Considerados como una de las Nuevas Maravillas de la Naturaleza, los Acantilados de Moher atrapan al visitante nada más pisar en ellos. Con una extensión de casi 10 kilómetros y una altura superior a los 200 metros, estos colosos de la geología provocan un espectáculo sobrecogedor con vistas al Océano Atlántico. Nosotros pudimos llegar a ellos gracias a una ruta en autobús por el Condado de Clare, saliendo del puerto de Galway. Durante el viaje descubrimos esa parte de Irlanda tan única, mezcla de costa y campo, castillos y granjas, barcos y vacas.

Acantilados de Moher

Condado de Clare

Parada obligada es Doolin, el último pueblo antes de llegar a los acantilados donde recomendamos reponer fuerzas en una taberna que parece sacada de una película de Ken Loach, de nombre ‘Gus O’Connor’, con un variado menú del que escogimos su Tartaleta de queso de cabra sobre ensalada y su Estofado irlandés regado con cerveza Guinness.

Acantilados de Moher

Tartaleta de queso de cabra sobre ensalada

Seguir leyendo

Durante el Eyre Trip pudimos disfrutar de la Dublín Pass, una tarjeta que permite acceder a algunos de los monumentos y lugares más representativos de la ciudad y obtener descuentos en diversas tiendas y restaurantes, además de los autocares turísticos que la recorren.

Dublín Pass

Aquí te damos diez motivos por lo que no debes dejar de comprar la Dublín Pass si planeas viajar a la capital de Irlanda:

1. Servicio de transporte gratuito desde el aeropuerto a las calles más céntricas, en autobuses con red Wi-Fi gratuita.

2. Visita guiada a Kilmainham Gaol, la impresionante prisión donde se rodó ‘En el nombre del padre’.

3. Entrada rápida, sin esperar colas, al Guinness Storehouse, donde podrás disfrutar de una pinta en el Gravity Bar, con las mejores vistas de la capital.

4. Acceso a la Old Jameson Destilery, con degustación gratuita de una bebida y la posibilidad de participar en una cata de whiskies.

5. Catedral de San Patricio, que data de 1191 y es uno de los monumentos más visitados de Irlanda.

6. Museo de los Escritores, donde se exponen verdaderas joyas, como libros, cartas u objetos personales de James Joyce o Samuel Beckett.

7. Galería Nacional, con más de 2.500 pinturas y servicio gratuito de audioguías.

8. Chester Beatty Library, el mejor museo del país y uno de los más importantes del mundo por la exquisita colección de piezas de cuatro continentes que expone.

9. Dublinia, una recreación del Dublín medieval y vikingo que permite obtener una visión totalmente diferente de la ciudad.

10. James Joyce Center, ideal para los amantes de la obra del novelista más reconocido de la isla, con curiosos objetos que le pertenecieron.

Muchas personas aprovechan el invierno para aprender inglés en Dublín, así que si eres uno de los afortunados te recomendamos que pruebes las mejores alitas de pollo que hemos comido nunca, en ‘Elephant&Castle’y no dejes de acudir un sábado al Temple Bar Food Market, en la zona de más marcha de la ciudad. Si buscas un pub auténtico, acércate a ‘The Brazen Head’, el más antiguo de Irlanda.

Precios de la Dublín Pass para 2017

Adultos: 1 día: 52 euros/2 días: 73 euros/3 días: 83 euros/5 días: 104 euros

Niños: 1 día: 31 euros/2 días: 41 euros/3 días: 52 euros/5 días: 62 euros

Incluyen una completa guía. Puedes recogerla a tu llegada al aeropuerto, en la calle Suffolk o recibirla por correo por un suplemento de 4 euros.

Carta de ‘Deanes Seafood Bar’ (Belfast)

El año pasado decidimos pasar la Nochevieja en Belfast, ciudad ideal para aprender inglés en Irlanda. Sí, ya sabemos que no es un destino muy habitual, pero la fecha cuadraba en la ruta que teníamos pensado realizar y, además, los altos precios del alojamiento esa noche en Dublín se salían del presupuesto.

Tuvimos una cena de lo más tranquila en el recientemente cerrado ‘Cayenne’, pero antes disfrutamos un agradable almuerzo en ‘Deane’s Seafood Bar’, un pequeño local aledaño al ‘Deane’s’, único restaurante en ostentar una Estrella Michelin hasta hace poco y situado en Howard’s Street, en pleno corazón de la ciudad. En principio, pensábamos celebrar allí la bienvenida de 2013, pero sólo nos ofrecían mesa a las seis de la tarde y teníamos que dejarla en un par de horas para el siguiente turno (otra vez será).

Al mediodía ofrece un interesantísimo menú -aunque se trata, en realidad, de un plato- por 6.50 libras, con pequeños bocados en forma de tostas o cazuelitas, todos ellos elaborados con excelente materia prima y cuidada presentación. También se puede comer a la carta: Ostras en tempura, Vieiras a la parrilla, Langosta, Mejillones, Pastel de pescado, Hamburguesa de salmón

Aperitivo

Tras unas aceitunas con hierbas de la Provenza, probamos el plato más popular de la gastronomía irlandesa e inglesa, Fish&Chips, en este caso, con bacalao. El mejor que probamos en todo el viaje, bueno, creo que en total fueron tres… Excelente el rebozado y el punto del pescado, además de la deliciosa salsa tártara que lo acompañaba y un puñado de guisantes con un ligero toque de mantequilla. Seguir leyendo

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies