Conocer Lisboa en tres días

¿Te gustaría conocer Lisboa en tres días? Aquí te contamos qué recorrido puedes hacer.

Esta ciudad, catalogada como “la capital del mar” y ubicada justo en la desembocadura del Tajo en Portugal, es una buena opción para escapar de la rutina diaria. A continuación detallamos una alternativa muy interesante para conocer Lisboa en tres días.

Una de las posibilidades más comunes es hacer el recorrido en el transporte público de Lisboa, pero el problema es que realmente no alcanzarías a conocer la ciudad y perderías tu valioso tiempo comprando tiquetes y esperando la llegada del tranvía, el bus o el tren, así que te recomendamos alquilar un coche en Miles Car Rental, ya que sus precios son buenísimos y, además, podrás ir de un lugar a otro sin perder tiempo y guardar todo lo que necesites en el maletero.

En este artículo te ofrecemos un itinerario para que conozcas los imprescindibles de la capital lisboeta:

DÍA 1

Castillo San Jorge

En sus inicios era un fuerte musulmán, más tarde reconquistado por el primer rey de Portugal, Alfonso Henríquez, allá por el siglo XII. Luego se convirtió en la sede del Palacio Real antes del terremoto de 1755, que lo dejó en ruinas hasta el siglo XX, cuando fue completamente restaurado.

Con once torres, numerosos calabozos y frondosos jardines, el castillo es de esas fortalezas que salen en los “cuentos de hadas”. 

Aquí puedes caminar en medio de verdaderos pavos reales, patos y todo tipo de especies autóctonas del país, con el añadido de observar la ciudad en una vista panorámica de 360º a través del periscopio que creó Leonardo Da Vinci en la Torre de Ulises, basado en un sistema óptico que juega con lentes y espejos.

Barrio de Alfama

Este barrio se encuentra al lado del Castillo de San Jorge y cuenta con varios lugares para visitar, desde el mercado de la Feira de Ladra, que abre los fines de semana, hasta el mirador de Senhora do Monte, donde podrás ver el mar y las casas tan clásicas y representativas que por sí solas cuentan la historia de Lisboa.

Aquí puedes tomar un café, comprar artesanías, admirar el famoso tranvía 28 y comer en uno de los restaurantes familiares que existen en los alrededores. En total, son ¿11? hermosos sitios los que puedes ver en este sector tan singular.

Barrio Alto

A tan solo 20 minutos en coche desde el Barrio Alfama se encuentra esta zona que aglutina la vida nocturna lisboeta, donde puedes tomarte unos cócteles, ir de fiesta hasta el amanecer en lugares como Music Box, Fragil o, simplemente, degustar un café, comer o ver un espectáculo de fado, que es la música tradicional en Portugal. Lo mejor de todo esto es que hay lugares y planes para todos los bolsillos y gustos.

DÍA 2

Oceanario de Lisboa

Ubicado en el Parque de las Naciones, este acuario es un espectáculo flotante compuesto por cuatro hábitats marinos distribuidos en diferentes tanques gigantes (Océano Atlántico, Pacífico, Índico, Antártico), fauna y flora, aves y mamíferos. La sorprendente construcción del arquitecto Peter Chermayeff es de visita obligada ya que es el segundo oceanario más grande de Europa y uno de los más bonitos, ideal si vas en familia.

Museo del Azulejo

Cerca del Oceanario de Lisboa y situado en el convento de la Madre de Deus, encontrarás este museo que contiene la tradición de Portugal. Aquí conocerás la historia del país a través de magníficas artesanías que muestran cómo era la ciudad antes del terremoto de 1755.

Durante tu visita podrás ver:

  • Azulejos árabes
  • Azulejos del siglo XVI hasta el siglo XX
  • Dos claustros de estilo renacentista
  • Elementos de oro en la Iglesia Madre de Deus
  • Restaurantes para cenar después de este largo día

Te recomendamos que visites los restaurantes típicos de la zona para que te lleves la mejor experiencia de la ciudad, y pruebes el bacalao “á bras”, un tradicional plato portugués que consiste en presentar este pescado con una mezcla de patatas y huevo; la carne de cerdo a la alentejana acompañada de almejas o un caldo verde preparado con col, patatas y chorizo, porque no hay nada que describa tanto a Portugal como las sopas.

A continuación, te dejamos una pequeña lista de sitios donde podrías degustar estas delicias:

  • Casa da Índia
  • Príncipe do Calhariz
  • Chapitô
  • Restaurante D´Avis
  • Picanha – Janelas Verdes

Recuerda que la mejor opción para desplazarte y visitar sin preocupaciones estos lugares es reservar un vehículo online.

DÍA 3

Plaza del comercio – Terreiro do Paço

Un hito que hace de este lugar una parada obligatoria para cualquier turista es su historia. Aquí vivió D. Manuel I (rey de Portugal en 1495) cuando la plaza era conocida como un palacio y contenía una biblioteca con más de 70.000 libros y cientos de obras de arte, un conjunto totalmente destruido después del terremoto de 1755.

Este espacio es otro imprescindible ya que no solo vas a aprender sobre Lisboa durante la Edad Media, sino que conocerás la estación del ferri, verás el rio Tajo (en portugués, Tejo), podrás encontrar el Mirador del Arco de la Rua Augusta y descubrirás varias esculturas como la del explorador Vasco de Gama.

Como recomendación extra, podrás tomar un vino o comer un buen bacalao en el famoso Café Martinho Da Arcada, frecuentado por grandes escritores como el poeta Fernando Pessoa. Allí sentirás ese ambiente antiguo de la ciudad.

Monasterios de los Jerónimos

Este lugar, declarado Patrimonio de la humanidad por la Unesco, una maravilla arquitectónica que deja con la boca abierta a todo el que lo visita, albergaba en el pasado los dormitorios de los monjes y en la actualidad es la sede del Museo Nacional de Arqueología, fundado a finales del siglo XIX.

Cuenta con momias y sarcófagos, un salón dedicado a la presencia que tuvo Roma en Portugal, una exposición islámica, una sala de tesoros para contemplar joyas de orfebrería del siglo VI a.C o la tumba del descubridor Vasco de Gama.

Antes de convertirse en museo, este edificio era una iglesia donde los navegadores portugueses iban a rezar antes de partir en sus expediciones, luego lo habitaron los monjes de la Orden de San Jerónimo y hoy en día es una parada frecuente para los turistas.

Seas o no creyente, vas a quedar maravillado con este edificio.

Torre de Belém

Conduciendo 5 minutos desde el monasterio llegarás a la playa de Restelo donde está ubicada esta torre declarada Patrimonio de la humanidad por la Unesco y antigua prisión. Construida en 1514 con el fin de proteger el Estuario del Tajo, fue destruida en 1580 por los ejércitos de España, país que pasó a controlar Portugal durante 60 años. Además de tomar fotos increíbles al atardecer, podrás recorrer e imaginar historias de navegantes, conquistadores y soldados que hace cientos de años estuvieron allí.

Belém

Antes de despedir Lisboa, recuerda que Belém es un lugar imprescindible no solo por la torre o el castillo, también por el Monumento a los Descubrimientos, un homenaje a los navegantes y exploradores portugueses.

Y ya para finalizar, no dejes de pasarte por la famosa fábrica de Pasteles de Belém, donde los preparan con la misma receta desde 1837 y que son una delicia tradicional portuguesa a base de hojaldre, canela y azúcar. Te dejarán con ganas de comer más y de regresar a esta ciudad.

¡Te vas a enamorar de Lisboa! Ya sabes que conocerla en tres días sí es posible y más si puedes alquilar un coche para que te puedas mover de un lugar a otro sin ningún impedimento.

Esta magnífica ciudad te ofrece museos, comida y fiesta. Si solo dispones de tres días, este itinerario te vendrá como anillo al dedo.

*Colaboración con Miles Car Rental.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.