Miniatur Wunderland (Hamburgo)

Fue a finales de diciembre del año 2000 cuando los gemelos Frederik y Gerrit Braun, creadores y actuales directores de Miniatur Wunderland, decidieron que su gran pasión por las miniaturas, los trenes a escala y el modelismo se convirtiera en realidad. Hoy en día es una de las atracciones turísticas más visitadas de Alemania, un espacio en el que niños y adultos disfrutan por igual con las ocho secciones de diferentes países recreadas en tres plantas y a la que es recomendable dedicar, al menos, 4 ó 5 horas para no perderse ningún detalle.

Pincha en la imagen para ver nuestro vídeo

Esta especie de museo se encuentra en Hamburgo, presente en la colección con algunos de sus monumentos y lugares más emblemáticos, como la catedral, la estación central, el puente Köhlbrand o el Imtech Arena, para cuya reproducción a escala de sólo 1:150 por motivos de espacio se emplearon 2.000 horas.

Miniatur Wunderland
Imtech Arena de Hamburgo

Miniatur Wunderland
La hamburguesa y canciller alemana, Angela Merkel
Miniatur Wunderland
Puerto de Bergvik (Escandinavia)

Aunque la mayoría de las representaciones expuestas en Miniatur Wunderland son fruto de la fantasía de sus creadores, hay otras que se han recreado con mucha fidelidad, como la historia de Alemania, muy presente en la primera parte de la colección. Llama especialmente la atención cómo se muestran los cambios sufridos a raíz de la Segunda Guerra Mundial en ciudades como Berlín o la caída del Muro en 1989.

Miniatur Wunderland
Caída del Muro de Berlín

Son muchos los detalles que se esconden en las maquetas de este pequeño ‘país de las maravillas’, algunos colocados deliberadamente para que haya que fijar la vista al máximo y encontrar alguna de las veinte escenas que en el folleto explicativo señalan como más populares: un cadáver en el río, un laboratorio de drogas, una pareja de amantes (encontramos varias), el esqueleto de un dinosaurio, una familia de pingüinos o la famosa Pippi Calzaslargas.

Miniatur Wunderland
¡Un cadáver en el río!
Miniatur Wunderland
Rescatando el coche accidentado
Miniatur Wunderland
Mientras unos trabajan…

Hay algunos escenarios que destacan por sus enormes dimensiones y funciones interactivas, como la ajetreada estación de tren suiza Porta Alpina, un concierto de DJ Bobo (con música incluida) o el aeropuerto de la imaginaria ciudad de Knuffingen, donde estuvimos un buen rato viendo cómo despegaban y aterrizaban las maquetas de los aviones.

Miniatur Wunderland
Concierto de DJ Bobo
Miniatur Wunderland
Urinarios en el concierto de DJ Bobo

 Miniatur Wunderland en cifras

– Más de 10 millones de visitantes.

– 500.000 horas de trabajo.

– 1.300 metros cuadrados.

– 215.000 figuras en miniatura.

– 930 trenes y 14.450 vagones.

– 228.000 árboles.

– Más de 335.000 luces.

– 150 botones interactivos.

El precio de la entrada a Miniatur Wunderland es de 13 euros para adultos y 6,50 para niños. El día que fuimos había una espera de más de 3 horas, así que decidimos comprarlas para la mañana siguiente. Si no quieres llevarte sorpresas, puedes adquirirlas por adelantado en su web, donde también puedes consultar los horarios de apertura.

Dispone de un pequeño bistró donde es posible hacer una parada para descansar con una buena cerveza alemana o una currywurzt antes de proseguir la visita.

4 comentarios sobre “Miniatur Wunderland (Hamburgo)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.