Parador de Ávila

Cama

Cuenta la leyenda que Teresa de Jesús, cuando todavía era niña y no santa, ya correteaba por el antiguo palacio ‘Piedras Albas’, construido en el siglo XVI y que actualmente acoge al Parador de Ávila. Adosado a las murallas de la ciudad, se trata de un conjunto luminoso y armónico, con un espectacular patio acristalado, suelos de adobe y granito, y un amplio jardín que conserva restos arqueológicos, como un berraco de piedra del siglo IV a.C.

Cuando llegamos nos ofrecieron la posibilidad de dormir en una de las habitaciones del torreón, y no lo pensamos dos veces. Además de encanto y tranquilidad, gozan de amplitud, calidez y muy buen gusto, con cuarto de baño dividido en dos zonas.

Zona de estar

Baño

El desayuno, como es habitual en Paradores, variado y con la posibilidad de platos calientes recién hechos, como huevos revueltos o fritos. Nos llamó la atención la tierna bollería elaborada en su propio obrador.

Fruta y bocados salados
Bollería
Huevos revueltos recién preparados
Interior del Parador
Patio acristalado
Jardín y torreón donde estaba nuestra habitación
Jardín
Vistas de la muralla desde el jardín

Nos gustó

– La amplitud de la habitación y que nos ofrecieran la posibilidad de elegir. Además, al haber sólo una por piso en la parte del torreón, no escuchamos ni un ruido.

– El jardín, ideal para meditar libro en mano.

– El comedor, con vistas a la muralla.

No nos gustó

– Nada.

Puedes ver más fotos en nuestra galería de Flickr.

2 comentarios sobre “Parador de Ávila

  1. ¡Qué sitio tan chulo! Una pena que los paradores se me suelan pasar un poco de mi presupuesto jejeje, menos mal tengo post como este para acercarme un poco más a estos alojamientos 🙂

    Un saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.