Namur es la capital de Valonia, bandera de la que presumen en cada rincón, y fue otra de las paradas del blogtrip Destino Bélgica. A pesar de ser francófonos, disponen de su propio dialecto, el valón de Namur, hablado por la mayoría de sus más de 100.000 habitantes. Aunque se trata de una bonita ciudad a orillas de los ríos Mosa y Sambre, no es uno de los destinos más turísticos del país, ya que está fuera de los itinerarios más comerciales.

Seguir leyendo

El Royal Windsor es uno de los hoteles más lujosos de Bruselas. Situado a un tiro de piedra de la Grand Place -literalmente a la vuelta de la esquina- nos alojó durante la última etapa del blogtripDestino Bélgica.

Habitaciones un poco pequeñas, en las que la cama ocupa la mayor parte, está necesitado de una urgente reforma, ya que tanto los baños como algunos detalles -moqueta o mueble bar- se quedan obsoletos.

El precio por noche ronda los 200 euros.

Nos gustó

– La excelente ubicación.

– La cama -confortable como pocas- con almohadas de ensueño.

– El desayuno bufet, uno de los más amplios que hemos visto y que podéis observar más abajo.

– Contemplar la cúpula de la Grand Place desde la habitación.

– La terraza con vistas a la ciudad que se encuentra en el último piso.

Nos decepcionó

– La conexión Wi-Fi es de pago y ¡carísima!: 22 euros por día.

– El zumo de naranja es una especie de ‘Tang’… ¿En un hotel de estas características y precio? Ver para creer.

Seguir leyendo

Es el restaurante turístico por excelencia de la capital belga y, según aseguran, el más grande del país, con capacidad para 420 personas. Cualquiera diría que cuando ‘Chez Léon’ nació en 1893 sólo contaba con cinco mesas. Desde entonces ha pasado de generación en generación de la familia Vanlancker.

Situado a un tiro de piedra de la Grand Place, resulta el lugar ideal para saborear el plato belga más típico, mejillones con patatas fritas. O si no, cualquiera de las 120 recetas tradicionales que ofrecen en su carta: Terrina de paté de conejo, Guisado de pavo a la cerveza de frambuesa, Ancas de rana al ajillo, Calamares con salsa tártara, Sopa de cebolla… Acompáñalo de una cerveza rubia de la casa –Léon Beer-, elaborada exclusivamente para ellos, y te sentirás en el mismo paraíso. A mediodía ofrece una interesante opción que consiste en bebidas ilimitadas (refrescos, vino tinto, blanco y rosado, y cervezas belgas de barril), por 12,50 euros por persona. Esta oferta debe pedirse junto a alguno de sus numerosos menús.

Mi menú consistió en Tomate relleno de camarones y Mejillones rebozados, con sus correspondientes patatas fritas. Más abajo podéis ver la típica cazuela de estos moluscos que se metió entre pecho y espalda mi compañero de viaje, Luis Xixerone. Todo estaba delicioso. Seguir leyendo

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies