Rotterdam es uno de esos lugares que rebosa encanto mires donde mires. Con el mayor puerto de Europa, segundo del mundo tras el de Shanghai, y una población superior al medio millón de habitantes, sufrió un bombardeo en 1940 que dejó 800 muertos y a más de 80.000 personas sin hogar. La posterior ocupación nazi forma también parte de la historia de una ciudad cómoda para recorrer a pie en un par de días con la tranquilidad que conlleva el slow travel. A continuación, os contamos lo que dieron de sí nuestras 72 horas en Rotterdam disfrutando de grandes contrastes arquitectónicos y buena gastronomía, sin ningún tipo de estrés.

Rotterdam

Delfshaven

Ayuntamiento: uno de los pocos edificios que sobrevivió al bombardeo de 1940. Este edificio modernista, con influencias románicas, bizantinas y art decó, fue construido en torno a un jardín interior al que se puede acceder y es sede de la oficina del alcalde de Rotterdam.

Rotterdam

Ayuntamiento de Rotterdam

Calypso: 407 apartamentos de lujo repartidos en 22 plantas en un espectacular edificio de 2012 que, por el diseño de su fachada, da la sensación de estar en movimiento.

Rotterdam

Edificio Calypso

Casas Cubo: diseñadas por Piet Blom entre 1982 y 1984, y también llamadas Blaakse Bos, componen uno de los puntos más originales y fotografiados de la ciudad. El arquitecto giró 45 grados los 42 cubos que las forman y los colocó sobre pilares con forma hexagonal. Todas ellas están habitadas y una de ellas es visitable, previo pago de 3 euros. Y, para aquellos que se aventuren a compartir cama, el albergue Stayokay ofrece la posibilidad de alojarse en el emblemático edificio.

Rotterdam

Casas Cubo

Coffee shops: fumar marihuana no es ilegal en Rotterdam, aunque sólo puede hacerse en los denominados coffee shops, donde se compran los ‘cigarrillos’ ya preparados o, en su defecto, semillas de última generación para su cultivo ‘privado’.

Rotterdam

Producto en un coffee shop en Rotterdam

Delfshaven: el barrio más pintoresco de Rotterdam enamora a primera vista. Fue el único que no sufrió las consecuencias del bombardeo de 1940 y, en la actualidad, conserva todo el encanto que aportan las casas típicas holandesas y los canales que atraviesan sus calles. La foto de esta lluviosa jornada está sacada desde De Pelgrim, única fábrica de cerveza de la ciudad.

Rotterdam

Casas en Delfshaven

De Rotterdam: diseñado por Rem Koolhaas en 1998, es uno de los edificios más espectaculares de la ciudad y, en su interior, alberga un hotel, además de oficinas, tiendas, restaurantes, espacios para exposiciones y conferencias. Sus tres torres, de 150 metros de altura, 44 plantas y unidas entre sí, forman una ‘ciudad vertical’. Desde su terraza, abierta sólo en verano, puede contemplarse una de las más bellas vistas de Rotterdam.

Rotterdam

De Rotterdam

Edificio Lápiz: situado junto a las Casas Cubo y frente al Markthal, recibe su nombre por la curiosa forma que tiene, que recuerda a un grueso lápiz.

Rotterdam

Edificio Lápiz

Erasmo de Rotterdam: nacido en Rotterdam en 1466, fue uno de los representantes del humanismo y símbolo de la ciudad. Su estatua es la más antigua de Holanda.

Rotterdam

Erasmo de Rotterdam

Estación Central: recientemente reformada, conserva algunos elementos del antiguo edificio, originario de 1957, como el reloj de la fachada o las letras Centraal Station. Con un volumen superior a los 100.000 usuarios diarios para viajar en tren, metro, tranvía o autobús, es una de las estaciones más importantes de los Países Bajos. En su interior, se encuentra una oficina de información turística. Impresionante, se mire por donde se mire.

Rotterdam

La Estación Central, fotografiada desde The Manhattan Hotel y con mi iPhone

Euromast: el mirador más alto de Holanda fue diseñado en 1960 para la exposición mundial de jardinería Floriade y, desde hace algunos años, es reseñable su restaurante con vistas panorámicas de la ciudad, al que se accede mediante un ascensor giratorio.

