Essaouira (Esauira en castellano) fue, junto a Casablanca y Marrakech, una de las paradas del Dátil Trip. Con cerca de 70.000 habitantes y una impresionante medina, es conocida con los sobrenombres de ‘La perla del Atlántico’ o ‘La Bella Durmiente’. Refugio de Jimmy Hendrix en los años setenta y escenario de películas como ‘Otelo’, de Orson Welles, o Alejandro Magno, de Ridley Scott, fue también el lugar elegido por ‘Juego de Tronos’ para la grabación de algunos de los capítulos de su tercera temporada.

Esauira

Pescadores alimentando gaviotas

Durante tres días, recorrimos sus estrechas calles y plazuelas llenas de encanto, coincidiendo con la celebración del Festival Gnaoua, el evento más importante de los que se acoge la ciudad. Aquí te damos unos cuantos motivos por los que no debes dejar de visitar Esauira.

La medina

Catalogada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad desde 2001, Esauira es el lugar ideal donde alejarse del mundanal ruido por el laberinto de callejuelas que la recorren. Comerciantes, lugareños y turistas se cruzan entre puestos de alfombras, ropas, artículos para practicar surf, herboristerías o pequeños cafés en los que disfrutar de un té a la menta. Un sitio mágico en el que no es difícil perderse, como nos pasó a nosotros. Aunque tomes como referencia la Torre del Reloj, llegará un momento en el que olvidarás si entraste por la izquierda o la derecha.

Esauira

Improvisados escaparates en la muralla

Esauira

Calle de la medina de Esauira

Esauira

Tiendas dentro de la medina

La Plaza Moulay-Hassan

Aunque la villa está repleta de placitas, la de Moulay-Hassan tiene un encanto especial y es la más animada, dado el gran número de terrazas en las que descansar para tomar un refresco o, incluso, un almuerzo ligero al sol. Los colores con los que está ‘decorada’, blanco y azul, le dan un toque muy ‘cool’.

Esauira

Plaza Moulay-Hassan

Esauira

¿Descansamos?

Las playas

Paraíso para los amantes del surf y los deportes naúticos, el fuerte viento que entra desde el Atlántico -y que ha hecho que sea apodada por algunos como ‘La ciudad del viento’- la ha convertido en un destino de lo más hippy, por lo que no es extraño ver por sus calles jóvenes bronceados con su tabla bajo el brazo, así como escuelas para aprender a practicar ésta y otras actividades relacionadas con la vela y el mar. ¿Te imaginas a adolescentes marroquíes con rastas? Los hay.

Esauira

Una de las playas de Esauira

Esauira

Entre dos mares…

El puerto

El centro neurálgico de la ciudad se encuentra en el puerto. A primera hora de la mañana, los barcos llegan con la mercancía recién pescada que será subastada por la tarde o vendida en pequeños e improvisados tenderetes a pie de calle. No dejes de abrir boca con un zumo de naranja natural recién exprimido por 60 céntimos de euro o comer en alguno de los pequeños restaurantes colindantes donde puedes elegir las piezas que deseas que te preparen a la parrilla por un precio casi ridículo.

Esauira

Pescadores descansando sobre las redes

Esauira

Puesto de pescado fresco

Esauira

Puestos de venta de zumo de naranja

Las compras

La economía de Esauira gira en torno a la pesca y el comercio (artesanía, joyería y marquetería), además de la industria textil y maderera. Es el sitio ideal para adquirir una alfombra hecha a mano, deliciosas pashminas u olorosas especias que nos transportarán de nuevo al continente africano cada vez que las utilicemos para cocinar.

Esauira

Alfombras artesanasl y vendedor ‘tímido’

Esauira

Diferentes tipos de Viagra

Esauira

Adornos de hojalata

La gastronomía

Esauira recibe diariamente los pescados más frescos, por lo que es la especialidad en la mayoría de restaurantes, así como moluscos y mariscos a precios más que interesantes para los turistas españoles. Nosotros elegimos la terraza con vistas al mar de ‘Le Coquillage’, un sitio correcto donde el único pero era la masiva presencia de felinos, el animal por excelencia de esta ciudad portuaria, además de las gaviotas que campan a sus anchas.

Esauira

Restaurante ‘Le Coquillage’

Esauira

Ensalada de tomate

Esauira

Ensalada de boquerones

Esauira

Fritura variada

¿Cómo llegar a Esauira desde Marrakech?

A pesar de que hay autobuses, es bastante complicado encontrar billete a no ser que se compren con bastante antelación. A la misma puerta de la estación, hay decenas de taxistas que se ofrecerán a llevarte por un 20 euros/persona en un coche compartido con otros turistas. El viaje por carretera, de unas dos horas, merece la pena por las imágenes tan chocantes que regala, como la de las cabras trepadoras de árboles en la zona de Argán. Además de alimentarse de las hojas, dada la escasez de hierba que hay en esta zona de Marruecos, escupen las semillas que servirán para elaborar este afamado aceite.

A la vuelta regresamos en un cómodo autobús, aunque el trayecto se nos hizo bastante más pesado: unas cuatro horas por algo más de 10 euros por pasajero.

Esauira

Cabras trepadoras de Marruecos

Esauira

Carretera de Marrakech a Esauira

¿Dónde dormir en Esauira?

Como buena villa turística, hay un buen puñado de hoteles en los que alojarse. Nosotros elegimos el Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa, un cinco estrellas Gran Lujo que nos enamoró (desde 175 euros la noche con desayuno), pero hay opciones más económicas y típicos riads.

Esauira

Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa

Puedes ver más fotos en nuestra galería de Flickr.

2 Responses

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies