Dublín es una ciudad fascinante y muy recomendable para una escapada de fin de semana ya que, al no ser demasiado grande, es fácil de conocer en 48 ó 72 horas. Nosotros la hemos visitado juntos y por separado, lo que supone dos experiencias totalmente diferentes, pero igual de recomendables.

Dublín

Estatua de James Joyce

Vayas solo o en pareja, aquí te dejamos 22 ideas para no perder detalle de la capital irlandesa, así como el coste de cada una de ellas para que tu presupuesto no se dispare.

1. Desayunar como un lugareño. Alrededor de 5 euros. La mejor manera de afrontar un día de turismo en cualquier ciudad es un buen desayuno pero, además, el irlandés es uno de los más potentes del mundo: baked beans, beicon, huevos, salchichas, black pudding, tostadas, café o té, zumo,… ¡Energía a tope!

Dublín

Desayuno típico irlandés

2. Saint Patrick’s Cathedral. 5.50 euros. Data de 1191 y es la catedral más grande de la iglesia irlandesa. Se construyó junto a un pozo en el que cuentan que San Patricio bautizaba a los que se convertían del paganismo al cristianismo. En mi primera visita, en 2008, no puede resistirme a hacer esta foto con las curiosas razones de un español por las que rezar…

Saint Patrick’s Cathedral

3. Kilmainham Gaol. 6 euros. Es la atracción turística más dura de la ciudad, pero necesaria para conocer la historia del país y el conflicto político que sufrió durante décadas. Sólo se accede a ella mediante una visita guiada en inglés que es aconsejable reservar con antelación. Relatos como el de Joseph Plunkett y Grace Gifford, que contrajeron matrimonio horas antes de que él fuera ejecutado, o la visita al patio donde fueron fusilados algunos de los líderes revolucionarios del 16, no dejan indiferente a nadie.

Dublín

Kilmainham Gaol

4. Guinness Storehouse. 16.50 euros. Su ‘Gravity Bar’, en la séptima planta y con espectaculares vistas de Dublín es, sin duda, el mejor lugar del mundo para beber la cerveza negra, ya que nadie la tira mejor que ellos y está incluida en el precio de la entrada. En un recorrido que puede durar unas cuatro horas, descubrirás la historia de la marca, desde su elaboración a distribución pasando por cómo servir la pinta perfecta. ¿Un consejo? Aprovecha para comer en alguno de sus restaurantes, a ser posible, un delicioso Guinness Irish Stew (11,95 euros).

Dublín

Two pints!

Dublín

Guinnes Irish stew

5. Old Jameson Distillery. 14 euros. Los amantes del whisky no pueden perderse la fábrica de Jameson, donde es posible realizar un tour guiado para conocer al detalle su elaboración, así como prestarse voluntario para una cata. La entrada incluye una degustación que, te aconsejamos, no pidas con zumo de arándanos para no ver la cara del camarero…

6. Estatua de Oscar Wilde. Gratuito. La familia del genial y defenestrado novelista Oscar Wilde vivió hasta 1876 en una residencia de arquitectura georgiana en una de las esquinas de Merrion Square. Frente a ella y algo escondida, rodeada de algunas de sus frases más célebres, se encuentra la estatua del escritor, lugar de culto para amantes de su obra y su figura, como es nuestro caso.

Dublín

Estatua de Oscar Wilde

7. Temple Bar Food MarketGratuito. Su lema reza “Cada sábado, llueva, granice o brille el sol”, así que si tu visita coincide en fin de semana, aprovecha para pasear por un mercado donde saborear lo mejor de la variada gastronomía que ofrece la ciudad, desde Ostras del Condado de Clare a quesos de ovejas de Galway, además de otras propuestas más exóticas como pasteles croatas o un burrito orgánico.

Dublín

Temple Bar Food Market

8. Chester Beatty Library. Gratuito. El mejor museo del país y uno de los más importantes del mundo por la exquisita colección de piezas de cuatro continentes que expone, pertenecientes al magnate minero, Sir Alfred Chester Beatty. Se encuentra en los apacibles jardines del Castillo de Dublín.

9. ‘The Brazen Head’. Inaugurado en 1198, está considerado el pub más antiguo de Irlanda. Conserva el encanto del pasado y por sus mesas han pasado celebridades como Winston Churchill, James Joyce o Michael Collins. Es perfecto para disfrutar una buena pinta (5 euros) o un plato de Mejillones al vino blanco (10.50 euros), así como para escuchar música tradicional.

Dublín

Mejillones al vino blanco en ‘The Brazed Head’

Dublín

‘The Brazed Head’

10. Octagon Bar. El Hotel Clarence, propiedad de Bono y The Edge, cuenta con uno de los bares más tranquilos de Temple Bar, donde es posible beber un delicioso cóctel (8 euros) en un ambiente relajado. Como su propio nombre indica, tiene forma de octógono y dicen que, de vez en cuando, algún miembro de la banda se deja caer por allí.

Dublín

Cócteles en ‘Octogon Bar’

11. Estatua de Molly Malone. Gratuito. Es uno de los símbolos más fotografiados y representa a una joven pescadera de exuberante escote que murió en la calle por culpa de unas fiebres. Se encuentra en la calle Grafton.

Dublín

Molly Malone

13. James Joyce Center. 5 euros. Ideal para los amantes de la obra del novelista más reconocido de la isla, con curiosos objetos que le pertenecieron, así como recreaciones de estancias de la época y la puerta de entrada a la casa del protagonista de su novela más famosa, ‘Ulises’.

14. ‘Elephant&Castle’. No probar las alitas de pollo picantes de este restaurante en Temple Bar Street es como ir a París y no ver el Louvre. Seguro que repetirás… (12.50 euros la cesta de la foto).

Dublín

Alitas de pollo picantes de ‘Elephant&Castle’

15. Museo de los Escritores. 7.50 euros. Aquí se exponen verdaderas joyas, como libros, cartas u objetos personales de James Joyce, Oscar Wilde, Bram Stoker o Samuel Beckett. ¿Un consejo? Hazte con una audioguía para no perder detalle y no dejes de visitar su tienda.

16. Galería Nacional. Gratuito. Con más de 2.500 pinturas y servicio de audioguías sin coste, destaca por sus pinturas del barroco italiano, maestros holandeses como Rembrandt o españoles como Goya, Velázquez y Picasso.

17. ‘Bewley’s Café’. La cafetería más antigua de Dublín, una verdadera institución con una privilegiada ubicación en Grafton Street, donde sentarse a disfrutar de una taza café preparado con mimo o, en su defecto, una pinta de Guinness. La oferta de tartas y pasteles que muestra en sus vitrinas llama la atención hasta de los poco golosos como nosotros.

Dublín

‘Bewley’s Café’

18. Ha’penny Bridge. Gratuito. Hasta 1919 era necesario pagar medio penique para cruzar este puente sobre el río Liffey, de ahí su nombre, además de su curioso forma, similar al canto de dicha moneda.

Dublín

Ha’penny Brigde

19. Stephen’s Green Park. Gratuito. Uno de los pulmones de Dublín y uno de sus bienes más antiguos donde, si el tiempo lo permite, es posible sentarse tranquilamente con un buen libro, dar de comer a los patos que habitan en su enorme lago o ver cómo el actor Gabriel Byrne pasea a su perro.

20. Trinity College. Gratuito. La universidad más antigua de Irlanda y una de las más famosas del mundo fue fundada en 1592 por la reina Isabel I y ocupa una superficie de 190.000 metros cuadrados. Por sus aulas han pasado alumnos tan ilustres como Wilde, Stoker o Beckett.

21. The Spire. Gratuito. Con 120 metros de altura, es considerada la escultura más alta del mundo. Construida en acero inoxidable, se encuentra en la calle O´Connell y fue diseñada por un estudio británico, Ian Ritchie Architects Ltd.

Dublín

The Spire

22. Temple Bar. Gratuito. No vamos a contarte nada nuevo sobre la zona más famosa y canalla de Dublín y, con toda probabilidad, de Irlanda. Pubs, restaurantes, músicos callejeros, despedidas de soltero/a,… En resumen, mucho bullicio y diversión asegurada.

¿Dónde dormir en Dublín?

The Clarence Hotel

Te recomendamos que te alojes en el centro aunque, como te hemos comentado, Dublín es una urbe pequeña y las distancias no son muy largas. Eso sí, los hoteles son caros, en general. Nosotros hemos probado el Temple Bar Hotel (desde 100 euros la habitación individual con desayuno) y The Clarence Hotel (desde 120 euros la doble en solo alojamiento), pero también hay un buen número de hostels o guest houses más económicos.

12 Responses

  1. Muy buenas recomendaciones, yo me quedo con las alitas del Elephant & Castle…brutales!!
    Y añadiría las múltiples casas de apuestas, donde jugarte los cuartos por un galgo, por un equipo de futbol gaélico o por cualquier disciplina deportiva que se os ocurra…y es que en Dublín parece que hay mucho vicio!!

    • Menudas alitas… No vamos a incitar al vicio a nuestros lectores (a menos que alguna casa de apuestas nos patrocine los post, jajajaja). ¡Abrazo!

  2. Geniales las recomendaciones… todas las que mencionas que son gratuitas las tenemos apuntadas en nuestro itinerario para este finde en Dublin, más la visita a la fábrica de Guinness (de la de whisky pasamos porque no nos gusta… puaj). Un saludo! 🙂

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies