Un paseo por Monsaraz (Portugal)

Monsaraz fue una de las más gratas sorpresas que tuvimos en el Amieira Trip, un encantador pueblecito de casas blancas y estrechas calles peatonales -sólo dos, la Rua Direita y la de Santiago– que rezuma paz y tranquilidad entre cal y pizarra. Rodeada por una muralla medieval y baluartes levantados durante la guerra de 1640, cuenta con un castillo que fue mandado edificar por Alfonso III en el siglo XIII.

Hasta 1167 la ciudad estuvo bajo dominio musulmán y, tras ser repoblada, pasó a manos de los Caballeros templarios, hasta ser entregada en 1319 a la Orden de Cristo. Desde mediados del XIX forma parte del concejo de Reguengos de Monsaraz. A lo largo de su historia ha sufrido varios asaltos, como el de la artillería inglesa liderada por el Conde de Cambridge tras no recibir el dinero pactado con la Corona de Portugal y haber roto el compromiso de boda entre el lord británico y la hija del Rey. Al ser una de las poblaciones más antiguas del sur, le tocó desempeñar durante siglos un papel clave en el sistema defensivo contra la armada española. Seguir leyendo «Un paseo por Monsaraz (Portugal)»

‘Aqueduto’ (Évora)

Aperitivo luso

Fue nuestra primera toma de contacto con la gastronomia portuguesa nada más comenzar el Amieira Trip para disfrutar de sus espectaculares casas-barco. El restaurante ‘Aqueduto’ se encuentra en la bella localidad de Évora y recibe el nombre del monumento más famoso de la ciudad, su acueducto romano.

Tras el típico aperitivo luso -pan, mantequilla, queso, aceitunas y paté- compartimos varios entrantes: una deliciosa Ensalada de lascas de bacalao con pimientos asados, Pimientos del Padrón (sí, en Portugal…) y una bandeja de embutidos de la zona. Seguir leyendo «‘Aqueduto’ (Évora)»

‘Sem-Fim’ (Monsaraz)

Una antigua fábrica de aceite, una estufa de leña, velas, flores… ¿Te suena romántico? Lo es. Y si le sumas que este restaurante se encuentra en el bellísimo pueblo portugués de Monsaraz, lo convierte en imprescindible si planeas visitar la zona del Alentejo.

El padre de Tiago Kalisvaart, un artista y arquitecto holandés, compró este viejo almacén en 1994 y lo restauró durante dos años, conservando colores, vigas, suelos y muchos de los elementos empleados en la elaboración del aceite, como la almazara o los tanques de conservación. Unos años más tarde nacía ‘Sem-Fim’, un encantador establecimiento que regenta su hijo con auténtico entusiasmo. Además, las pinturas y esculturas de su progenitor se exhiben en una reconvertida galería de arte. Seguir leyendo «‘Sem-Fim’ (Monsaraz)»