‘L’Ateliers aux Arômes’ (Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa)

Ya os hemos hablado del Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa, el excelente hotel en el que nos alojamos en la ciudad costera durante el Dátil Trip. Quedó pendiente explicaros la gastronomía que ofrecen en sus cuatro restaurantes. Os contaremos nuestra experiencia en tres de ellos, ya que nos quedó uno por probar, ‘Le Cafe Kasbah’, pero nos dio pereza porque se trataba de un bufet libre y la verdad es que nos somos muy aficionados a ellos.

‘L’Atlantique’ está especializado en mariscos y pescados a la plancha que sirven diariamente desde el puerto de Essaouira. Decorado en tonos azules y blancos es una opción más que interesante para comer por unos 20 euros/persona.

Aperitivos y pan
Tartaleta con queso de cabra, verduras y paté de olivas

Sardinas, acompañadas de una pequeña vinagreta
Patatas gratinadas, casi en juliana y con pequeños trozos de calabacín
Cordero marinado, con guarnición de verduritas y sirope de fresas

Uno de los grandes descubrimientos de Marruecos han sido sus vinos. Guerrouane es una de las Denominaciones de Origen del país. El clima de las montañas del Medio Atlas, donde se encuentran estos viñedos -con una elevación desde 580 hasta 700 metros-, además de las lluvias moderadas y el abundante sol convierten a este lugar en el perfecto productor de blancos, grises y tintos.

Otra de las opciones en Sofitel Essaouira Mogador Golf & Spa es ‘Le Tiki So Bar’, donde hay música en directo cada noche y pueden pedirse ensaladas, sándwiches, hamburguesas o tajines. A nosotros se nos fue un poco de precio porque se nos antojó un vino especial con uva Syrah, pero mereció la pena…

Hamburguesa con queso
Club sándwich
Medaillon
Música en directo

Hemos dejado para el final la joya de la corona, ‘L’Ateliers aux Arômes’, especializado en cocina internacional, con toque afrancesado, y que ofrece algunos de los platos más finos y recomendables de toda la ciudad. Decorado en colores cálidos, presenta modernas mesas de cristal, deliciosas vajillas y cristalerías y un servicio atento y discreto.

Mantequilla, en un precioso recipiente
Tartar de salmón con salsa tártara
Langostinos crujientes con frutas de verano, vinagreta con aceite de Argán y naranja
Ravioli de langosta y salmón, chutney de tomate y espinaca y crema de lemongrass con perifollo
Pechuga de pato con puré de zanahorias, nuez moscada, tomillo, membrillo asado y regaliz
Soufflé de naranja y anís verde
Guerrouane Gris
Detalle de una de las mesas

El precio medio, con vino, es de unos 50 euros por persona, y resulta ideal para disfrutar de una perfecta velada en este impresionante hotel de la cadena Sofitel donde el buen gusto es el factor común. Un lujo para los sentidos.

Deja un comentario