No tienen nada que ver uno con otro, ni sus cocinas, chefs, público o decoración, pero nos encantan. Nuestro barrio madrileño ofrece una de las mejores ofertas gastronómicas de la ciudad y queremos enseñaros esos sitios donde nos sentimos como en casa y disfrutamos cual enanos. Si alguna vez nos perdemos, ya sabéis dónde encontrarnos. Descubre dónde comer en Chamberí.

1. ‘La Cabra’ (Francisco de Rojas, 2). La cocina de Javier Aranda es una de las que más nos ha sorprendido en los últimos tiempos y tenerla al lado de casa es un verdadero lujo. Dispone de dos menús: degustación, por 100 euros, y ejecutivo, por 50 y que se sirve a mediodía de miércoles a viernes. La última vez nos animamos con el largo y fue todo un descubrimiento. Ve y déjate sorprender por la cocina de mercado en su máxima expresión que acaba de recibir una Estrella Michelin y, después, relájate con una copa en su acogedora bodega alejada del mundanal ruido y el aturdidor tráfico de la zona. (Puedes ver todas las fotos de nuestra última visita aquí).

comer en Chamberí

Tortillitas de camarones, en ‘La Cabra’

comer en Chamberí

Esférico de violeta, crocant de cacao y helado de azahar, en ‘La Cabra’

Seguir leyendo

Comedor de ‘La Cabra’

Siempre nos gusta celebrar nuestros cumpleaños como es debido. Pensamos que hoy estamos aquí y, mañana, no se sabe… J cumplía 37 y el día era la excusa perfecta para conocer ‘La Cabra’, a una manzana de casa y que abrió sus puertas hace varios meses en Chamberí.

A cargo de los fogones se encuentra el jovencísimo Javier Aranda, jefe de cocina de ‘Piñera’ durante dos años, segundo premio al Cocinero Revelación 2012 en Madrid Fusión y formado en ‘El Bohío’ y ‘Santceloni’.

En los 500 metros cuadrados de ‘La Cabra’, encontramos diferentes espacios gastronómicos: una tapería, el salón, una bodega y una acogedora biblioteca donde olvidarse del mundanal ruido de la calle de Sagasta. En la tapería, con mesas bajas de madera, es posible desde desayunar con bollería casera hasta beber un cóctel bien entrada la noche, además de menú diario, medias raciones y vinos por copas. La bodega, donde existe la posibilidad de alquilar una cava para conservar las botellas de vino propias, ofrece la opción de reservarse para eventos privados, y el salón, la joya de la corona, es un lugar elegante, sobrio e íntimo donde disfrutar del espectáculo de la impresionante cocina vista.

En su no muy extensa carta, a la que se añaden diferentes platos según el día, destaca la excelente materia prima que varía dependiendo de los productos de temporada. Para no tener ningún tipo de duda, elegimos el menú degustación con platos a elección del chef.

Tras un consomé de tomates secos, que se sirve directamente de un original barrilete ubicado en la sala, llegaron los aperitivos: Coliflor osmotizada, Camarón con mayonesa de azafrán, Berenjena con miso y Macarrón de manitas de cerdo, todo en un mismo ‘plato’, y Piruleta de foie y remolacha.

Aperitivos en ‘La Cabra’

Seguir leyendo

‘Pecado Carnal’ (Madrid)

Habíamos leído que una hamburguesería en Chamberí estaba causando furor por la calidad de su carne, la reconocida wagyu que ya habíamos probado en alguna ocasión. Y allí nos plantamos para comprobar si su fama estaba siendo justificada.

Decorado en colores oscuros, con impresionantes fotografías de ídolos musicales de todos los tiempos, cuenta con dos amplios salones donde degustar suculentas piezas desde 11 euros. Si sois de sueldo generoso, u os habéis forrado cual Rodrigo Rato arruinando a pobre gente, os interesa saber que ofrecen la Millonaire Kobe Burger, con Trufa Negra y Oro Laminado de 23 quilates, que se sirve con una botella de Vega Sicilia Valbuena por 185 euros.

Nosotros fuimos más modestos, pero disfrutamos como los más ricos. Compartimos tres entrantes: Tori Karaage, nuggets de pollo estilo japonés al vapor; Croquetas de boletusChorizo criollo con su salsa criolla, que nos gustaron mucho, sobre todo, el primero de ellos.

Tori Karaage

Croquetas de boletus

Chorizo criollo con su salsa criolla

Pedimos las dos hamburguesas que más llamaron nuestra atención, aunque sus compañeras de carta también resultaban más que apetecibles, como la que se sirve con ajo negro o setas Portobello, la que lleva cebolla caramelizada y garrapiñadas…

La Wasabi Kobe Burger, a la que añadí pepinillos -uno de mis vicios- lleva mayonesa japonesa y wasabi -aparte-. La exótica mezcla la hace realmente sabrosa.

Wasabi Kobe Burger

Truffled Cheese Kobe Burger, con una salsa de queso trufado con trufa negra y boletus, es una hamburguesa que no necesita nada más. Es sencillamente espectacular. No le pusimos ningún ingrediente extra para saborear al 100 por 100 el sabor de esta carne.

Truffled Cheese Kobe Burger

De postre probamos el Pecado original, tarta tatin con helado de canela, una sorpresa deliciosa a la que el original helado le da un toque muy especial.

Tarta tatin con helado de canela

Acompañamos la cena con un Ribera del Duero de Bodegas Emilio Moro, recio y perfecto para acompañar este homenaje carnívoro.

Emilio Moro

‘Pecado Carnal’ se encuentra en el número 24 de la calle de Covarrubias y su servicio, exclusivamente femenino, es atento y encantador.

Puedes ver más fotos aquí.

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies