Un paseo por Marrakech (Marruecos)

Marrakech
Vendedor de agua en Marrakech

Marrakech es, junto a Rabat, Fez y Mequinez, una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos. Con algo más de millón y medio de habitantes, y situada al pie del Atlas, su atractivo turístico la hace más que recomendable para una visita de dos o tres días. Al no ser demasiado extensa y concentrar los lugares más típicos, es ideal para recorrer a pie. Aquí te mostramos nuestras paradas favoritas:

El Jardín Majorelle. Situado en la Rue Yves Saint Laurent, es una de las principales atracciones del país africano. Fue diseñado por el pintor francés Jacques Majorelle y recuperado en los ochenta por el modisto Yves Saint-Laurent y su pareja, Pierre Bergé. Esconde centenares de especies botánicas, da cobijo a pájaros desconocidos en otras latitudes y alberga un museo de arte bereber repleto de abalorios, ropajes, cerámicas, textiles y bocetos hechos por su fundador.

Marrakech
El Jardín Majorelle

Seguir leyendo «Un paseo por Marrakech (Marruecos)»

El Jardín Majorelle (Marrakech)

El Jardín Majorelle está situado en la Rue Yves Saint Laurent de Marrakech y es una de las principales atracciones turísticas de Marruecos. En árabe su nombre es حديقة ماجوريل y fue diseñado por el pintor francés Jacques Majorelle (Nancy, 1886) quien tras estudiar arquitectura, viajar por Europa y descubrir Egipto aceptó la invitación de un amigo de su padre para adentrarse en la medina de Marrakech. Con poco más de treinta años se instaló en esta mítica ciudad marroquí, primero muy cerca de la plaza Jemaa el Fna, y luego en el palacio del Pasha Ben Daoud. Durante meses, pintó la vida en esta parte del Norte de África, sus aldeas, gentes y mercados. Recorrió el Atlas, expuso en Casablanca y, en 1923, adquirió un palmeral a las afueras de Marrakech.

Jardín Majorelle
La entrada a 150 dirhams
Jardín Majorelle
Conducción de agua

Seguir leyendo «El Jardín Majorelle (Marrakech)»

Riad Abracadabra (Marrakech)

En 2007, Inés y Bruno, dos primos catalanes, compraron un pequeño palacio donde anteriormente había vivido una familia de aristócratas marroquíes. Tras dos años de restauración, que pueden verse a golpe de foto en varios álbumes de obligado visionado durante la estancia,  abrieron al público en junio de 2009 el Riad Abracadabra, a cinco minutos a pie de la bulliciosa Plaza Jermaa el Fna, en Marrakech.

Alrededor de un patio que enamora a primera vista -sobre todo, de noche y a la luz de las velas, con el único sonido de su fuente central-, se distribuyen 8 habitaciones, para 2, 3 ó 4 personas, éstas últimas con salita, vestidor y biblioteca, donde se ha cuidado hasta el último detalle: mullidas y amplias camas, ventanas con rejillas mozárabes, alfombras bereberes, agua y dulces caseros de bienvenida,…

Cama
Detalle del bordado

Los cuartos de baño, realizados en cemento pulido artesanal que los hace excepcionalmente limpios, cuentan con una zona de ducha de auténtico ensueño en la que puedes incluso sentarte mientras sientes el frescor del agua caer sobre tu cuerpo; geles y jabones con embriagador perfume de jazmín; esponjosas toallas y albornoces bordados con el anagrama del establecimiento; unas preciosas babuchas serigrafiadas que te invitan a llevarte y aseo independiente. Seguir leyendo «Riad Abracadabra (Marrakech)»

10 imprescindibles de la Plaza Jemaa el Fna (Marrakech)

1. Beber un zumo de naranja recién exprimido por 40 dirhams (unos 40 céntimos de euro).

2. Hacerse un tatuaje con henna.

3. ‘Disfrutar’ con los encantadores de serpientes.

4. Cenar en el puesto 14 (rodeados de lugareños, sin cubiertos ni servilletas) una deliciosa ensalada de berenjenas, calamares, pescado a la romana y pimientos fritos. Todo ello, con un par de refrescos, por menos de 10 euros.

Seguir leyendo «10 imprescindibles de la Plaza Jemaa el Fna (Marrakech)»