Castillo de Edimburgo

La explanada del castillo preparada para el Military Tattoo

La visita al Castillo de Edimburgo en pleno mes de agosto requiere casi de una jornada completa si ésta coincide con el Military Tatoo, uno de los eventos de referencia en todo el Reino Unido. Pero, vayamos por partes. La magnífica fortificación que vigila la capital de Escocia es la principal atracción turística del país y emblema nacional. Construido sobre una colina y rodeado de barrancos, el complejo es uno de mejor conservados de Europa a pesar del sinfín de asedios, incendios y ataques que ha sufrido.

Castillo de Edimburgo

Una fortaleza inexpugnable

Este asentamiento militar guarda la historia de todo un país dentro de sus muros. No en vano, una sala acorazada alberga las Joyas de la Corona muy cerca de la Piedra del Destino, un conjunto de símbolos de suma importancia para entender la monarquía británica. Basta decir que si Carlos o su hijo Guillermo hubieran de ser coronados en Londres habría que transportar parte de este tesoro a orillas del Támesis, no fuera a ocurrir que alguna maldición recayera sobre la familia Windsor.

Castillo de Edimburgo

Los cañones siempre vigilantes

Por algo menos de 10 libras (mejor adquiriendo la entrada on line que esperar una larga cola en taquillas) los visitantes pueden recorrer un buen número de estancias, observar la ciudad desde lo más alto, reflexionar en el memorial por los caídos, fotografiar un cementerio de perros y adentrarse en el museo dedicado a las grandes azañas de su ejército. Todos los días, excepto el domingo, cuando el reloj marca la una en punto, escucharéis un solemne cañonazo desde la batería preparada para tal efecto. No os asustéis.

Military Tattoo

Descansen armas y sonrían que es gratis

Si estáis en esta ciudad durante agosto y queréis completar vuestra visita con un experiencia única, os recomendamos buscar entrada (con bastante antelación) para The Royal Edinburgh Military Tattoo. Esta concentración de bandas militares convierte la explanada del castillo en un hervidero de tropas engalanadas al ritmo de tambores, trompetas y, por supuesto, gaitas. Veinticinco sesiones de tres horas cada una que arrancan con el ocaso del sol y concluyen con un cielo cubierto de fuegos artificiales.

Military Tattoo

Desfile final previo a la bajada por las calles de Edimburgo.

Aunque su origen se remonta a un toque de queda surgido en el siglo XVIII para que los soldados dejaran de beber y volvieran a sus barracones (tap toe), el Military Tattoo se celebra de forma ininterrumpida desde 1950 hasta nuestros días y ha pasado de ser una cita destacada del calendario local a convertirse en un evento de talla mundial con audiencias multitudinarias. Para que os hagáis una idea, el impacto que tiene este evento sobre la economía de Escocia ronda los 80 millones de libras anuales.

Military Tattoo

Luz y sonido para viajar en el tiempo

Nosotros tuvimos la suerte de ser acreditados para disfrutar de un espectáculo compuesto por cinco bandas británicas, 250 gaiteros, una sección de la caballería jordana, unidades del ejército nepalí, un equipo de motos acrobáticas o la “US Army Europe Band”. Una sincronización perfecta que este año servía para homenajear a los héroes de la Batalla de Jutland,  recordar el 90 cumpleaños de la reina Isabel y rendir tributo a David Bowie. Toda la información está en la web oficial y nuestro álbum de fotos en Flickr. ¡Y no dejes de leer el completísimo artículo de Pat Cuní en su blog Mad About Travel!

4 Responses

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies