Cómo moverse en autocar por Irlanda

Estación de autobuses de Busaras de Dublín

Si tienes previsto viajar a Irlanda próximamente, pero no tienes carnet de conducir -como es nuestro caso-, o no te apetece alquilar un coche, has de saber que moverse en autocar por el país es de lo más sencillo. Nosotros hicimos la ruta DublínBelfastDerryGalway-Acantilados de Moher- Dublín y fue de lo más gratificante. Los verdes paisajes de la isla son perfectos para disfrutar desde el asiento de la mayoría de cómodos autocares que la recorren a diario de norte a sur.

Son varias las compañías que, afortunadamente, operan en el país aparte de la más conocida, Bus Éireann, cuyos vehículos damos fe que son tan antiguos como sus billetes…

Los billetes del siglo pasado de Bus Éireann

Seguir leyendo «Cómo moverse en autocar por Irlanda»

Un paseo por Dublín (Irlanda)

Dublín es una ciudad fascinante y muy recomendable para una escapada de fin de semana ya que, al no ser demasiado grande, es fácil de conocer en 48 ó 72 horas. Nosotros la hemos visitado juntos y por separado, lo que supone dos experiencias totalmente diferentes, pero igual de recomendables.

Dublín
Estatua de James Joyce

Vayas solo o en pareja, aquí te dejamos 22 ideas para no perder detalle de la capital irlandesa, así como el coste de cada una de ellas para que tu presupuesto no se dispare.

1. Desayunar como un lugareño. Alrededor de 5 euros. La mejor manera de afrontar un día de turismo en cualquier ciudad es un buen desayuno pero, además, el irlandés es uno de los más potentes del mundo: baked beans, beicon, huevos, salchichas, black pudding, tostadas, café o té, zumo,… ¡Energía a tope!

Dublín
Desayuno típico irlandés

Seguir leyendo «Un paseo por Dublín (Irlanda)»

10 motivos para no perderse el Guinness Storehouse (Dublín)

¿Estás pensando en visitar Dublín y te preguntas si merece la pena reservar algo de tu tiempo para recorrer el Guinness Storehouse? Te damos 10 motivos que seguro te convencen:

Guinness Storehouse
Pincha en la imagen para ver nuestro vídeo

1. Es, probablemente, el lugar del mundo donde mejor se tiran las pintas de Guinness.

2. Aprender el complejo sistema de elaboración de la cerveza irlandesa por excelencia.

3. El precio de la entrada incluye una degustación por persona en el Gravity, situado en la séptima planta y desde el que se divisan las mejores vistas de la ciudad, como podéis ver en este vídeo que grabó J.

Seguir leyendo «10 motivos para no perderse el Guinness Storehouse (Dublín)»

Un paseo por Kilmainham Gaol (Dublín)

La cárcel de Kilmainham Gaol es una de las visitas más interesantes en la capital de Irlanda. Incluida en las atracciones de la Dublin Pass, ofrece un tour guiado en inglés de aproximadamente una hora en el que se conoce gran parte de la historia de la misma y, por añadidura, del conflicto político vivido durante décadas en el país.

Kilmainham Gaol
Kilmainham Gaol

La visita a Kilmainham Gaol comienza en la capilla, donde uno de los primeros relatos que se escuchan es que allí fue donde Joseph Plunkett se caso con Grace Gifford horas antes de ser ejecutado. Plunkett era el líder del Alzamiento de Pascua, que tuvo lugar en 1916, y constituyó el intento más popular de tomar el control de Irlanda por parte de los republicanos y lograr de ese modo su independencia del Reino Unido.

En sus comienzos, Kilmainham Gaol estaba principalmente poblada por niños que eran detenidos por pequeños hurtos, ya que los adultos eran enviados a Australia por orden de los británicos. Pero llegó un momento en que las celdas se encontraron superpobladas, ya que eran cientos las personas que eran encerradas por robar alimentos para superar la gran hambruna que se vivía en esa época. La situación se tornó insostenible y algunos presos tenían que vivir en los pasillos junto a sus familias.

Kilmainham Gaol

En 1924 la situación se tornó insostenible y fue dada de baja como prisión y, aunque se pensó en reabrirla, esto no llegó a suceder. Tras comprobar que el precio de su demolición era desorbitado, muchos años de disputas después, se decidió restaurarla y convertirla en museo tras la creación de una sociedad que logró su objetivo a mediados de 1960, con la ayuda de decenas de voluntarios.

Kilmainham Gaol

En la actualidad Kilmainham Gaol alberga un museo sobre la historia del nacionalismo irlandés que exhibe pinturas y fotografías, así como joyas de presos de toda la República y decenas de objetos, tanto de los prisioneros que habitaron sus celdas, como uniformes de sus empleados, llaves, candados, útiles del día a día…

Kilmainham Gaol

Una de las partes más sobrecogedoras de la visita la ofrece el patio, donde fueron fusilados algunos de los líderes revolucionarios del 16. Una placa en la pared recuerda todos los nombres y fechas de las matanzas.

Kilmainham Gaol

Los amantes del cine tampoco deben perderse Kilmainham Gaol, ya que entre sus muros se han rodado varias películas: The Quare Fellow, 1962; The Face of Fu Manchu, 1965 (con Christopher Lee); The Italian Job, 1969; The Mackintosh Man, 1973; The Last Remake of Beau Geste, 1977; The Whistle Blower, 1987; y las más recordadas: In the Name of the Father, 1993 y Michael Collins, 1999, además de The Escapist, 2008.

Y si sóis unos auténticos frikies, como yo, os recomiendo tener a mano ‘You made me the thieve of your heart’, la canción de Sinead O’Connor que formó parte de su B.S.O., y escucharla muy, muy alto durante el paseo… ¡Pelos como escarpias!

The Clarence Hotel (Dublín)

Como fan incondicional de U2, hacía tiempo que quería conocer The Clarence Hotel, propiedad de Bono y The Edge, cantante y guitarrista de la banda, respectivamente. Si las dos primeras noches del Eyre Trip en Dublín las pasamos en el Celtic Lodge Guesthouse -poco recomendable- las dos últimas decidimos darnos un homenaje en este cuatro estrellas situado en el corazón de Temple Bar, el barrio más animado de la ciudad y, sin duda, nuestro favorito. Se encuentra en pleno centro y es muy fácil caminar a cualquiera de los puntos más turísticos sin necesidad de transporte público.

Nos alojamos en una habitación doble deluxe, con una pequeña zona ‘de estar’ perfecta para relajarse con una copa de vino mientras contemplas las transitadas calles de Temple Bar. Todas las estancias de The Clarence Hotel están decoradas con acogedores muebles de roble, material que también puede verse en el baño y algunas de las zonas comunes, como la sala de estar con chimenea.

The Clarence Hotel
Cama en The Clarence Hotel

The Clarence Hotel
Escritorio y zona de estar en The Clarence Hotel

The Clarence Hotel
Bañera en The Clarence Hotel

The Clarence Hotel
Aseo en The Clarence Hotel

Nos gustó

– La situación, una de las mejores de la ciudad.

– La amplitud de la habitación y de la cama.

– La conexión Wi-Fi gratuita.

– La decoración en madera, cálida y elegante.

– El Octagon Bar, con una propuesta de cócteles muy interesante.

– El personal, encantador donde los haya.

No nos gustó

– El ruido de la calle, de noche y en fin de semana, resulta insoportable.

– Para tener semejante tarifa -125 euros por día- faltan detalles como amenities, más allá del gel y el champú, o un simple calentador de agua para preparar té.

– El precio del minibar, doloroso de veras, y que el de la estancia no incluya el desayuno (aunque lo sabíamos al hacer la reserva).

The Clarence Hotel
Uno de los salones

The Clarence Hotel
Fachada de la calle Temple Bar

‘Elephant & Castle’ (Dublín)

No recuerdo dónde leí que en ‘Elephant and Castle’ preparaban unas alitas de pollo memorables, pero lo creí a pie juntillas y allí me planté en mi primera visita a Dublín hace ya unos cuantos años. Entonces viajaba sola y me llevé las que sobraron, ya que la ración era generosa y me negaba a desperdiciarlas. Regresar con J a lugares que he visitado antes supone la ventaja de ir ‘a tiro hecho’ y, también, saber con seguridad que no va a quedar nada en el plato.

Elephant and Castle
Fachada de ‘Elephant & Castle’

Aquí tenéis las Spicy chicken wings in a basket, estrella indiscutible de ‘Elephant and Castle’, que se sirven con una tira de apio fresco y una salsa muy picante que te hará chuparte los dedos. Tienen buena pinta, ¿verdad?

Elephant and Castle
Spicy chicken wings in a basket

Seguir leyendo «‘Elephant & Castle’ (Dublín)»

Un paseo por Temple Bar Food Market (Dublín)

«Cada sábado, llueva, granice o brille el sol», hay algo que el turista que visita Dublín no puede perderse, pasear por el Temple Bar Food Market, un mercado donde saborear lo mejor de la variada gastronomía que ofrece la ciudad. Ostras del Condado de Clare y quesos de ovejas de Galway se dan la mano con las fajitas y burritos orgánicos de Theresa y Gustavo -oriundos de Guadalajara (México)-, los pasteles del croata Darko Marjamovic o el sushi de Lian Yi. Y es que desde finales de los noventa, Irlanda disfruta de una envidiable riqueza cultural y culinaria que han aportado inmigrantes llegados de medio mundo.

Seguir leyendo «Un paseo por Temple Bar Food Market (Dublín)»

La estatuta de Oscar Wilde en Dublín

Algo escondida y mirando a la casa que le vio nacer, en el tranquilo parque dublinés de Merrion Square, se encuentra la estatua de Oscar Wilde, genial escritor irlandés. Recostado sobre una roca, en una pose de lo más relajada y con una pipa en su mano derecha, parece reírse con cierto sarcasmo de la difícil época que le tocó vivir, en la que fue repudiado y encarcelado por sodomita.

Estatua de Oscar Wilde

Algunas de sus frases más célebres pueden leerse en las dos columnas situadas enfrente del busto -él, curiosamente, parece dirigir sus ojos hacia la que corona una figura masculina-: «La mayoría de las personas son otras personas» hace referencia, sin duda, a sí mismo ya que durante muchos años tuvo que aparentar ser quien no era para ocultar su homosexualidad, como casarse con una mujer con la que tuvo dos hijos.

Estatua de Oscar Wilde

Seguir leyendo «La estatuta de Oscar Wilde en Dublín»

El pub más antiguo de Irlanda

Inaugurado en 1198, ‘The Brazen Head’ está considerado el pub más antiguo de Irlanda. Paredes forradas de madera y fotos en blanco y negro le dan un aire tan auténtico que te parecerá trasladarte unos cuantos años atrás en el tiempo. Ha sabido conservar el encanto y las características de su pasado, como sus robustas mesas, por las que han pasado celebridades como Winston Churchill, James Joyce, Brendan Behan, Jonathan Swift, Daniel O’Connell o Michael Collins.

Seguir leyendo «El pub más antiguo de Irlanda»

Temple Bar Hotel (Dublín)

Hace ya unos años que me alojé en el Temple Bar Hotel de Dublín, y he de reconocer que estoy deseando volver para que lo conozca J. Situado en el mismísimo corazón de la capital irlandesa, como su propio indica, es un establecimiento que aúna las comodidades de un tres estrellas y la enorme ventaja de su ubicación, la mejor de la ciudad. ¿El precio? Desde 100 la habitación individual con desayuno.

En su día, como buena gastrónoma, sólo hice fotos de los desayunos, abundantes y caseros, de ahí que haya cogido prestadas las otras. Aún así, espero que os sirva para haceros una idea del sitio. Seguir leyendo «Temple Bar Hotel (Dublín)»