Planes románticos en Roma

A pesar de ser concebida como el corazón geográfico de la religión católica en el mundo, Roma no solo está formada por museos, iglesias y la Ciudad del Vaticano, también tiene un sinfín de lugares que la convierten en un destino ideal para aquellas parejas que desean escapar de la rutina durante un día y crear momentos únicos, rodeados de cierto romanticismo propio de la literatura romana que, definitivamente, te harán decir ¡Mamma mia!

Durante este recorrido combinaremos algunos lugares turísticamente populares, así como otros no muy conocidos y, por ende, no tan multitudinarios. Ideales si los recorres alquilando un vehículo en Roma, ya que empezaremos fuera de la Ciudad del Vaticano y poco a poco nos iremos adentrando hacia el centro histórico, que recibe más de 10 millones de turistas al año.

Pirámide de Cayo Cestio 

Iniciamos nuestro viaje con algo que quizás no esperabas encontrar al recorrer Roma, y es que, si algo nos enseñó la historia, fue la gran extensión que tuvo el Imperio romano, el cual abordó también parte de África. Como muestra de lo anterior, quedó este monumento a la cultura africana con 36 metros de altura, recubierto de mármol y ubicado junto a la Porta San Paolo, generando así uno de los paisajes más particulares, y una parada obligatoria durante tu recorrido por la ciudad. A la pirámide se puede entrar previo pago de cinco euros por persona o dos euros, si lo reservas previamente online. Uno de sus puntos a favor es que no es muy conocida, lo que la hace no solo especial, sino también fácil de visitar.

Roseto Comunale

Ahora llegamos a uno de los puntos fuertes durante nuestra escapada, la visita al Roseto Comunale (Rosaleda comunal), ideal para pasar un rato en pareja, si lo que quieres es vivir un momento al mejor estilo de “la bella y la bestia”. Un jardín formado por cerca de 1.100 especies de rosas que convierten a este lugar en un ambiente ideal para compartir, en caso de que desees una escenografía que sirva de testigo para hacer una pregunta con gran valor sentimental o trascendental en una relación de pareja (si sabes a lo que nos referimos), o si, por otro lado, eres un apasionado de la botánica y lo encuentras fascinante. La Rosaleda es el plan perfecto si estás recorriendo Roma en coche entre los meses de mayo y octubre, que es cuando está abierta al público.

Piazza dei Cavalieri di Malta

Ahora nos vamos hacia la mirilla más conocida de “La Urbe”, la Piazza dei Cavalieri di Malta, ubicada a tan solo tres minutos de nuestro anterior destino si se alquila un vehículo en Roma. Y es que en la embajada de la Orden de Malta hay una puerta cuya cerradura cuenta con un cristal ubicado estratégicamente para permitir que el ojo humano pueda observar con claridad uno de los paisajes más codiciados.

Lo que hace de este un plan obligatorio durante tu escapada en pareja es la particularidad de la mirilla, ya que parece sacada directamente de una novela romántica al mejor estilo italiano. Las filas suelen ser largas, pero corren bastante rápido, así que no te tardarás mucho esperando tu turno. 

Río Tíber

Caminar por el borde del tercer río más grande de Italia es uno de los planes más románticos que, definitivamente, tienes que hacer en Roma. El Tíber es un verdadero espectáculo por sí solo, un lugar donde el tiempo se detiene para soñar y puedes encontrar esa conexión mística que tanto anhelas con tu pareja. Un atardecer adornado por las luces de los edificios que están alrededor, la Basílica de San Pedro, esta vez un poco más cerca, y enmarcado por el sin igual Ponte Rotto (Puente Roto), creando así uno de los mejores momentos durante tu visita en “La Ciudad Eterna”. 

Ristorante Aroma 

En la terraza del hotel Palazzo Manfredi, en pleno centro, podrás encontrar el restaurante “Aroma”, que tiene como escenario al Coliseo Romano, ideal para cenas románticas debido a su privilegiada vista. La diferencia entre visitar el Coliseo personalmente a verlo desde la distancia mientras degustas exquisita comida es lo que sucede con muchos lugares de alta demanda turística. Y es que las largas colas y la acumulación de personas hacen que la experiencia no sea del todo placentera, por lo que tener un asiento en primera fila para observar la majestuosidad de un lugar como este le aporta magia y encanto, convirtiéndolo en uno de los mejores planes en pareja en Roma.

La ciudad de las siete colinas, una musa forjada por historia, amor y piedra, perfecto testigo para una escapada romántica en donde el verdadero amor es el protagonista de una obra excepcional en la que dos amantes se adueñan de lo que Garibaldi nombró como “el mayor teatro del mundo”. 

*Colaboración con Miles Car Rental.