogrado Titanic, entre otros honores. Un destino para viajar en fin de año bastante poco conocido.

Viajar en fin de año a Belfast

5. Hamburgo

Cierra esta lista la segunda ciudad más poblada de Alemania. Bañada por el Mar del Norte y con uno de los pocos lagos interiores que existen dentro de un centro urbano. Este destino fue el elegido para viajar en fin de año en 2013. Y lo hicimos navegando por sus canales. Y, también, paseando a orillas del Elba. O comprobando la calidad del pescado que se vende en el mercado de Altona, en Hamburgo.

Puerto de Hamburgo para viajar en fin de año

¿Os gusta viajar en esta época? Estamos deseando que nos recomendéis otras ciudades donde pasar la Nochevieja.

‘Deanes Love Fish’, pequeños bocados en Belfast

El año pasado decidimos pasar la Nochevieja en Belfast. Sí, ya sabemos que no es un destino muy habitual, pero la fecha cuadraba en la ruta que teníamos pensado realizar. Y, además, los altos precios del alojamiento esa noche en Dublín se salían del presupuesto.

Tuvimos una cena de lo más tranquila en el recientemente cerrado Cayenne, pero antes disfrutamos un agradable almuerzo en Deanes Love Fish, un pequeño local aledaño a Deane’s, único restaurante en ostentar una Estrella Michelin hasta hace poco. Situado en Howard’s Street, en pleno corazón de la ciudad. En principio, pensábamos celebrar allí la bienvenida de 2013, pero solo nos ofrecían mesa a las seis de la tarde y teníamos que dejarla en un par de horas para el siguiente turno (otra vez será).

Menú para comer en Belfast por 6,50 libras

Al mediodía ofrece un interesantísimo menú -aunque se trata, en realidad, de un plato- por 6.50 libras. Con pequeños bocados en forma de tostas o cazuelitas. Todos ellos elaborados con excelente materia prima y cuidada presentación. También se puede comer a la carta: ostras en tempura, vieiras a la parrilla, langosta, mejillones, pastel de pescado, hamburguesa de salmón

Aceitunas

Tras unas aceitunas con hierbas de la Provenza, probamos el plato más popular de la gastronomía irlandesa e inglesa, fish&chips, en este caso, con bacalao.

El mejor que probamos en todo el viaje, bueno, creo que en total fueron tres… Excelente el rebozado y el punto del pescado, además de la deliciosa salsa tártara que lo acompañaba. Y un puñado de guisantes con un ligero toque de mantequilla.

Fish and chips Belfast

Marinated sardines on toast and fries, un must. El pan es casero y crujiente. Las sardinas, perfectamente marinadas, se acompañan de patatas fritas y una ensalada de rúcula. Frescas y ligeras.

Marinated sardines on toast and fries

No pudimos resistirnos a probar un Christmas pudding, que en Deanes Love Fish sirven con helado de vainilla.

Christmas pudding

Un blanco del sur de Francia, Coquille D’Oc, nos acompañó en la última comida del año. La carta de vinos es bastante amplia, ya que comparte bodega con el ‘restaurante formal’.

Blanco francés

Como había que celebrar que en unas horas terminaba 2012, y hacía mucho frío en la calle, nos permitimos un par de gin tonics, ya que también dispone de una barra con gran variedad de bebidas.

Gin tonics en Belfast

El servicio y la decoración, con toques marineros, además de la vajilla y los detalle de las mesas, son cuidados y muy esmerados. Más que recomendable para comer en Belfast. Un ‘fast food’, pero con mantel y calidad.