Si hay algo que sorprenda en Japón, además de la exquisita educación de sus habitantes y sus impolutas calles, es la gastronomía. Si eres de los que piensa que los nipones se alimentan a base de sushi y tempura, te llevarás una sorpresa mayúscula. En las tres semanas que disfrutamos del Imperio del Sol Naciente, apenas repetimos ningún plato y, si lo hicimos, fue porque sabíamos que tardaremos tiempo en probar otro igual. De esta selección de 30 bocados para comer en Japón, apenas hay 5 que no hicieron disfrutar a nuestro paladar. El resto, para repetir una y mil veces. Juzga tú mismo.

Comer en Japón

Barbacoa japonesa

1. Barbacoa japonesa o yakiniku: una de las opciones más sanas y económicas para comer en Japón, donde cada uno se prepara la carne y verdura al punto deseado y sin apenas grasa. Suele ir acompañada de un bol de sopa y otro de arroz y, dependiendo del corte de la carne, oscila entre 10 y 30 euros por persona.

Comer en Japón

Bento

2. Bento: el take away japonés por excelencia. Imposible marcharse del país sin haberlo probado una o varias veces, sobre todo, si te ves obligado a hacer trayectos en shinkansen, ya que es el bocado más habitual de lugareños y turistas. Dada la comodidad de su envase, resulta de lo más sencillo para comer mientras se viaja y existen decenas de puestos en las diferentes estaciones de tren a lo largo y ancho de Japón. En su interior: infinidad de propuestas a base de ternera, pollo o pescado acompañados de diferentes guarniciones. ¿El precio? Desde 8 euros y, por lo general, acompañados de una bebida. Seguir leyendo

Los lectores habituales de este blog saben de nuestro interés por ilustrar cada entrada con las mejores instantáneas del álbum viajero. Quizá la ruta más fotografiada hasta el momento haya sido la que hicimos por Japón y que ahora resumimos a través de 30 fotos curiosas. La primera que os mostramos es la del interior de un taxi, con sus encajes de ganchillo siempre presentes, delante, el callado conductor, impecable, atento a un GPS que parece un videojuego de Nintendo.

Tokyo

Los encajes y el comedero

En grandes urbes como Tokyo, Kyoto u Osaka es muy habitual toparse con grupos de  adolescentes con el mismo uniforme escolar (camisa blanca y pantalón gris) y casi siempre riendo, fotografiándose y saltando, como éstos que vimos en la zona del ‘Skytree’ tokiota.

Tokyo

Vaya brinco el primero

La isla del antiguo imperio del Sol Naciente se levanta sobre tres grandes placas tectónicas (la Pacífica, la de Ojostk y la Filipina) que se oprimen entre sí provocando una infinidad de terremotos con los que la población debe convivir, en algunos casos, con la mayor naturalidad. Seguir leyendo

Durante nuestra estancia en Tokyo, le suplicamos a nuestra amiga Mariko que nos acompañara al mercado de Tsukiji. Ella, antigua estudiante en Salamanca y hoy madre de dos infantes muy graciosos, suele realizar este papel de guía especializada con ilustres visitantes extranjeros ya que domina inglés y castellano casi a la perfección, algo raro entre las mujeres niponas.

Nos avisó, cada vez que le preguntamos por el tema, que si no madrugábamos sería imposible acceder a este centro mundial del comercio de pescado para conocerlo en plena ebullición. Sus obligaciones familiares y nuestro cansancio acumulado fueron razones más que justificadas para llegar no tan pronto como hubiéramos deseado, a primera hora de la mañana pero no en plena noche como recomiendan los expertos.

Mercado de Tsukiji

Pincha en la imagen para ver nuestro vídeo

Mercado de Tsukiji

Bonita composición

Y es que las autoridades municipales se han puesto serias ante la avalancha matutina de curiosos occidentales que se agolpan a la entrada de Tsukiji para ver las subastas de atún. O has sacado tu preciada entrada de las poco más de cien que hay disponibles antes de las 5 de la mañana o es casi imposible poner un pie en este descomunal complejo. Los más astutos consiguen acceder de puntillas haciendo buenas migas con algún amable tendero pero, si no madrugas, mejor ni lo intentes. Seguir leyendo

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies