Cinco ciudades portuarias donde pasar la Nochevieja

Despedir el año siempre es una buena excusa para conocer nuevas ciudades. En nuestro caso es ya un clásico viajar hacia un nuevo destino con una botella de cava y la vista puesta en un puerto pesquero, será que somos de secano y nos puede el espíritu marinero. Por este motivo os vamos a sugerir 5 ciudades portuarias donde pasar la Nochevieja:

1. Gijón: cuenta la historia que en las últimas horas del 2009, mientras veíamos el barrio de Cimadevilla desde nuestra habitación en la otra punta de la bahía, surgió la idea de iniciar esta saga de Nocheviejas viajeras. Nada mejor para celebrar el año nuevo que adentrarse en alguna de sus innumerables sidrerías para probar la famosa fabada y la no menos conocida sidra, asturianas ambas.

Detalle de una sidrería asturiana

2. Budapest: a finales de 2010, días antes de estrenar este blog, viajamos hasta esta parada obligatoria en el curso del Danubio. Desde el Bastión de los Pescadores podrás observar cómo la nieve cubre en esta época del año la capital húngara y cualquiera de sus 7 islas: Astillero, Margarita, Csepel, Palotai-Sziget, Népsziget, Haros-Sziget, y Sziget Molnár.

Vistas desde el Bastión de los Pescadores, en Budapest
Vistas desde el Bastión de los Pescadores, en Budapest

Seguir leyendo «Cinco ciudades portuarias donde pasar la Nochevieja»

‘Nobu’ (Budapest)

Aprovechando que Nobu se encontraba en el mismo hotel donde nos alojamos en Budapest, el Kempinski, pudimos disfrutar de una sensacional cena en la que es, sin duda, la cadena de establecimientos de comida japonesa más reconocida del mundo. Propiedad del chef nipón Nobuyuki «Nobu» Matsuhisa, cuenta con más de veinte restaurantes repartidos por todo el continente.

Seguir leyendo «‘Nobu’ (Budapest)»

Un paseo por Budapest

Ahora que el calor llama a la puerta, nos apetece recordar la entrada de pasean2 en el año 2011, en Budapest, once días antes de que naciera este blog, que acaba, pues, de cumplir tres meses de vida.

Aunque con la maleta cargada de ropa de abrigo, los ¡¡7 grados bajo cero!! con los que nos recibió la capital húngara fueron, nunca mejor dicho, para quedarse helados. Desde el momento en que el avión de la compañía Malev posó sus ruedas en las congeladas pistas del aeropuerto de Ferihegy hasta la hora de marcharnos, la nieve y las gélidas temperaturas fueron nuestros compañeros de viaje. Pero ¡¡ni una queja!!

Seguir leyendo «Un paseo por Budapest»