Rotterdam

La Euromast, el pirulí holandés, a lo lejos

Hotel New York: la antigua sede de la línea Holland Amerika es hoy en día un hotel-restaurante donde se ha respetado el ambiente de principios del siglo XX y los detalles relacionados con la navegación. Perfecto para tomar un café o el té vespertino mientras se contempla el puerto y se imaginan las historias de aquellos que se aventuraban a cruzar el Atlántico en busca del sueño americano.

Rotterdam

Hotel New York

Las Palmas: el antiguo taller de la línea Holland Amerika fue restaurado en 2005 y, en la actualidad, es sede del Nederlands Fotomuseum, entre otros.

Rotterdam

Las Palmas

Linjbaan: la principal calle de compras de Rotterdam fue abierta en 1953 convirtiéndose en la primera rúa comercial y peatonal de Europa. Está totalmente libre de coches, lo que supone una delicia para los amantes del shopping que pueden deambular de tienda en tienda los 7 días de la semana sin miedo a ser atropellados.

Rotterdam

Calle de Linjbaan

Maastoren: sus 164 metros de altura lo convierten en el edificio más alto de Holanda y, su construcción, en uno de los más innovadores del mundo, ya que posee un sistema de almacenamiento de calor y frío basado en la temperatura del agua del río Mosa.

Rotterdam

Maastoren

Markthal: tras casi 10 años de proyecto, en diciembre del año pasado abrió sus puertas este mercado cubierto, uno de los más espectaculares del mundo con casi un centenar de puestos de comida, más de 20 tiendas, 8 restaurantes y un supermercado. Pero lo que hace realmente especial a Markthal es que, en su parte superior, se han construido 228 viviendas, muchas de ellas con vistas a su patio central. En su interior, un impresionante mural digital de 11.000 metros cuadrados y 4.500 piezas de aluminio, obra de Arno Coenen e Iris Roskam.

Rotterdam

Markthal

Museo Boijmans Van Beuningen (15 euros): una de las pinacotecas más antiguas de Holanda, cuyo nombre hace referencia a los dos personajes que donaron su colección de arte a la ciudad, el jurista Boijmans y el coleccionista Van Beuningen. De sus paredes cuelgan cuadros de Dalí, Rubens, Van Gogh, Tintoretto o El Bosco.

Rotterdam

Pintura en el Museo Boijmans Van Beuningen

Museo de la Fotografía (9 euros): una de las mejores maneras de conocer la historia más reciente de Holanda es visitando este museo donde se exhiben y almacenan tres millones de negativos, diapositivas y grabados. Pone a disposición del visitante un área con instalaciones interactivas en la que sentirse como un auténtico profesional y, como es razonable, sólo pueden hacerse fotografías de las zonas comunes.

Rotterdam

Museo de la Fotografía

Puente de Erasmo: el icono de la ciudad, con más de 800 metros de largo, que une el norte de Rotterdam con la parte sur. Es obra del diseñador Ben van Berkel y se inauguró en 1996.

Rotterdam

Puente de Erasmo

Puerto marítimo: el puerto más grande de Europa, ubicado en las confluencias de los ríos Mosa y Rin, es inabarcable a pie, por lo que una de las mejores formas de recorrerlo es a bordo del Spido. Durante 75 minutos, y por 12 euros, este crucero permite contemplar uno de los centros neurálgicos de las conexiones marítimas de nuestro continente mientras de disfruta de una copa de merlot.

Rotterdam

Merlot con vistas al puerto de Rotterdam

Toren op Zuid: su fachada se inclina con los cables del puente Erasmo imitando a la torre de Pisa y, mediante 900 bombillas en forma de baldosas, ofrece una especie de noticiario luminosos en el que pueden verse textos e imágenes.

Rotterdam

Toren op Zuid

¿Cómo ahorrar en tu visita a Rotterdam?

La Rotterdam Welcome Card ofrece descuentos de un mínimo del 25% en más de 50 atracciones, museos y restaurantes, además de viajes ilimitados en la red de tranvía, metro y autobuses de RET durante 1, 2 ó 3 días. Muy recomendable si, como a nosotros, te coincide con un clima que invita a todo, menos a caminar.

Dónde comer y beber en Rotterdam

Rotterdam

‘Bierhandel De Pijp ‘

Rotterdam

Stewed beef with red cabbage and sautéed potatoes

‘Bierhandel De Pijp’ (Gaffelstraat 90): puede que se trata del lugar más auténtico de todo Rotterdam. Aunque su aspecto exterior invita a pasar de largo, su interior enamora desde el primer minuto. Paredes forradas de madera donde reposan cientos de corbatas que los clientes han ido dejando a lo largo de sus más de cien años de andadura, largas mesas corridas y bancos que se comparten con otros comensales, cocina vista y una carta escueta, pero con interesantes sugerencias como OstrasMejillonesrebozados, Paté de oca o un apetitoso plato holandés,Steewed beef with cabbage and sautéed potatoes, además de una decena de vinos.

Rotterdam

Cervezas en el barrio antiguo de Rotterdam

Cafe De Oude Sluis (Havenstraat, 7a): en la zona antigua de la ciudad, Delfshaven, sobre el pequeño canal que la atraviesa, se localiza este café-taberna donde disfrutar de alguna de las 30 cervezas que ofrece. Merece la pena echar un vistazo al bello edificio en el que se encuentra, cuya galería -por desgracia, habilitada para fumadores- da la sensación de estar suspendida sobre el agua (podéis verlo en la primera foto de este post).

Rotterdam

Sopa de pollo y vegetales

Rotterdam

Fideos con verduras y gambas

Cocina indonesia: la gastronomía holandesa posee un extenso abanico de platos indonesios, afición que ha perdurado desde el antiguo imperio colonial. Son muchos los restaurantes que hacen guiños a este tipo de cocina asiática en sus cartas y bastante amplio el número de locales especializados sólo en ella.

Rotterdam

Máquinas expendedoras de Febo

Rotterdam

¡Hola!

Febo (distintas localizaciones): aunque su calidad no es especialmente relevante, se trata de una de las alternativas gastronómicas más curiosas de la ciudad. Febo es una cadena holandesa con más de 60 locales en todo el país donde la comida se extrae directamente de máquinas expendedoras a través de pequeñas ventanas. Detrás de ellas pueden verse a los cocineros que se encargan de su preparación y de reponer rápidamente el producto que se consume. Croquetas de pollo o pescado, patatas fritas o, incluso, hamburguesas, lo más demandado.

Rotterdam

Sopa de calabaza, en ‘Pelgrim Bar’

Rotterdam

Tortilla de queso, en ‘Pelgrim Bar’

Pelgrim Bar (Aelbrechtskolk 12): el acogedor bar de la única fábrica de cerveza de la ciudad ofrece una degustación de cervezas artesanas y la posibilidad de tomar algún bocado rápido en forma de tortilla o sopa del día. Muy recomedables las croquetas de camarones.

Rotterdam

Aperitivos en ‘Fred’

Rotterdam

Mesa de quesos en ‘Fred’

Restaurante ‘Fred’ (Honingerdijk 263-265): Fred Mustert es uno de los chefs más reputados de los Países Bajos. Su restaurante homónimo está galardonado con dos Estrellas Michelin y, además de carta, dispone de un único menú degustación de 7 platos, Inspiration, que por 110 euros hace un recorrido por los mejores productos de temporada tratados de manera exquisita y servidos por un equipo de profesionales que hacen que la experiencia sea única. Capítulo aparte merece su carro de quesos…

Rotterdam

Embutidos en Markthal

Rotterdam

Variedad de donuts en Markthal

Markthal: además de comprar productos frescos, en Markthal es posible comer en varios de sus casi 100 puestos. Desde pequeños snacks en forma de queso o embutido, hasta pizzas y sushi recién preparado, pasando por todo tipo de dulces. También podemos encontrar 8 restaurantes donde pedir a la carta, destacando un bar de tapas, una hamburguesería y un japonés.

Rotterdam

Jupiler con vistas

Prachtig: situado en el corazón de Rotterdam, con unas bellas vistas a los puentes Erasmo y Willems, es el sitio perfecto para disfrutar de un café o una cerveza antes de coger el Spido que recorre el puerto marítimo. Por la noche, se puede cenar su menú degustación de 3 platos por menos de 30 euros y, a mediodía, ensaladas, sándwiches y hamburguesas, además de una pequeña carta de vinos donde no faltan verdejo o albariño.

Dónde dormir en Rotterdam

Rotterdam

Cama de la habitación executive del Manhattan Hotel

The Manhattan Hotel: situado frente a la Estación Central, en la Millenium Tower, y de reciente apertura, dispone de todas las comodidades de un cinco estrellas. Su ubicación es perfecta para recorrer la ciudad a pie o en tranvía, ya que está cerca de las principales atracciones turísticas. La habitación executive con desayuno incluido y acceso a un exclusivo lounge, desde 175 euros/noche.

2 Responses

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies