Dos nombres, Rodrigo de la Calle y Santiago Orts, y un destino, la Gastrobotánica. A estas alturas de la película, cualquier persona en este país (y parte del extranjero) que presuma de ser un buen gourmet conocerá de sobra qué es y dónde encontrarla, en Aranjuez.

Verduras del desierto, caviar cítrico o germinados son términos habituales para los miles de seguidores de las cuentas de Twitter de esta pareja de genios que ha conseguido hace unos meses su primera estrella Michelin, una innovadora estrella de color verde, que se suma a otros reconocimientos como Dos Soles de la Guía Repsol.

Rodrigo, al frente de los fogones, formado al lado de grandes como Aduriz, Dacosta o Berasategui, y Santiago, premio Nacional de Gastronomía, desde su huerto de Elche, forman el binomio perfecto para un nuevo concepto de ciencia aplicada a la cocina.

El establecimiento de Rodrigo de la Calle está dividido en dos espacios gastronómicos: el piso inferior es un elegante restaurante con 25 plazas, y el de arriba -que incluye terraza- un gastrobar con carta de tapas y arroces.

Seguir leyendo

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies