Essaouira (Esauira en castellano) fue, junto a Casablanca y Marrakech, una de las paradas del Dátil Trip. Con cerca de 70.000 habitantes y una impresionante medina, es conocida con los sobrenombres de ‘La perla del Atlántico’ o ‘La Bella Durmiente’. Refugio de Jimmy Hendrix en los años setenta y escenario de películas como ‘Otelo’, de Orson Welles, o Alejandro Magno, de Ridley Scott, fue también el lugar elegido por ‘Juego de Tronos’ para la grabación de algunos de los capítulos de su tercera temporada.

Esauira

Pescadores alimentando gaviotas

Durante tres días, recorrimos sus estrechas calles y plazuelas llenas de encanto, coincidiendo con la celebración del Festival Gnaoua, el evento más importante de los que se acoge la ciudad. Aquí te damos unos cuantos motivos por los que no debes dejar de visitar Esauira.

La medina

Catalogada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad desde 2001, Esauira es el lugar ideal donde alejarse del mundanal ruido por el laberinto de callejuelas que la recorren. Comerciantes, lugareños y turistas se cruzan entre puestos de alfombras, ropas, artículos para practicar surf, herboristerías o pequeños cafés en los que disfrutar de un té a la menta. Un sitio mágico en el que no es difícil perderse, como nos pasó a nosotros. Aunque tomes como referencia la Torre del Reloj, llegará un momento en el que olvidarás si entraste por la izquierda o la derecha.

Esauira

Improvisados escaparates en la muralla

Seguir leyendo

Nuestra primera toma de contacto con los hoteles de Marruecos no pudo ser mejor. El Husa Casablanca Plaza se encuentra ubicado en el centro, muy cerca de la Medina y enfrente de una de las paradas del tranvía que recorre la ciudad. Es un cinco estrellas con todo lo necesario para relajarse tras un día de turismo, con habitaciones insonorizadas (menos mal) y decoradas al estilo contemporáneo con mucho gusto. Ofrece un spa de pago con sauna, hammam, servicio de masajes y tratamientos de belleza.

Husa Casablanca

Cama del Husa Casablanca

Husa Casablanca

Cuarto de baño del Husa Casablanca

Husa Casablanca

Bañera del Husa Casablanca

Seguir leyendo

La Mezquita de Hassan II es uno de los edificios más imponentes de Marruecos, divisable desde cualquier punto de la ciudad de Casablanca. Su interior es lugar de culto y sus aledaños, de encuentro y ocio asequible: un baño a la orilla del mar -sólo para ellos-, puestas de sol mientras se degusta una mazorca de maíz asada o unos caracoles al vapor, pesca con caña o un paseo en el que quizás puedas coger la mano a tu ser amado, lejos de miradas inquisitorias.

Mezquita de Hassan II

Aquí te contamos algunas curiosidades sobre la Mezquita de Hassan II:

– En su construcción, para la que se emplearon ocho años, trabajaron más de 2.500 obreros y cerca de 10.000 artesanos.

– Tuvo un coste de más de 500 millones de euros, por lo que fue muy criticada. Además, en el lugar donde se ubica existía un barrio de chabolas que fueron derribadas sin compensar económicamente a sus inquilinos.

– Sus descomunales dimensiones hacen que pueda albergar a más de 100.000 personas: 80.000 en su interior y 25.000 en la sala de oraciones.

– Fue diseñada por el francés Michel Pinseau y su emplazamiento, sobre terrenos ganados al mar, es debido a unos versos del Corán que rezan que ‘el trono de Dios se erigirá sobre las aguas’.

– Está dotada de las últimas tecnologías, como resistencia a terremotos, puertas hidraúlicas, techo automático y corredizo o suelo con calefacción. Dispone, además, de aparcamiento subterráneo y dos hammans.

– Es el edificio más alto del país, ya que su minarete -en cuya punta hay un láser que apunta a La Meca- tiene una altura de casi 200 metros. Es, además, el templo musulmán de mayor altura en el mundo y el segundo en capacidad. Seguir leyendo

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies