Parador de Gredos (Ávila)

Con motivo del último TBM celebrado en Gredos, nos alojamos en su Parador, que puso en oferta unas pocas habitaciones para los blogueros asistentes. Tras la decepción que supuso la del leonés de San Marcos, ésta nos pareció todo lo contrario: cama grande y confortable, muebles rústicos y cuidados y, lo más importante, baño nuevo y luminoso.

Seguir leyendo «Parador de Gredos (Ávila)»

‘El Rastro’ (Ávila)

Nos escapamos a Ávila con una recomendación debajo del brazo porque, aunque parezca mentira, no hay muchos restaurantes en la ciudad, a pesar de ser una de las más turísticas del centro del país.

‘El Rastro’ se ubica dentro un antiguo caserón adosado a la muralla, en lo que eran las caballerizas del Palacio de los Dávila, y cuentan que en 1885 ya servía viandas. En su extensísima carta ofrece comida típica de la zona, como judías de El Barco, cordero o tostón asado, truchas del Tormes, y la afamada ternera del Valle de Amblés, en chuletas, chuletón, escalope, mollejas…

Aunque nos apetecían mucho las judías, las altas temperaturas veraniegas nos hicieron cambiarlas por unas sabrosas Patatas revolconas (8 euros) y una fresca Ensalada de la casa (9 euros), bastante insípida, la verdad.

Patatas revolconas
Ensalada de la casa

Seguir leyendo «‘El Rastro’ (Ávila)»

Parador de Ávila

Cama

Cuenta la leyenda que Teresa de Jesús, cuando todavía era niña y no santa, ya correteaba por el antiguo palacio ‘Piedras Albas’, construido en el siglo XVI y que actualmente acoge al Parador de Ávila. Adosado a las murallas de la ciudad, se trata de un conjunto luminoso y armónico, con un espectacular patio acristalado, suelos de adobe y granito, y un amplio jardín que conserva restos arqueológicos, como un berraco de piedra del siglo IV a.C.

Cuando llegamos nos ofrecieron la posibilidad de dormir en una de las habitaciones del torreón, y no lo pensamos dos veces. Además de encanto y tranquilidad, gozan de amplitud, calidez y muy buen gusto, con cuarto de baño dividido en dos zonas.

Zona de estar

Seguir leyendo «Parador de Ávila»