Pocas ciudades ofrecen tantos museos y lugares de atractivo turístico como Nueva York, una experiencia tan inolvidable como poco económica. La New York Pass es, a priori, una alternativa para que la visita a la Gran Manzana no suponga dejarse un riñón en el intento.

Su compra incluye el acceso a más de 70 atracciones, entre ellas las más relevantes e imprescindibles de Manhattan, como el Empire State Building, Top of the Rock, Estatua de la Libertad, New York Skyride, Museo Guggenheim, Metropolitan (ojo, que es gratuito), MOMA o Madame Tussaud’s, algunas de ellas sin esperar colas. Además ofrece la posibilidad de disfrutar de un crucero por el río Hudson, un paseo en bicicleta por Central Park o una excursión auto-guiada de la Grand  Central Terminal. Seguir leyendo

En el 613 Oeste con la calle 155, al norte de Manhattan, en pleno Harlem neoyorquino,  se encuentra el impresionante edificio de la Hispanic Society of America.

Fundada el 18 de mayo de 1904, abrió sus puertas 4 años más tarde, en la Audubon Terrace. Su museo alberga más de 800 pinturas, 600 acuarelas, 1.000 esculturas, y 6.000 objetos decorativos, incluyendo una colección de textiles. Posee también una extensa conjunto de 15.000 grabados de diferentes épocas y más de 175.000 fotografías.

La impresionante sala dedicada a Joaquín Sorolla con los enormes lienzos que él mismo pintó por encargo, ‘Las regiones de España’, te dejará con la boca abierta. Aquí puedes ver ‘Los nazarenos’, ‘Los toreros’ y ‘El mercado’.

‘La pesca del atún’, ‘La romería’ y ‘Los bolos’

‘El concejo de Roncal’, ‘La jota’ y ‘El pescado’

‘Las grupas’, ‘El palmeral’ y ‘El baile’

También pueden contemplarse otras conocidísimas obras del reputado artista valenciano, como ‘Saliendo del baño’, ‘Niños en la playa’ o ‘Retrato de Louis Comfort Tiffany’.

The Hispanic Society fue fundada por Archer Milton Huntington, arqueólogo, bibliófilo, filántropo y poeta nacido en Connecticut, quien influenció los estudios hispánicos en los Estados Unidos más que cualquier otra persona durante la primera mitad de este siglo. “Los intereses de Huntington eran muy amplios y compró con bastante eficacia. Él mismo estuvo excavando en Itálica en 1898, pero estalló la Guerra de Cuba y, al ser americano, tuvo que abandonar España. Siguió en contacto con George Bonsor -el anglo-francés que excavó en Carmona y Mairena del Alcor-, quien le proporcionó muchas de las piezas más importantes de su colección”, según explica Manuel Bendala, catedrático de Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid.

Hay otras joyas pictóricas que pueden contemplarse en The Hispanic Society, siendo algunas de las más llamativas este ‘Retrato de la Duquesa de Alba con mantilla’, realizado por Goya en 1797, 0 ‘Maternidad’ de ‘El Greco’.

En las estanterías de su biblioteca tienen cabida más de 15.000 libros impresos antes de 1701, de los cuales hay 250 incunables. Sus estrellas: la primera edición del ‘Quijote’ o la editio princeps de ‘La Celestina’, de Francisco de Rojas.

Una visita imprescindible en la Gran Manzana, un pedazo de España en Manhattan.

¿Cansado de pagar cifras astronómicas por alojarte en la Gran Manzana? Te proponemos una solución. Alquila un apartamento por días o semanas. P0r unos 100 euros la noche podrás sentirte como un auténtico neoyorquino durmiendo en pleno centro. ¿Te gustan estas vistas?

Vistas desde el balcón

Nuestra casa, situada en el Upper East Side, concretamente en el número 200 Este de la calle 89, era un magnífico ‘condo’ con portero las 24 horas del día, piscina climatizada, gimnasio y jacuzzi. La vivienda era la típica en esta ciudad, pequeña, pero con lo suficiente para que dos personas estén cómodas. Una cama ‘queen size’, baño con bañera, cocina completamente equipada, salón con televisión por cable, DVD, equipo de música, Wi-Fi… ¿Lo mejor? Las vistas desde el balcón en la planta 17.

Dormitorio

Seguir leyendo

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más