En el siguiente artículo os vamos a explicar cómo pasear por Edimburgo sin desfallecer en el intento. Sirva de introducción la conversación que escuché entre un padre y su vástago al exclamar el primero “esta es la ciudad más bonita que he visto nunca”, y preguntar el pequeño: “¿por qué, papá?”. “Por todo hijo”, respondió el hombre mirando hacia atrás desde el puente, camino de la estación de Waverley. “No me extraña”, murmuré hacia mis adentros al recordar que la capital de Escocia está catalogada como Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Edimburgo

El padre y el hijo al fondo

¿Cómo llegar desde el aeropuerto al centro de Edimburgo?

Llegar desde el aeropuerto al punto exacto de la anterior anécdota es fácil si cogéis el Airlink 100 a la salida de la terminal. Cuesta menos de 10 euros por persona (tarifa ida y vuelta) para un trayecto que dura poco más de 30 minutos. A partir de ese momento, preparaos para patear entre novelescas callejuelas, empinadas escaleras y recuerdos de leyendas góticas.

¿Cómo moverse por Edimburgo?

Edimburgo es un ciudad pensada para el paseante, aunque con toda probabilidad lloverá  en algún momento del día. Tened en cuenta que una ‘barra libre’ de autobuses urbanos durante una jornada cuesta 4 libras, así que con 3 viajes (a 1,60 cada uno) os saldrá más barato que pagar tickets sueltos. Los conductores no disponen de cambio, por lo que es aconsejable llevar siempre las monedas o billetes justos. Uber funciona igual de bien que en el resto de capitales europeas y es siempre una opción más económica que los taxis.

Edimburgo

Señal para llegar a casa en The Grange

Seguir leyendo

Dinamarca era una de nuestras asignaturas pendientes y el pasado mayo tuvimos la suerte de escaparnos durante una semana a su capital, Copenhague. Lo primero que nos llamó la atención, además de su belleza, fue la limpieza de sus calles y el culto al medio de transporte por excelencia de los países nórdicos: la bicicleta. Si el tiempo acompaña, es la manera más recomendable de recorrer la urbe. Al contrario que en Madrid, por ejemplo, existe un amplio carril bici de 350 kilómetros, seguro y separado de la carretera, por el que transitar sin miedo a atropellos o estorbar a los coches de turno. Hay semáforos y aparcamientos exclusivos para bicicletas y éstas tienen prioridad absoluta sobre los automóviles, bastante más escasos que en cualquier otra metrópoli europea. Hay cientos de establecimientos en los que alquilarlas por días, por alrededor de 10 euros, o semanas, por unos 50. Una alternativa más barata son las bicicletas públicas, completamente gratis tras depositar como fianza 20 coronas, unos 3 euros, que recuperarás cuando la dejes en cualquiera de las estaciones repartidas por Copenhague. Y si eres de los que prefiere pedalear lo justo, únete al movimiento Bycyklen, cuya idea es compartir bicicletas eléctricas con otros usuarios por las que únicamente pagarás el tiempo justo que las utilices.

Bicicletas en la Estación Central de Copenhague

¿Cómo ir desde el aeropuerto al centro de Copenhague?

El aeropuerto está situado en Kastrup, a menos de 10 kilómetros del corazón de la ciudad, y perfectamente conectado con la Estación Central desde la Terminal 3: por metro (unos 5 euros el billete), tren o autobús 5A (2,5 euros, en ambos casos) o taxi (28 euros). Valora antes de elegir tu medio de transporte si merece la pena comprar alguna tarjeta turística, en caso de que tu estancia sea superior a tres días, y ten en cuenta que las tres terminales aeroportuarias están unidas entre ellas por un servicio gratuito de lanzaderas.

¿Qué ver y hacer en Copenhague?

Aunque son muchas las cosas que ver y hacer en Copenhague, aquí te mostramos nuestra pequeña selección: Seguir leyendo

De camino al Gran Premio de San Marino de Moto GP pudimos aprovechar un día entero en Bolonia, la bella ciudad que se encuentra al noroeste de Italia, capital de la región Emilia-Romaña. La urbe es de fácil manejo y cortas distancias, aunque no la recomendamos para familias con niños pequeños por culpa del intenso tráfico rodado. Sí creemos que es un destino ideal para estudiantes con beca Erasmus, jóvenes con ganas de marcha o blogueros ligeros de equipaje, como nosotros.

Bolonia

Aceras que parecen palacios

La llegada: aterrizamos en el Aeropuerto Marconi, una de las bases más importantes para compañías low cost en el sur de Europa. Está ubicado a unos 10 kilómetros del centro de Bolonia, donde llegamos sin mayores problemas en el Aerobus de la línea TPER por unos 6 euros, con parada muy cercana a la Porta Saragozza, la zona de nuestro apartamento. Si sois tres o cuatro personas en el grupo, quizá os convenga hacer el trayecto en taxi por menos de 20 euros.

Bolonia

Motos, coches, empedrado y soportales

La ciudad: mundialmente conocida por el magnífico estado de conservación de su casco histórico, Bolonia es una urbe capaz de trasladarnos a una época medieval, pero, a día de hoy, sólo se entiende como un caos de coches y motos perfectamente organizado. Recomendamos dejarse llevar entre los soportales sin un rumbo fijo, pues merece la pena fijarse en los detalles de su esplendida arquitectura en cada rincón del paseo. También es sede de marcas míticas como Lamborghini o Ducati. Seguir leyendo

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más