New York Pass o cómo ahorrar en la Gran Manzana

Pocas ciudades ofrecen tantos museos y lugares de atractivo turístico como Nueva York, una experiencia tan inolvidable como poco económica. La New York Pass es, a priori, una alternativa para que la visita a la Gran Manzana no suponga dejarse un riñón en el intento.

Su compra incluye el acceso a más de 70 atracciones, entre ellas las más relevantes e imprescindibles de Manhattan, como el Empire State Building, Top of the Rock, Estatua de la Libertad, New York Skyride, Museo Guggenheim, Metropolitan (ojo, que es gratuito), MOMA o Madame Tussaud’s, algunas de ellas sin esperar colas. Además ofrece la posibilidad de disfrutar de un crucero por el río Hudson, un paseo en bicicleta por Central Park o una excursión auto-guiada de la Grand  Central Terminal. Seguir leyendo “New York Pass o cómo ahorrar en la Gran Manzana”

‘The Hispanic Society’ (New York)

En el 613 Oeste con la calle 155, al norte de Manhattan, en pleno Harlem neoyorquino,  se encuentra el impresionante edificio de la Hispanic Society of America.

Fundada el 18 de mayo de 1904, abrió sus puertas 4 años más tarde, en la Audubon Terrace. Su museo alberga más de 800 pinturas, 600 acuarelas, 1.000 esculturas, y 6.000 objetos decorativos, incluyendo una colección de textiles. Posee también una extensa conjunto de 15.000 grabados de diferentes épocas y más de 175.000 fotografías.

La impresionante sala dedicada a Joaquín Sorolla con los enormes lienzos que él mismo pintó por encargo, ‘Las regiones de España’, te dejará con la boca abierta. Aquí puedes ver ‘Los nazarenos’, ‘Los toreros’ y ‘El mercado’.

‘La pesca del atún’, ‘La romería’ y ‘Los bolos’
‘El concejo de Roncal’, ‘La jota’ y ‘El pescado’
‘Las grupas’, ‘El palmeral’ y ‘El baile’

También pueden contemplarse otras conocidísimas obras del reputado artista valenciano, como ‘Saliendo del baño’, ‘Niños en la playa’ o ‘Retrato de Louis Comfort Tiffany’.

The Hispanic Society fue fundada por Archer Milton Huntington, arqueólogo, bibliófilo, filántropo y poeta nacido en Connecticut, quien influenció los estudios hispánicos en los Estados Unidos más que cualquier otra persona durante la primera mitad de este siglo. “Los intereses de Huntington eran muy amplios y compró con bastante eficacia. Él mismo estuvo excavando en Itálica en 1898, pero estalló la Guerra de Cuba y, al ser americano, tuvo que abandonar España. Siguió en contacto con George Bonsor -el anglo-francés que excavó en Carmona y Mairena del Alcor-, quien le proporcionó muchas de las piezas más importantes de su colección”, según explica Manuel Bendala, catedrático de Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid.

Hay otras joyas pictóricas que pueden contemplarse en The Hispanic Society, siendo algunas de las más llamativas este ‘Retrato de la Duquesa de Alba con mantilla’, realizado por Goya en 1797, 0 ‘Maternidad’ de ‘El Greco’.

En las estanterías de su biblioteca tienen cabida más de 15.000 libros impresos antes de 1701, de los cuales hay 250 incunables. Sus estrellas: la primera edición del ‘Quijote’ o la editio princeps de ‘La Celestina’, de Francisco de Rojas.

Una visita imprescindible en la Gran Manzana, un pedazo de España en Manhattan.

Viviendo como auténticos neoyorkinos

¿Cansado de pagar cifras astronómicas por alojarte en la Gran Manzana? Te proponemos una solución. Alquila un apartamento por días o semanas. P0r unos 100 euros la noche podrás sentirte como un auténtico neoyorquino durmiendo en pleno centro. ¿Te gustan estas vistas?

Vistas desde el balcón

Nuestra casa, situada en el Upper East Side, concretamente en el número 200 Este de la calle 89, era un magnífico ‘condo’ con portero las 24 horas del día, piscina climatizada, gimnasio y jacuzzi. La vivienda era la típica en esta ciudad, pequeña, pero con lo suficiente para que dos personas estén cómodas. Una cama ‘queen size’, baño con bañera, cocina completamente equipada, salón con televisión por cable, DVD, equipo de música, Wi-Fi… ¿Lo mejor? Las vistas desde el balcón en la planta 17.

Dormitorio

Seguir leyendo “Viviendo como auténticos neoyorkinos”

‘Shake Shack’ (New York)

Es, según el análisis de varios blogs gastronómicos, la comida ‘rápida’ de más calidad de Manhattan. Nada que ver con un Whopper o un Big Mac, las hamburguesas de ‘Shake Shack’ destacan por su presentación y sabor natural, cocinadas al momento. Lechuga y tomates frescos, queso cheddar y pan recién horneado le dan un sabor inigualable, por menos de 5 dólares. Además, la carne es Angus 100% natural, de animales alimentados de manera vegetal, criados en libertad y sin ningún tipo de hormonas o antibióticos.

Tienen también perritos calientes y batidos, y unas patatas fritas crujientes y nada grasientas con una salsa de queso realmente adictiva. Además, la cerveza es de cosecha propia y el ‘vino de la casa’ está elaborado exclusivamente para ellos en el californiano valle de Napa.

Shake Shack

Seguir leyendo “‘Shake Shack’ (New York)”

‘McSorley’s Old Ale House’ (New York)

Es la cervecería más antigua de Manhattan. Inaugurada en 1854, prohibió la entrada de mujeres hasta más de cien años después (1970). En ‘McSorley’s Old Ale House’ las bebidas son a pares. Pides una y te traen dos, de lo que sea. Sus lemas: “Sé bueno o márchate” y “Nosotros estábamos aquí antes de que nacieras”. No dejes de pisar su suelo cubierto de serrín en el número 15 Este de la calle 7ª. Cuidado con la mostaza que acompaña al queso y los crackers que puedes pedir a modo de aperitivo. No pica, ¡quema!

McSorley's Old Ale House

Seguir leyendo “‘McSorley’s Old Ale House’ (New York)”

‘Joe’s Shanghai’ (New York)

Es una visita obligada al pasear por el típico Chinatown neoyorquino. Tiene tantos reconocimientos que resulta imposible mencionarlos todos. Adéntrate en la calle Pell y busca ‘Joe’s Shanghai’ para saborear auténtica comida china.

A pesar de los más de 30 grados que hacía, no pudimos resistirnos  a pedir una Sopa picante al estilo Hong Kong, inolvidablemente sabrosa.

Seguir leyendo “‘Joe’s Shanghai’ (New York)”

‘Per Se’ (New York)

Cuando estuvimos en 2011 era el mejor restaurante de la Gran Manzana, según la lista San Pellegrino,  y el décimo mejor del mundo con tres estrellas Michelin. Nuestro viaje a Nueva York es la excusa perfecta para conocer ‘Per Se. Con semanas de espera para conseguir reserva, tenemos la enorme suerte de conseguir una mesa para comer -imposible cenar hasta dos meses después-, a las 13.15 del sábado 28 de mayo, a través de Open Table.

La cita es en Columbus Circle, en el Time Warner Center. La espectacular entrada, presidida por su famosa puerta azul -réplica del otro hijo mimado de Thomas Keller‘The French Laundry’– invita a adentrarse en este templo de la gastronomía francesa donde uno se siente cualquier cosa, salvo extraño.

Seguir leyendo “‘Per Se’ (New York)”

What a wonderful town!

Un vuelo con Delta Airlines, un apartamento en el Upper East Side, una tarjeta para poder disfrutar las mejores atracciones de la ciudad… La Gran Manzana nos espera para darle un bocado gigante, un mordisco de ocho días en los que poder recorrer sus calles, museos y ¡restaurantes!

La lista de cosas por hacer, a pesar de ser ya la cuarta visita, es enorme: probar las ‘mejores’ hamburguesas (hay más de una docena calificadas así) en ‘JG Melon’, ‘Shake Shack’, 5 Napkins…, recordar el sabor de las alitas de ‘Hooters’, degustar una pizza en Lombardi’s’, disfrutar de los famosos dumplings de ‘Joe’s Shanghai’, conocer los hot dogs de Nathan’s, en Coney Island; tomar una cerveza (o mejor, dos ; ) en MC Sorley’s Old Ale House’, darse un caprichito para la cocina en Williams-Sonoma, pasear de la mano por la fascinante New York… ¡Os lo contamos a la vuelta!