Si has llegado a San Francisco desde alguna ciudad del Oeste en un coche de alquiler Avis rent a car Las Vegas y te apetece estirar las piernas o respirar aire fresco, te recomendamos esta aventura buena, bonita y barata. En el pier o muelle 41 de la famosa bahía podrás escoger una de las cientos de bicicletas disponibles para llegar a Sausalito atravesando el Golden Gate, famoso puente que une la península de San Francisco con el sur de Marin. El precio, desde 32 dólares.

Comprueba la presión de las ruedas, la altura del sillín y no te olvides de ponerte un casco y coger una botella de agua. A lo lejos verás ese gran símbolo del acero que vigila el océano Pacífico desde esta orilla.

Cruzar el Golden Gate, previo tránsito por la bahía, es una experiencia fantástica ya que hay senderos y carriles perfectamente señalizados para los cicloturistas. Aquí, algunos datos curiosos de esta gran obra de la ingeniería:

– Recibe su nombre del estrecho en Constantinopla, llamado también la Puerta Dorada, ya que comunicaba Europa con Asia.

– Se empezó a construir en 1933 ante la congestión de tráfico que sufría la zona. Tras cuatro años de obras y cerca de 40 millones de dólares gastados, pudo inaugurarse un 27 de mayo.

– Supera los 1.200 metros de longitud, está suspendido gracias a dos torres de 227  metros de altura y se compone de seis carriles, además de ser accesible para peatones y bicicletas.

– Fue pintado con urgencia para prevenir la oxidación que provoca el mar sobre el acero, de ahí su color rojizo.

– Durante la mañana hay más tráfico hacia el sur (para ir a ‘currar’ a Silicon Valley, supongo) y por las tardes se nota más afluencia en dirección norte (para descansar en pueblos como Sausalito, confirmo).

Una vez cruzado el Golden Gate, nuestra recomendación es que te dirijas a Sausalito, una pequeña localidad ubicada en el condado de Marin, antigua colonia de artistas y muy famosa por sus casas flotantes.

Allí podrás recorrer sus calles y barriadas, tomarte una sándwich acompañado de una cerveza bien fría en el ‘Caffe Tutti’ y prepararte para coger el último ferry que te devuelva al puerto de San Francisco sin necesidad de dar pedales.

No te despistes porque habrá mucha gente como tú intentando regresar en el barco (el alquiler de la ‘bici’ incluye este billete), escoge un buen asiento y prepara tu cámara para hacer unas fotos (en este caso nocturnas) espectaculares:

10 Responses

    • Nosotros, después de este viaje de J, nos lo estamos planteando, jejejeje. El año que viene queremos regresar juntos, que lo conocemos por separado. ¡Gracias por pasarte por aquí!

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies