El HF Ipanema Porto, un 5 estrellas con piscina y Lounge Bar en la azotea desde la que admirar impresionantes vistas de la ciudad, fue nuestro elegido para descansar en Oporto.

Situado muy cerca de playas, Duero y Museo de la Fundación Serralves, se encuentra algo alejado del centro, aunque bien comunicado por transporte público y bicicleta, que puedes alquilar en recepción desde 9 euros al día.

Sus 281 habitaciones se distribuyen en cinco categorías, siendo una de sus suites executive la elegida para celebrar mi cuarenta cumpleaños en tierras portuguesas. Dividida en dormitorio y salón, se trata de una estancia luminosa y muy amplia, con wifi gratis, servicio de té, minibar y aire acondicionado.

El hotel también dispone de gimnasio, pista de squash y servicio de masajes, disponible mediante previa reserva.

HF Ipanema Porto

Dormitorio del HF Ipanema Porto

HF Ipanema Porto

Salón del HF Ipanema Porto

Seguir leyendo

La cadena Intercontinental es de sobra conocida por sus establecimientos repartidos a lo largo y ancho del planeta. Hacía tiempo que teníamos ganas de dormir en uno de sus hoteles, por lo cual Varsovia y sus precios, mucho más módicos que en el resto de Europa, fueron la excusa perfecta para reservar en el Intercontinental Warsaw, en pleno centro de la ciudad. Ya puestos, por unos euros más, nos apetecía pasar nuestra última noche en Polonia en una de sus habitaciones deluxe con acceso al club lounge, sin duda, una de las mejores experiencias que hemos tenido en mucho tiempo.

Hotel Intercontinental Warsaw

Un espumoso con vistas a Varsovia

La habitación del Intercontinental Warsaw

Amplísima, con 35 metros cuadrados, y una confortable cama con carta de almohadas. Además de wifi de cortesía, incluye un gran escritorio para trabajar cómodamente, cafetera Nespresso, hervidor de agua y facilidades para preparar té, con servicio de leche sin ningún coste durante gran parte del día.

Hotel Intercontinental Warsaw

Cama de la habitación superior del Intercontinental Warsaw

 

El baño del Intercontinental Warsaw

Con ducha y bañera separadas, espejo de aumento, peso, deliciosos amenities y la posibilidad de escuchar la televisión gracias a un curioso sistema de audio. Además de albornoces y zapatillas, pone a disposición de sus clientes un buen número de esponjosas toallas.

Seguir leyendo

Restaurante Atrio

Imagen extraída del blog Mansilla y Tuñón Arquitectos

Acudir a Extremadura en pleno verano puede suponer un agobio para gente del norte como nosotros. Si la convocatoria la hace tu mejor amigo porque quiere celebrar su boda en una finca de la provincia de Cáceres, la cosa cambia. Y si, además, Marta, la editora de Pasean2.com, concluye que la parada en la Capital Gastronómica de 2015 es más que obligatoria, no queda otra que tomar una decisión: ¿comemos en ‘Restaurante Atrio’ y, de paso, nos alojamos allí?

Seis meses antes de la cita hicimos nuestros cálculos y observamos que la oportunidad se presentaba única para experimentar lo que nosotros denominamos “Turismo Gastronómico”, y que consiste en viajar, pasear, comer y contar, sin prisas, sin coches, sin niños.

En el momento de escribir esta reseña nos hemos dado cuenta que ‘Atrio’ representa un concepto mucho más amplio de lo que hemos conocido alrededor de esta península y en otros rincones del mundo.

Casa, comida y bodega, así vamos a estructurar esta exigente entrada, pero, antes, permítanme una breve pincelada sobre Cáceres, marco de esta aventura y ciudad Patrimonio de la Humanidad gracias a la herencia histórica sobre la que se asienta: restos del Neolítico, vestigios romanos, legado visigodo, influencia almohade, arquitectura medieval, cuna conquistadora y camino de Sefarad, entre otras muchas referencias que darían para abrir un blog o una enciclopedia, según se mire.

Casa. Este “Relais & Chateaux” de nueve habitaciones y cinco suites se levanta intramuros, concretamente, en la plaza de San Mateo, junto a la iglesia del mismo nombre y al lado del Palacio Ulloa, ambos del siglo XV. ‘Atrio’ es hoy por hoy otra joya arquitectónica salida del prestigioso estudio “Mansilla y Tuñón Arquitectos” para dar cabida a un impresionante restaurante con bajada a la bodega en la primera planta, un hotel de vanguardia en la segunda y una muy calculada piscina en la azotea.

Todas las estancias están equipadas con suelo radiante, televisión Loewe y mobiliario escandinavo de diseño, que unido a los cuadros de importantes pintores contemporáneos, provocan en el viajero la inevitable tentación de resguardarse, de no salir, de quedarse para siempre leyendo un libro, escuchando el lejano bullicio de las calles o simplemente duchándose, con medida, por supuesto.

Seguir leyendo

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies