Aperitivo luso

Fue nuestra primera toma de contacto con la gastronomia portuguesa nada más comenzar el Amieira Trip para disfrutar de sus espectaculares casas-barco. El restaurante ‘Aqueduto’ se encuentra en la bella localidad de Évora y recibe el nombre del monumento más famoso de la ciudad, su acueducto romano.

Tras el típico aperitivo luso -pan, mantequilla, queso, aceitunas y paté- compartimos varios entrantes: una deliciosa Ensalada de lascas de bacalao con pimientos asados, Pimientos del Padrón (sí, en Portugal…) y una bandeja de embutidos de la zona. Seguir leyendo

Aerobus desde Portela

Apenas siete kilómetros separan el aeropuerto lisboeta de Portela del centro de la ciudad y la manera de llegar en transporte público no puede ser más sencilla en Aerobus o metro.

Aerobus

La compañía Carristur ofrece un servicio de autobuses desde las siete de la mañana hasta las once de la noche por 3,50 euros -ida y vuelta para adultos-, y 2 euros en el caso de los niños.

Con una frecuencia de veinte minutos realiza doce paradas hasta finalizar en Cais do Sodré, así que dependiendo del tráfico es posible llegar a la Plaça del Rossio en apenas media hora. Los tickets se venden en la misma fila de espera del Aerobus. Fácil, cómodo y barato.

Recorrido del aerobus

Billete de Aerobus

Metro

Inaugurada unas semanas después de nuestra visita, la estación de Metro Aeropuerto se ha convertido en la opción utilizada por la mayoría de los viajeros que eligen la capital lusa como destino. Se encuentra dentro de la línea roja y el billete sencillo cuesta 1,40 euros. Puedes ver un plano del metro de Lisboa aquí.

Taxis

La cercanía de Portela al centro de la ciudad hace que, si sois 2 ó más personas, merezca la pena coger un taxi, ya que la carrera no debería ser superior a 10 euros. Todos utilizan taxímetro y en fines de semana y festivos, además de servicios nocturnos, se recarga un 20% al viaje.

Una antigua fábrica de aceite, una estufa de leña, velas, flores… ¿Te suena romántico? Lo es. Y si le sumas que este restaurante se encuentra en el bellísimo pueblo portugués de Monsaraz, lo convierte en imprescindible si planeas visitar la zona del Alentejo.

El padre de Tiago Kalisvaart, un artista y arquitecto holandés, compró este viejo almacén en 1994 y lo restauró durante dos años, conservando colores, vigas, suelos y muchos de los elementos empleados en la elaboración del aceite, como la almazara o los tanques de conservación. Unos años más tarde nacía ‘Sem-Fim’, un encantador establecimiento que regenta su hijo con auténtico entusiasmo. Además, las pinturas y esculturas de su progenitor se exhiben en una reconvertida galería de arte. Seguir leyendo

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies