Capitol Hill Hotel

Lobby del Capitol Hill Hotel

Situado en el histórico barrio de Capitol Hill, del que toma su nombre, y a escasas calles del Capitolio, este hotel boutique de tres estrellas es ideal para una escapada de 3 ó 4 días a la capital de Estados Unidos, Washington. Recientemente renovado, ofrece amplias y luminosas habitaciones decoradas en blanco, negro y rojo y equipadas con una pequeña cocina, además de desayuno continental gratuito. ¿El precio? Desde 140 euros, la noche.

Capitol Hill Hotel

Cama

Capitol Hill Hotel

Detalles del dormitorio

Capitol Hill Hotel

Cuarto de baño

Capitol Hill Hotel

Amenities

Capitol Hill Hotel

Cocina

Capitol Hill Hotel

Vestidor

El desayuno del Capitol Hill Hotel deja bastante que desear. Además, se sirve en un comedor minúsculo para las 152 habitaciones de las que se compone. Se resume en: bagels, pan de molde, cereales, un tipo de queso, salami, huevos duros, mantequilla, mermelada, zumo de naranja y de manzana y ¡pare usted de contar! Bien es cierto que la mayoría de hoteles estadounidenses no lo incluyen en el precio pero, la escasez sumada a tener que esperar mesa un buen rato, hace que te den ganas de escaparte a la cafetería de la esquina.

Capitol Hill Hotel

Cereales

Capitol Hill Hotel

Bagels

Capitol Hill Hotel

Huevos duros, queso y fiambre

Capitol Hill Hotel

Zumos de naranja y manzana

Un detalle que nos encantó fue la degustación de vinos gratuita que cada tarde llevan a cabo en el lobby. Durante una hora, puedes probar varios blancos y tintos de California en un ambiente de lo más relajado y confortable.

Capitol Hill Hotel

Degustación de vinos

Nos gustó

– El agua con limón casi helada -para aplacar los calores de Washington en julio- y las infusiones y cafés de cortesía en el lobby.

– Los amenities de L’Occitane en Provence.

– La conexión Wi-Fi gratuita.

– Que sea un hotel 100% libre de tabaco y pet friendly (a pesar de que no tenemos mascota).

– La degustación de vinos gratuita cada día, aunque fuera a la seis de la tarde.

No nos gustó

– El caos del desayuno.

– El personal, no excesivamente simpático.

– La puerta de la habitación hace mucho ruido al cerrarse y, si como nuestra maleducada vecina no la sujetas, se convierte en una pesadilla.

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies