Un paseo por Essaouira (Marruecos)

Essaouira (Esauira en castellano) fue, junto a Casablanca y Marrakech, una de las paradas de nuestro viaje a Marruecos. Con cerca de 70.000 habitantes y una impresionante medina, es conocida con los sobrenombres de ‘La perla del Atlántico’ o ‘La Bella Durmiente’. Refugio de Jimmy Hendrix en los años setenta y escenario de películas como ‘Otelo’, de Orson Welles, o Alejandro Magno, de Ridley Scott, fue también el lugar elegido por ‘Juego de Tronos’ para la grabación de algunos de los capítulos de su tercera temporada.

Essaouira

Durante tres días, recorrimos sus estrechas calles y plazuelas llenas de encanto, coincidiendo con la celebración del Festival Gnaoua, evento más importante de los que se acoge la ciudad. Aquí te damos unos cuantos motivos por los que no debes dejar de visitar Essaouira.

La medina de Essaouira

Catalogada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad desde 2001, Essaouira es el lugar ideal donde alejarse del mundanal ruido por el laberinto de callejuelas que la recorren. Comerciantes, lugareños y turistas se cruzan entre puestos de alfombras, ropas, artículos para practicar surf, herboristerías o pequeños cafés en los que disfrutar de un té a la menta. Un sitio mágico en el que no es difícil perderse, como nos pasó a nosotros. Aunque tomes como referencia la Torre del Reloj, llegará un momento en el que olvidarás si entraste por la izquierda o la derecha.

Essaouira
Esauira
Medina de Essaouira

La Plaza Moulay-Hassan

Aunque está repleta de placitas, la de Moulay-Hassan tiene un encanto especial y es la más animada. Cuenta con un gran número de terrazas en las que descansar para tomar un refresco o, incluso, un almuerzo ligero al sol. Los colores con los que está ‘decorada’, blanco y azul, le dan un toque muy ‘cool’.

Plaza Moulay-Hassan
Plaza Moulay-Hassan

Las playas de Essaouira

Paraíso para los amantes del surf y los deportes naúticos, el fuerte viento que entra desde el Atlántico -y que ha hecho que sea apodada por algunos como ‘La ciudad del viento’- la ha convertido en un destino de lo más hippy. Por lo que no es extraño ver por sus calles jóvenes bronceados con su tabla bajo el brazo. Así como escuelas para aprender a practicar esta y otras actividades relacionadas con la vela y el mar. ¿Te imaginas a adolescentes marroquíes con rastas? Los hay.

Playa de Essaouira

El puerto de Essaouira

El centro neurálgico se encuentra en el puerto. A primera hora de la mañana, los barcos llegan con la mercancía recién pescada que será subastada por la tarde o vendida en pequeños e improvisados tenderetes a pie de calle. No dejes de abrir boca con un zumo de naranja natural recién exprimido por 60 céntimos de euro. O comer en alguno de los pequeños restaurantes colindantes donde puedes elegir las piezas que deseas que te preparen a la parrilla por un precio casi ridículo.

Puerto de Essaouira
Pescado fresco en Essaouira
Puestos de zumos de naranjas
Vendedor de pescados

Las compras

La economía de Essaouira gira en torno a la pesca y el comercio (artesanía, joyería y marquetería), además de la industria textil y maderera. Es el sitio ideal para adquirir una alfombra hecha a mano, deliciosas pashminas u olorosas especias que nos transportarán de nuevo al continente africano cada vez que las utilicemos para cocinar. Aprovecha, también, para comprar aceite de argán puro. Mucho más barato que en España.

Essaouira
Viagra

La gastronomía de Essaouira

Recibe diariamente los pescados más frescos. Por lo que es la especialidad en la mayoría de restaurantes de Essaouira, así como moluscos y mariscos a precios más que interesantes para los turistas españoles. Dos lugares con calidad y buenos precios son Seafood Corner y Zahra’s Grill.

Ensalada de tomate
Ensalada de tomate
Ensalada de boquerones
Ensalada de boquerones
Fritura variada
Fritura variada

¿Cómo ir de Marrakech a Essaouira?

A pesar de que hay autobuses, es bastante complicado encontrar billete a no ser que se compren con bastante antelación. A la misma puerta de la estación, hay decenas de taxistas que se ofrecerán a llevarte por un 20 euros/persona en un coche compartido con otros turistas. El viaje por carretera, de unas dos horas, merece la pena por las imágenes tan chocantes que regala. Como las cabras trepadoras de árboles en la zona de Argán. Además de alimentarse de las hojas, dada la escasez de hierba que hay en esta zona de Marruecos, escupen las semillas que servirán para elaborar el afamado aceite de Argán.

A la vuelta regresamos en un cómodo autobús, aunque el trayecto se nos hizo bastante más pesado: unas cuatro horas por algo más de 10 euros por pasajero.

Esauira
Esauira

¿Dónde dormir en Essaouira?

Como buena villa turística, hay un puñado de hoteles en los que alojarse. Nosotros elegimos el Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa, un cinco estrellas Gran Lujo que nos enamoró (desde 175 euros la noche con desayuno). Pero hay opciones más económicas y típicos riads.

Esauira

¿Has estado en esta ciudad de Marruecos? ¿Nos recomiendas otros lugares de este fascinante país?

Hotel Husa Casablanca Plaza (Marruecos)

Nuestra primera toma de contacto con los hoteles de Marruecos no pudo ser mejor. El Husa Casablanca Plaza se encuentra ubicado en el centro, muy cerca de la Medina y enfrente de una de las paradas del tranvía que recorre la ciudad. Es un cinco estrellas con todo lo necesario para relajarse tras un día de turismo, con habitaciones insonorizadas (menos mal) y decoradas al estilo contemporáneo con mucho gusto. Ofrece un spa de pago con sauna, hammam, servicio de masajes y tratamientos de belleza.

Husa Casablanca
Cama del Husa Casablanca

Husa Casablanca
Cuarto de baño del Husa Casablanca

Husa Casablanca
Bañera del Husa Casablanca

Seguir leyendo «Hotel Husa Casablanca Plaza (Marruecos)»

La Mezquita de Hassan II (Casablanca)

La Mezquita de Hassan II es uno de los edificios más imponentes de Marruecos, divisable desde cualquier punto de la ciudad de Casablanca. Su interior es lugar de culto y sus aledaños, de encuentro y ocio asequible: un baño a la orilla del mar -sólo para ellos-, puestas de sol mientras se degusta una mazorca de maíz asada o unos caracoles al vapor, pesca con caña o un paseo en el que quizás puedas coger la mano a tu ser amado, lejos de miradas inquisitorias.

Mezquita de Hassan II

Aquí te contamos algunas curiosidades sobre la Mezquita de Hassan II:

– En su construcción, para la que se emplearon ocho años, trabajaron más de 2.500 obreros y cerca de 10.000 artesanos.

– Tuvo un coste de más de 500 millones de euros, por lo que fue muy criticada. Además, en el lugar donde se ubica existía un barrio de chabolas que fueron derribadas sin compensar económicamente a sus inquilinos.

– Sus descomunales dimensiones hacen que pueda albergar a más de 100.000 personas: 80.000 en su interior y 25.000 en la sala de oraciones.

– Fue diseñada por el francés Michel Pinseau y su emplazamiento, sobre terrenos ganados al mar, es debido a unos versos del Corán que rezan que ‘el trono de Dios se erigirá sobre las aguas’.

– Está dotada de las últimas tecnologías, como resistencia a terremotos, puertas hidraúlicas, techo automático y corredizo o suelo con calefacción. Dispone, además, de aparcamiento subterráneo y dos hammans.

– Es el edificio más alto del país, ya que su minarete -en cuya punta hay un láser que apunta a La Meca- tiene una altura de casi 200 metros. Es, además, el templo musulmán de mayor altura en el mundo y el segundo en capacidad. Seguir leyendo «La Mezquita de Hassan II (Casablanca)»

‘Rick’s Café’ (Casablanca)

¿Quién no ha visto ‘Casablanca’? ¿Quién no ha deseado vivir una historia de amor como la de Ingrid Bergman y Humphrey Bogart en esta mítica película? Eso mismo pensó Kathy Kriger, una diplomática norteamericana que durante su andadura profesional en Marruecos decidió reconvertir un antiguo riad en ‘Rick’s Café’, el restaurante donde transcurre la película.

Rick's Café

En realidad, ésta fue rodada en Los Ángeles y ninguno de los protagonistas pisó la ciudad africana, pero ha conseguido que su negocio se convierta en reclamo para turistas y extranjeros desplazados en Casablanca por motivos de trabajo.

Su barra, en la que también es posible cenar, invita a tomar un cóctel: Vodka Martini para mí y Tequila Sunrise para J. Como aperitivo sirven aceitunas aliñadas y frutos secos.

Rick's Café

La carta es bastante escueta, con 5 ó 6 opciones de entrantes, carnes y pescados a unos 15 euros cada plato. Son raciones generosas y muy bien presentadas.

Winter salad with pear, roquefort and walnuts, una deliciosa y fresca ensalada de espinacas con fresas, cerezas, pera, queso Roquefort y nueces. Seguir leyendo «‘Rick’s Café’ (Casablanca)»

‘L’Ateliers aux Arômes’ (Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa)

Ya os hemos hablado del Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa, el excelente hotel en el que nos alojamos en la ciudad costera durante el Dátil Trip. Quedó pendiente explicaros la gastronomía que ofrecen en sus cuatro restaurantes. Os contaremos nuestra experiencia en tres de ellos, ya que nos quedó uno por probar, ‘Le Cafe Kasbah’, pero nos dio pereza porque se trataba de un bufet libre y la verdad es que nos somos muy aficionados a ellos.

‘L’Atlantique’ está especializado en mariscos y pescados a la plancha que sirven diariamente desde el puerto de Essaouira. Decorado en tonos azules y blancos es una opción más que interesante para comer por unos 20 euros/persona.

Aperitivos y pan

Tartaleta con queso de cabra, verduras y paté de olivas

Seguir leyendo «‘L’Ateliers aux Arômes’ (Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa)»

Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa (Marruecos)

Decir Sofitel es pensar en lujo. La cadena francesa, de la que dependen también Novotel e Ibis, cuenta en Essaouira con un elegante hotel de cinco estrellas situado en el corazón del complejo de Mogador, el Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa.

La decoración de las habitaciones, en vivos colores y madera arabesca, corre a cargo de Didier Gomez y rezuma buen gusto y elegancia. Todas ellas cuentan con fantásticas vistas al mar y al campo de golf diseñado por Gary Player. No les falta ni un detalle: cama amplia y mullida, carta de almohadas, cuarto de baño con ducha de cascada y aseo independiente, cafetera Nespresso, minibar gratuito, vestidor, bañera… El precio, desde 175 euros la noche, con desayuno.

Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa
Dormitorio

Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa
Baño

Seguir leyendo «Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa (Marruecos)»

‘Ostréa’ (Casablanca)

Una de las cosas que más nos gusta cuando salimos de España es conocer lo mejor posible la gastronomía del país que visitamos. Italia o Irlanda son un buen ejemplo de que hay vida más allá de la pasta o el Irish stew y también quisimos profundizar en la comida marroquí aparte del cuscús o el tagine.

Especialidad en pescados y mariscos frescos

Paseando por el puerto encontramos Ostréa, uno de los restaurantes en Casablanca especializados en pescados y mariscos frescos que se descargan desde los barcos amarrados casi enfrente del establecimiento. Dispone de dos comedores, elegantes e íntimos, desde los que se puede divisar a lo lejos la espectacular Mezquita de Hassan II, iluminada de noche. Nos gustó tanto su carta y el amable servicio que repetimos en dos ocasiones.

Ostréa

Tras untar pan con mantequilla y un fantástico tapenade, pedimos ambos días carpaccio de pez lobo. Un plato finísimo y con un tipo de pescado muy suave que nunca habíamos probado.

Carpaccio de pez lobo

Probamos los dos tartares de la carta, de salmón y de atún, con buen corte, pero con exceso de limón, que mataba un poco el sabor del pescado. Aun así resultan frescos y muy agradables al paladar.

Tartar de salmón
Ostréa

Mejillones a la provenzal, pequeños, pero con un gusto muy bueno, al igual que la sabrosa salsa.

Ostréa

Fritura de pescado, con calamares, gambas, pescadillas y gallitos, en su punto y recién hecha.

Fritura de pescado

Camarones al pil pil, con el picante justo y una rica salsa para mojar pan.

Camarones al pil pil

Calamares a la plancha, con arroz blanco de guarnición y el toque ideal del tomate al horno.

Ostréa

La última noche, Jota no pudo resistirse a pedir una fuente de ostras, una de las especialidades de la casa. Eran las de tamaño medio y, según él, estaban frescas y deliciosas.

Ostras en Ostréa

Además de la gran variedad de propuestas gastronómicas, dispone de una más que interesante carta de vinos. Uno de los descubrimiento más interesantes del Dátil Trip fueron los blancos, tintos y grises nacionales, que nos sorprendieron por su variedad y sabor. Estos son los tres vinos marroquíes que probamos en Ostrea.

Vino blanco marroquí
Vino blanco marroquí
Vino blanco marroquí

El precio medio del cubierto es de unos 35 euros por persona (incluido el vino, que no baja de 20 euros por botella).

Riad Abracadabra (Marrakech)

En 2007, Inés y Bruno, dos primos catalanes, compraron un pequeño palacio donde anteriormente había vivido una familia de aristócratas marroquíes. Tras dos años de restauración, que pueden verse a golpe de foto en varios álbumes de obligado visionado durante la estancia,  abrieron al público en junio de 2009 el Riad Abracadabra, a cinco minutos a pie de la bulliciosa Plaza Jermaa el Fna, en Marrakech.

Alrededor de un patio que enamora a primera vista -sobre todo, de noche y a la luz de las velas, con el único sonido de su fuente central-, se distribuyen 8 habitaciones, para 2, 3 ó 4 personas, éstas últimas con salita, vestidor y biblioteca, donde se ha cuidado hasta el último detalle: mullidas y amplias camas, ventanas con rejillas mozárabes, alfombras bereberes, agua y dulces caseros de bienvenida,…

Cama

Detalle del bordado

Los cuartos de baño, realizados en cemento pulido artesanal que los hace excepcionalmente limpios, cuentan con una zona de ducha de auténtico ensueño en la que puedes incluso sentarte mientras sientes el frescor del agua caer sobre tu cuerpo; geles y jabones con embriagador perfume de jazmín; esponjosas toallas y albornoces bordados con el anagrama del establecimiento; unas preciosas babuchas serigrafiadas que te invitan a llevarte y aseo independiente. Seguir leyendo «Riad Abracadabra (Marrakech)»

Cómo moverse en transporte público por Casablanca

Casablanca puede resultar una ciudad complicada en transporte público si no se tienen las nociones básicas, como nos ocurrió durante la primera noche del Dátil Trip. Aquí tienes todas las opciones posibles para moverte por esta ciudad marroquí.

Transporte público en Casablanca: taxi

Esta alternativa no es del todo mala, pero si te da pereza tener que regatear hasta el cansancio con los conductores, como nos ocurre a nosotros, olvídate. Hay dos tipos: los pequeños, de color rojo (casi todos Peugeot 205), viejos y destartalados. Si llevas una maleta grande tendrás que ubicarla en el asiento del copiloto, así que si sóis 2 personas se complica. El trayecto no debería costarte más de 30 dirhams a no ser que se trate de una distancia muy, muy larga. En principio, no admiten más de 3 pasajeros. Recuerda siempre fijar el precio en el momento de subirte al vehículo, ya que si no te cobrarán lo que les dé la gana (muchas veces amparándose en no tener cambio para darte).

Los taxis grandes son de color blanco (o casi) y suelen ser Mercedes también bastante antiguos. El precio por carrera es mayor, pero merece la pena si sóis un pequeño grupo o lleváis equipaje abultado.

Taxis en Casablanca

Transporte público en Casablanca: tranvía

Lo cogimos un poco a la aventura en la puerta de nuestro hotel, ya que no habíamos leído nada al respecto en ninguna guía o blog. Es rápido, cómodo y une la ciudad casi de punta a punta. Se inauguró en diciembre de 2012, por lo que es bastante nuevo y, además, dispone de aire acondicionado. Los billetes se sacan en unas máquinas situadas fuera de cada parada y cuestan 6,5 dirhams. Atiende a unos 250.000 viajeros diarios en 48 estaciones. Además, funciona desde las 5,30 a las 23,30. Si llegas desde el aeropuerto a Casa Voyagers es la mejor manera de moverte a cualquier punto de Casablanca. Un descubrimiento.

Tranvía
Billete para dos personas
Máquinas expendedoras en la Plaza de las Naciones Unidas
casablanca-map
Plano del tranvía de Marruecos

Transporte público en Casablanca: autobús

No lo llegamos a probar, pero sólo con ver su aspecto lo entenderías.

Cómo llegar desde el aeropuerto de Casablanca al centro de la ciudad

El tren resulta la manera más sencilla y barata, aunque nada más traspasar la puerta de llegada te asaltarán decenas de taxistas (legales y no) para ofrecerte sus servicios. Busca el símbolo que indica la estación de ferrocarril. Tienes que bajar unas escaleras automáticas y comprar tu billete en taquilla (suele haber solo una persona atendiendo, por lo que se forma bastante cola) o en una máquina expendedora por 40 dirhams. Dependiendo de la hora puede tocarte un tren más o menos viejo. Nosotros hicimos la ida en uno que se caía a pedazos, pero la vuelta en uno más moderno y con asientos muy cómodos, además de estar refrigerado. La frecuencia es cada 60 minutos.

Hace varias paradas, siendo la más céntrica de ellas Casa Voyagers desde donde, como te hemos comentado, puedes coger el tranvía. No dudes en preguntar antes de llegar a tu hotel cuál es la parada más cercana.

Billetes de tren desde el aeropuerto al centro de Casablanca
Andén de Casa Voyagers
Casa Voyagers

Plaza Jemaa el Fna (Marrakech), 10 imprescindibles

La Plaza Jemaa el Fna es el lugar más famoso que ver en Marrakech. Situada a escados metros de la mezquita Kutubía, está rodeada de zocos clasificados por su actividad principal.

En sus aldeaños encontrarás decenas de restaurantes, además de cafés con grandes terrazas y tiendas de recuerdos. Desde 2008, el centro neurálgico de esta ciudad de Marruecos forma parte de la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Descubre nuestros 10 imprescindibles en la Plaza Jemaa el Fna.

Plaza Jemaa el Fna

1. Beber un zumo de naranja recién exprimido por 40 dirhams (unos 40 céntimos de euro). Y darte cuenta de los ridículos precios que solemos pagar en España, a menudo diez veces más.

2. Hacerse un tatuaje con henna. Suelen permanecer en la piel alrededor de dos semanas.

3. ‘Disfrutar’ con los encantadores de serpientes. Y con los contadores de cuentos e historias, vendedores de todo tipo, acróbatas, aguadores, bailarines…

4. Cenar en el puesto 14 una deliciosa ensalada de berenjenas, calamares, pescado a la romana y pimientos fritos. Rodeados de lugareños, sin cubiertos ni servilletas. Todo ello, con un par de refrescos, por menos de 10 euros.

Ensalada de berenjenas
Pescado a la romana

5. Tomar un café en alguna de las terrazas con vistas panorámicas de la plaza.

6. Saborear un té a la menta con ‘ladrillo’ de azúcar incluido. Y tener energía para el resto del día.

Plaza Jemaa el Fna

7. Comprar un precioso farolillo de latón para adornar el balcón en las noches de verano o una botellita del afamado Aceite de Argán. No te olvides de regatear o les parecerá mal.

8. Escuchar música tradicional en directo.

9. Hacerse una foto con alguno de los simpáticos monos que pululan de la mano de sus dueños.

10. Disfrutar, solo con pisarla, de una de las plazas con más vida de África.

Farolillos de latón

¿Conoces la Plaza Jemaa el Fna? ¿Hay más cosas que nos recomiendes hacer?