En nuestra visita a Zaragoza, y aconsejados por Patricia Sola, nos fuimos de tapas por la zona más famosa de la ciudad, El Tubo, en pleno casco viejo. Comenzamos la ruta en ‘Bodegas Almau’, fundada en 1870, con un montadito de jamón y anchoas y el que últimamente es su pincho estrella, a base de crema de queso, mermelada de tomate, anchoa y virutas de chocolate. La variedad de vinos, algunos embotellados especialmente para ellos, es amplísima y está lleno a todas horas. Procura hacerte fuerte en la barra.

Montaditos en ‘Bodegas Almau’

‘Bodegas Almau’

Continuamos unos metros más abajo en ‘Taberna Doña Casta’, donde su especialidad son las croquetas: de salmón, cuatro quesos, morcilla con vino tinto y piñones, pularda con pollo de corral, arroz con bogavante o de boletus y foie (incluso las hay de chocolate) y los huevos rotos: con jamón, gulas, ajetes,… Nosotros probamos la ‘Taberna Doña Casta’. Grandes y cremosas a 2,50 euros cada una.

‘Taberna Doña Casta’

¿Cuál elegir?

Croquetas en ‘Taberna Doña Casta’

En ‘La Despensa’ no podíamos dejar de probar sus carrilleras. Estaban buenas, pero a más de 4 euros qué menos se puede pedir…

Carrilleras en ‘La Despensa’

Imprescindible también ‘La Republicana’, con sus afamados huevos ‘a la republicana’ y otras propuestas más que apetecibles. Podéis ver el post completo aquí.

Huevos a la republicana en ‘La Republicana’

Terminamos en ‘Papa Mar’ (apenas nos hemos movido 50 metros) con una ‘pelota’, su especialidad junto con las patatas (con salsa brava, tártara, mayonesa, diabólica,…) y los huevos rotos. Cañas bien tiradas y servicio un poco ‘despistado’.

Una ruta interesante aunque, como nos habían advertido, un pelín cara. No os defraudará.

Pelota en ‘Papa Bar’

La pareja formada por Cristina Palacio y David Añaños ha dado vida a ‘Entrebastidores’, un restaurante situado en los bajos del Edificio Trovador, en Zaragoza, que cuida hasta el más mínimo detalle. Cocina moderna, vanguardista e imaginativa y menús sorprendentes e innovadores a un más que razonable precio de 26 euros por persona. ¿Quieres ver todo lo que cenamos los dos paseantes? Más vale que tengas apetito…

Seguir leyendo

Cama de matrimonio

Para los que no disponemos de coche es más que necesario buscar alojamientos que estén céntricos. En una ciudad tan grande como Zaragoza no lo dudamos ni un momento. El hotel Palafox nos ofrecía, por unos 80 euros la noche, una inmejorable situación y la calidad de un cinco estrellas, y muy cerca de la zona de tapas por excelencia, el Tubo.

Nos gustó

– Sin ninguna duda, la cama. Una de las más confortables en las que hemos dormido. Enorme y con excelentes almohadas.

– La amplitud del baño.

– El precio del agua del minibar, a 2 euros (algo insólito en un cinco estrellas).

– Tienen cuenta en Twitter: @palafoxhoteles y en la mayoría de redes sociales.

Nos decepcionó

– Que la conexión Wi-Fi sea de pago.

– Que publiquen en su carta servicios que no ofrecen, como la prensa gratuita diaria.

– Que cerrasen la piscina el 1 de octubre (el día antes estaba abierta) a pesar del calor que hacía en la ciudad.

– Las voces de las camareras… Una vez más se olvidan de que los clientes quieren descansar a las 7 de la mañana.

Zona de estar

Seguir leyendo

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies