La cercanía en AVE desde Madrid, el sol que aseguran luce durante más de 300 días al año, y una excelente gastronomía que le ha dado merecida fama mundial, hace que cada año, bien sea primavera u otoño, nos escapemos a la Ciudad del Túria durante 2 ó 3 días para cargar pilas. Pero, ¿dónde comer en Valencia? Hay cientos de restaurantes y es difícil decidirse sólo por uno. Bien sea cocina de mercado, pescados, mariscos, sus famosos arroces, o por qué no, en forma de tapa, te enseñamos estos 9 restaurantes para comer en Valencia.

1. ‘Saiti’: con 18 meses de andadura, el último negocio de Vicente Patiño, que atesora más de veinte años en la profesión, sigue en la cresta de la ola gracias a su propuesta de cocina de mercado basada en producto fresco elaborado sin complicaciones y un toque muy personal. Además de carta, ‘Saiti’ dispone de 3 menús, de 27, 37 y 50 euros, destacando la Ensaladilla rusa, las Ostras Girardeu o el Steak tartar, junto a una selección de arroces secos y melosos, estos últimos, sólo disponibles al mediodía y a mesa completa.

Ensaladilla rusa, en ‘Saiti’

Steak tartare, en ‘Saiti’

2. ‘La Pepica’: clásico donde los haya, es uno de los restaurantes más antiguos de Valencia y de España. Seguir leyendo

Situado a 400 metros de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, el Hotel Valencia Center es una buena opción para alojarse en la Ciudad del Túria en cualquier época del año. Este cuatro estrellas dispone de 140 habitaciones, sauna, gimnasio y una pequeña piscina exterior.

Hoteles Center es una cadena relativamente joven con establecimientos situados estratégicamente en Barcelona, Sevilla, Córdoba, Badajoz y Granada. El de la Ciudad Condal, Casa Fuster, un cinco estrellas gran lujo ‘monumento’, es su buque insignia.

Camas de habitación doble

Lavabo

Seguir leyendo

Ricard Camarena (Valencia)

Tuve la oportunidad de conocer la cocina de Ricard Camarena hace un par de años junto a otros blogueros de diversa procedencia en un viaje de prensa que nos llevó a Valencia. Esa noche, en un acto sin precedentes, cenamos en tres restaurantes distintos y Camarena fue el último de ellos. Llegamos más tarde de las doce de la noche, muertos de cansancio y ya con varios platos entre pecho y espalda. No hace falta decir que el experiemento resultó un tanto desproporcionado y poco recomendable, pero sí que el sabor de boca que me dejaron las propuestas de Ricard fue de lo más agradable.

La pasada primavera regresé con mi compañero de batallas para saborear con calma y sin ningún tipo de condicionante la cocina de este Estrella Michelin y tres Soles de la Guía Repsol que resulta una experiencia completa donde dejarse llevar por los cinco sentidos. Producto, técnica y sabor en un espacio íntimo y tranquilo donde la mesa más cercana está lo suficientemente lejos como para sentirse el protagonista único y principal de una obra gastronómica que rezuma belleza y complejidad.

Un delicado Brioche de anguila ahumada con cacahuetes del Collaret da paso a un memorable Carpaccio de mero, perejil y mandarina, donde los cítricos ayudan a elevarse al mismísimo cielo en un bocado que uno no desea terminar. Le siguen los tiernos Guisantes estofados, rúcula y sisho verde, con un fondo graso y vegetal, en su punto perfecto.

Brioche de anguila ahumada con cacahuetes del Collaret, de Ricard Camarena

Brioche de anguila ahumada con cacahuetes del Collaret

Seguir leyendo

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más