‘León, la identidad de lo sabroso’ (2ª parte)

viene de la primera parte.

¿Cómo si no comprender que un árbol viejo como el castaño nos aporte un fruto tan útil y elegante como la castaña? Sale de un erizo, sabor a otoño; antes, alimento con el que se mitigaban hambrunas y ahora, convenientemente elaborada, materia cualificada de repostería y de alta gastronomía. Cruda, asada, cocida, confitada: la Castaña del Bierzo, deleite puro.

La fruta de León
La fruta de León

León es huerta rica. De la berciana llegan productos que la distinguen. Las del Sil, Boeza y Cúa nos dejan el Pimiento del Bierzo, asado, envasado en su propio jugo, redescubierto para los sentidos, ingrediente de honor de una gran variedad de platos y despensas. Lujo y privilegio. Desde antiguas huertas monacales o labriegas, con la inestimable ayuda del microclima de la Comarca, llegan bocados de fruta ofrecidas por las variedades del manzano reineto, árbol bravo, con su Manzana Reineta del Bierzo y las del peral con su Pera Conferencia del Bierzo. Jugosas y llenas de aromas. Tienen ángel.

León es huerta roja y verde. La de la Vega del Esla y la de Tierra de Campos. Fresno de la Vega, entre volteo de campanas y semilleros, nos ofrece su pimiento de cuatro morros, marcados, grande y ancho, con su color rojo rubí, que no pica, mencionado por Madoz en su diccionario. Exquisito. Mansilla de las Mulas aporta su tomate, rojo vivo, cuidado con mimo, con un aroma inconfundible. Sahagún, su Puerro, entre verde y blanco que se convierte en amarillo limón, tierno y crujiente, con un sabor entre dulce, salado y afrutado.

Productos del chivo
Productos del chivo

León es grande y diverso. Es montaña hecha llanura con el permiso del Bierzo. De la montaña de Vegacervera nos llega la Cecina de chivo, imagen de toda la Comarca del Alto Torio. Los montañeses la llaman de castrón o de “Dios nos libre”. De materia sencilla, sabor fuerte y diferente transmite vitalidad y esfuerzo. Se consume curada o cocida en olla, en este último caso mejor acompañada con longaniza de chorizo de chivo.

En uno de los parajes más singulares de la geografía leonesa, los Picos de Europa, entre hierba y riscos majestuosos, se elabora el queso de Valdeón, ¿qué decir de él? Testimonio de las tradiciones y herencias artesanas, singular como el valle que le da nombre, azul es su identidad, picante, salado y ardiente, todo a la vez. Ha llevado el nombre de León, el de Valdeón y el de los Picos de Europa por el mundo. Paladares americanos y europeos conocen de su existencia. En fin, un manjar.

Queso de Valdeón
Queso de Valdeón

La Tierra de Campos y El Páramo Leonés, ejemplos de la llanura, comparten protagonismo con las legumbres, las reinas del frío, llenas de bondades, imprescindibles para la cocina de cuchara y con guiños a la vanguardia culinaria. Lenteja Pardina, fina al paladar y Alubia de La Bañeza con los colores y formas de sus variedades: pinta, riñón, canela y plancheta; diferentes y hermanas; versátiles; elegantes; con las que el término “a remojo” cobra sentido. No se discute, las alubias más ilustres se encuentran en León.

Desde siempre, los dulces tradicionales han sido conocidos. Fiestas y advenimientos han ayudado a ello. Es la hora de disfrutarlos, hay muchos. Hablemos de Las Mantecadas de Astorga, hijas del pueblo maragato y pegadas a sus cajillas de papel, esponjosas y suaves, pasaron de las recetas de conventos con ingredientes secretos a los obradores actuales que conservan la tradición y añaden “el toque mágico” que sólo sabe dar el buen repostero astorgano.

Mantecada
Mantecada

La gente de estas tierras, en ocasiones tan distintos, sentimos que son nuestros los vinos que se elaboran con uvas de variedades diferentes como mencía y prieto picudo; doña blanca y albarín; godello y verdejo. Esas uvas se presentan ante los consumidores como Vino Bierzo y Vino Tierra de León; dos nombres, dos territorios, dos imágenes que nos acompañan por igual, que entran por los ojos con sus colores: violáceos, rojos, granates, frambuesas; limpios, con personalidad, criados con cariño y talento; protagonistas que nos deleitan inundando los sentidos de aromas y sabor.

Ya lo ven, todo sale de León. Sabor y calidad. Fertilidad de sus tierras y sabiduría de las manos que elaboran. Más allá de logros efímeros. León ¿identidad de lo sabroso? Juzguen ustedes.

Autor: @saborleon

Fotos del Archivo Web de Productos de León

 

2 comentarios sobre “‘León, la identidad de lo sabroso’ (2ª parte)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.