A pesar de estar situado en el barcelonés barrio de Sant Antoni, al entrar en ‘Bohèmic’ te sentirás transportado a un típico bistró francés. Pequeño y coqueto, este restaurante familiar se ha convertido en todo un referente de la cocina creativa en la Ciudad Condal.

Tapas clásicas, modernas y platos más elaborados componen una carta en la que pueden elegirse tres menús diferentes por 36, 42 y 48 euros.

Antes de comenzar la cena, y asesorados por Astrid, de Mi blog de pintxos, con quien tuvimos la suerte de compartir mesa, además de Elena, de En la cocina de Pozu, y Juan, pedimos el plato más buscado de la casa: Patatas bravas, sencillamente ¡¡celestiales!!. Las mejores que hemos probado en Barcelona (ya quisieran hacerlas así en el sobrevalorado Bar ‘Tomás’), y por 4.75 euros. Un apunte para los puristas: llevan mayonesa, pero tan untuosa y suave que te enamorarás de ella. La salsa con pimentón, en su justa medida de picante, resulta inolvidable.

Patatas bravas

Un pequeño aperitivo –Cremita de boletus– antes de los primeros: Carpaccio de presa ibérica con espuma de manzanaStilton y Granny Smithy y un precioso plato cuyo ingrediente principal eran Berberechos al vapor y ensalada de brotes, servido sobre piedras naturales.

Aperitivo de Cremita de boletus

Carpaccio de presa ibérica con espuma de manzana Stilton y Granny Smithy

Berberechos al vapor y ensalada de brotes

Los segundos platos, más contundentes, fueron Vieiras con zanahorias y rovellones al aroma de café, que emplatan en  la propia mesa, ya que las traen en una cazuela desde la cocina para que conserve todo el calor, y Costillar de cerdo embarrado, de animales criados en Sagàs (Cal Rovira), cocido a baja temperatura durante 36 horas.

Vieiras con zanahorias y rovellones al aroma de café

Costillar de cerdo embarrado

Mi postre, Sorbete de frutos rojos con zumo de naranja, tenía una presentación bonita, pero el de J , ‘Recuerdos de la infancia’, era un genial divertimento a base de un sorbete con sabor a polo ‘Drácula’, pantera rosa, una mini-nube como las de las ferias, y unos peta-zetas de chocolate. Un 10 de nota.

‘Recuerdos de la infancia’

Sorbete de frutos rojos con zumo de naranja

Una Degustación de quesos nos sirvió para terminar la botella de cava que acompañó la velada, un excelente Pas de Sucre.

Degustación de quesos

Pas de Sucre

Os advertimos, como habréis leído en comentarios en otras webs, que el servicio en ‘Bohèmic’ es lento, pero os aseguramos que merece la pena la espera.

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies