Si hay algo que nos gusta hacer cuando salimos de viaje es comer. Probar la gastronomía local es tan importante para nosotros como visitar museos y monumentos. Escocia no iba a ser menos y durante el tiempo que pasamos en su capital pudimos llenar el buche en unos cuantos restaurantes y pubs que os mostramos a continuación. Desde Estrellas Michelin a comida callejera, hay vida gastronómica en Edimburgo más allá del haggis y el fish&chips.

¿Dónde comer en Edimburgo?

‘Martin Wishart Restaurant’: es uno de los restaurantes más reputados del Reino Unido por motivos más que evidentes. Galardonado con una Estrella Michelin desde 2001, Martin Wishart nos dio aún más de lo que esperábamos en la comida que compartimos con Alberto y Patricia, nuestros amigos del alma. Pedimos el menú degustación de seis platos que, por 80 libras, incluía algunas pequeñas joyas como ‘Crab and langoustine’, a base de cangrejo y cigala, con calabacín, aguacate y judías verdes; ‘Orkney scallop’, con vieira, apio, guanciale y dashi, o ‘Ravioli of squab pigeon’, un delicado ravioli de carne de paloma de apenas tres semanas de vida, con consomé, zanahoria y rábano. Un sitio único en el barrio de Leith al que regresar con los ojos cerrados.

Cangrejo y langostino, en Martin Wishart

Ravioli de paloma, en Martin Wishart

Regalazos de cumpleaños, en Martin Wishart

– ‘Number One’: ubicado en uno de los hoteles más lujosos de Edimburgo, el Balmoral, fue el lugar elegido para celebrar mi cumpleaños número 41. Por la noche ofrece dos menús degustación, de tres o cuatro platos, por 75 y 80 libras, respectivamente. Elegimos el segundo de ellos, junto a una botella de Burdeos y la experiencia fue realmente mágica. Es uno de los restaurantes más exclusivos de la ciudad y resulta perfecto para celebrar una ocasión especial.

Vieiras con pasta orzo, pimiento rojo y calamar, en ‘Number One’

Tarta 2001 de chocolate Valrhona, en ‘Number One’

Les Cent Rangs 2009, en ‘Number One’

 

– ‘World’s End’: en el número 2 de High Street, en pleno centro de la ciudad, es uno de los mejores lugares donde comer en Edimburgo por poco dinero. Nosotros pedimos un crujiente fish and chips, con haddock -o eglefino- capturado diariamente y que proviene del puerto de Peterhead, y haggis, que se presenta como si de un pastel al horno se tratara y se sirve con una deliciosa salsa de whisky. Para beber, nada mejor que un par de Inns&Guns de barril (no es tan fácil de encontrar en Escocia). En su carta también ofrecen sopa del día, ensaladas, hamburguesas y otros clásicos de la cocina local, como steak and ale pie o black pudding.

Fish and chips, en ‘World’s End’

Haggis, en en ‘World’s End’

Innis&Gunn, en ‘World’s End’

– ‘Oink’: en pleno Grassmarket, en Victoria, 4, este pequeño local acababa de abrir sus puertas y ya se hacían largas colas para probar su sencilla y acertada propuesta: bocadillos de carne de cerdo asada. El Hog Roast Rolls se sirve en un bollo de pan blanco o negro con elección de cebolla y salvia, salsa de manzana, relish picante o haggis. Hay tres opciones: The Piglet, por 2.95 libras; The Oink, por 3.95 y The Grunter, por 4.95. Un must para comer por poco dinero en Edimburgo que acaba de abrir su segunda sucursal.

– Edinburg Food Festival: nuestra buena amiga Pat, de Mad About Travel, nos chivó que se celebraba este festival en agosto, coincidiendo con nuestra visita a Escocia. Para suerte, el día amaneció soleado y allí nos plantamos para recorrer los numerosos food trucks que se instalan para la ocasión con opciones de todo tipo: desde gyozas a lobster roll, pasando por pizzas, hamburguesas o deliciosos y esponjosos baos. Para beber, cerveza artesana, vino y cómo no, whisky, mucho whisky. Hay un montón de espacio para sentarse a mesas compartidas, así como césped artificial para que, si viajas con niños, campen a sus anchas.

Lobster Roll, en el Edinburg Food Festival

Bao de pato, en el Edinburg Food Festival

– ‘The White Hart’: presume de ser el pub más antiguo de Edimburgo desde 1740 y, además de cervezas de barril de todo tipo, su carta está llena de platos muy apetecibles y a un precio apto para cualquier bolsillo. A partir de las ocho de la tarde programa música en directo y suele estar abarrotado. Ojo, porque la cocina cierra a esa hora, así que si eres de los que, como nosotros, cena tarde, mejor acércate a la hora de la comida.

Paté casero, en ‘The White Hart’

Salmón a la parrilla, con puré de patatas y salsa holandesa, en ‘The White Hart’

Haggis en salsa de whisky, en ‘The White Hart’

– ‘The Mussel and Steak Bar’: también en Grassmarket, una de las mejores zonas para salir de marcha en Edimburgo y, como su propio nombre indica, especializado en mejillones y filetes. Nosotros, además de estos moluscos en una salsa de beicon, whisky y crema, nos animamos con zamburiñas y ostras de las Islas Shetland, con  vinagreta de chalota y vino tinto, limón, wasabi y tabasco.

Ostras, en ‘The Mussel and Steak Bar’

Zamburinas, en ‘The Mussel and Steak Bar’

Mejillones, en ‘The Mussel and Steak Bar’

 

– Whisky Rooms’: si te gusta el whisky, tu sitio está sin duda en uno de los mejores restaurantes de la parte antigua de Edimburgo. Además de catas y una amplia selección de este licor típicamente escocés, dispone de una exquisita carta con platos más que elaborados. Aunque no es barato, merece la pena por la calidad de los ingredientes utilizados y su cálida decoración, que te hará sentir como en casa.

Cordero al horno con verduras a la parrilla, en ‘Whisky Room’

Steak and ale pie, en ‘Whisky Room’

Selección de quesos escoceses, en ‘Whisky Room’

– ‘The Rabbit Hole’: lo encontramos por casualidad durante un paseo por la zona donde nos alojamos y tuvimos la suerte de comer más tarde de las tres, algo poco usual en Escocia. Pedimos el menú del día, por 15 libras, además de un rosado francés a un precio más que interesante. Como nos explicó nuestra amable camarera, que ya preparaba las mesas para los clientes que, en breve, entrarían a cenar, todas las semanas el menú diario incluye una variedad de huevos escoceses, según ocurrencia del chef. La receta original de esta especialidad, que no tiene su origen en Escocia a pesar de lo que se crea, es un huevo duro recubierto de una mezcla de salchichas picadas, pan rallado y frito después. Dice Wikipedia que fue inventado en 1738, en la tienda londinense Fortnum & Mason. Más que recomendable para comer en Edimburgo.

Huevos escoceses, en ‘The Rabbit Hole’

Lubina con verduras a la parrilla, en ‘The Hole Rabbit’

Que nos gusta el vino…

‘The Dogs’: en el 110 de Hanover St, es uno de los restaurantes de moda en Edimburgo al que me llevo Pat. Sirve comidas y cenas, estas últimas en horario de seis a diez, con propuestas bastante sanas y cocinadas con mimo respetando el producto: merluza, conejo, pierna de pato confitada, carrilleras, trucha ahumada en casa… Buena carta de cócteles y postres caseros.

Merluza al vapor con salsa de eneldo, en ‘The Dogs’

Posset de limón con galleta de jengibre, en ‘The Dogs’

‘Roseleaf Café’: este coqueto local, en pleno puerto de Leith, es perfecto para tomar el té de la tarde o un almuerzo ligero antes de seguir recorriendo la ciudad. Su cocina abre cada día de diez de la mañana a diez de la noche con sopas, wraps, hamburguesas, diferentes opciones vegetarianas y especialidades que varían a diario. Si buscas dónde tomar un brunch en Edimburgo, este es tu sitio, ya que lo sirven de 10:00 a 17:00.

Huevos Benedictine con salmón, en ‘Roseleaf Café’

Crema de zanahorias y calabaza asada, en ‘Roseleaf Café’

‘The Sir Walter Scott’: al contrario que en los aeropuertos españoles, el de Edimburgo ofrece varias opciones interesantes, además de los clásicos ‘Starbucks’, ‘Krispy Kreme’, ‘Caffè Nero’ o ‘Costa’: una barra de sushi, un bar de vinos y champán, y un típico pub donde disfrutar un último desayuno si tienes un vuelo temprano como el nuestro. Eso sí, para hacerlo como un auténtico escocés, no puede faltar la cerveza. Están junto a la puerta 12.

Desayuno escocés en el aeropuerto de Edimburgo

¿Se te ha hecho la boca agua? Esperamos que sí y hayas disfrutado este recorrido por algunos de los mejores lugares donde comer en Edimburgo.

4 Responses

  1. Así me gusta, demostrando que en Escocia se puede comer muy pero que muy bien 😉 Menudas fotos… Y menuda hambre me habéis dado.

    Un abrazo grande (y gracias por recomendar mi blog sobre Escocia)

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies