Visitar Sevilla es conocer sus tapas, una tradición muy española y, sobre todo, muy andaluza. La ciudad está plagada de bares, tascas y bodegas donde el tapeo puede sustituir la comida o la cena. Nosotros dedicamos un par de mañanas a ello y el resultado fue dispar, aunque recomendable.

1. ‘La Bodega’. Alfalfa, 4. Calidad y mucha variedad, donde casi todos los pinchos pueden convertirse en una ración o media. Desde 2,50 euros. Tiene platos del día fuera de carta.

Albóndigas de choco y flamenquín, en ‘La Bodega’

Salmorejo y Pastel de jamón y berenjenas, en ‘La Bodega’

Seguir leyendo

A punto de inaugurar sucursal en la exclusiva Park Avenue de Nueva York, el malagueño Dani García, propietario del Tres Soles Repsol ‘Calima’, está triunfando en su Málaga natal con ‘Manzanilla DG’, con el que ha logrado establecer un puente gastronómico entre ambas ciudades. ¿El concepto? Combinar tapas andaluzas y de influencia americana en una extensísima y original carta.

En “Las tapas de ida… desde AGP a JFK” rinde homenaje a la cocina malagueña con clásicos renovados como Gazpacho -de cerezas con queso fresco y anchoas-, Gambas al ajillo -con mayonesa emulsionada-, Ajo blanco -con granizado de higo y caviar de arenque- o Pulpo a la gallega, sobre una oblea crujiente. En el segundo apartado, “Las tapas de vuelta… desde JFK a AGP”, platos americanos con su toque personal, como Hamburguesas -de rabo de toro o cerdo ibérico-, Perritos calientes -con una salchicha muy especial- o Costillas, confitadas y deshuesadas.

El local, situado en el número 12 de la calle Fresca, sólo dispone de dos mesas, recomendables para comer o cenar más tranquilamente que en la ajetreada barra, que tiene una parte de cristal refrigerado donde se exponen las tapas frías. A nosotros nos apetecía probar todo, pero nos decidimos por esto:

Tataki de atún de almedraba con soja y tomate fresco rallado con AOVE, correcto sin más.

Seguir leyendo

De la fusión de las cocinas mediterránea y asiática nace ‘Tapadaki’, un restaurante en pleno corazón de Málaga que se sale de lo normal y que nos dejó un excelente sabor de boca. La posibilidad de sentarse a la barra para ver de cerca la elaboración de los platos fríos -por parte de dos jóvenes y risueños cocineros a los que se les nota que les gusta lo que hacen- es algo que nos encanta, aunque es una pena que haya una pequeña barrera que impide ver al cien por cien lo que ocurre al otro lado.

En su variada carta, creaciones tan exóticas como Nem de rabo de toro con espuma de patatas trufadaCordero estofado con kimuchi y su cous cous de verdurita o Ensalada de pollo al pad thai con cacahuetes caramelizados al curry y vinagreta de chili dulce se dan la mano con Queso de oveja curado con romero, tomillo, manteca de cerdo y brandy o un Jamón ibérico Gran Reserva de toda la vida.

Ofrece la posibilidad de pedir la mayoría de sus propuestas en tapas, raciones o medias, lo que posibilita una mayor variedad gastronómica. Además, hay un menú del día a la hora del almuerzo con ideas tan sugerentes y llamativas como Ensalada templada de jamón y shitakes, Atún en manteca colorá o Lentejas de verduras al curry japonés, más una bebida por 6,50 euros. A nosotros nos entraba todo por los ojos, pero esto es lo que elegimos:

Tartar de atún picante sobre crujiente de wantan y cremoso de aguacates

Seguir leyendo

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies