En el siguiente artículo os vamos a explicar cómo pasear por Edimburgo sin desfallecer en el intento. Sirva de introducción la conversación que escuché entre un padre y su vástago al exclamar el primero “esta es la ciudad más bonita que he visto nunca”, y preguntar el pequeño: “¿por qué, papá?”. “Por todo hijo”, respondió el hombre mirando hacia atrás desde el puente, camino de la estación de Waverley. “No me extraña”, murmuré hacia mis adentros al recordar que la capital de Escocia está catalogada como Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Edimburgo

El padre y el hijo al fondo

¿Cómo llegar desde el aeropuerto al centro de Edimburgo?

Llegar desde el aeropuerto al punto exacto de la anterior anécdota es fácil si cogéis el Airlink 100 a la salida de la terminal. Cuesta menos de 10 euros por persona (tarifa ida y vuelta) para un trayecto que dura poco más de 30 minutos. A partir de ese momento, preparaos para patear entre novelescas callejuelas, empinadas escaleras y recuerdos de leyendas góticas.

¿Cómo moverse por Edimburgo?

Edimburgo es un ciudad pensada para el paseante, aunque con toda probabilidad lloverá  en algún momento del día. Tened en cuenta que una ‘barra libre’ de autobuses urbanos durante una jornada cuesta 4 libras, así que con 3 viajes (a 1,60 cada uno) os saldrá más barato que pagar tickets sueltos. Los conductores no disponen de cambio, por lo que es aconsejable llevar siempre las monedas o billetes justos. Uber funciona igual de bien que en el resto de capitales europeas y es siempre una opción más económica que los taxis.

Edimburgo

Señal para llegar a casa en The Grange

¿Dónde alojarse en Edimburgo?

Respecto al alojamiento, decidimos decantarnos por una casa de piedra de estilo victoriano en el área conocida por The Grange, a media milla del centro, y perfectamente conectada con diferentes líneas de interurbanos por si no os atrevéis a callejear por la noche sabiendo de la existencia de un cementerio cercano. El mencionado distrito sirvió de inspiración a la escritora J.K. Rowling, autora de la serie “Harry Potter”, y residente en la zona durante alguna temporada. A nosotros, ya de día, nos llamó la atención la intensa actividad que desprendía el club de cricket.

Edimburgo

Al mogollón

La época estival atrae a miles de turistas hasta la principal urbe de Escocia, siendo la primera quincena de agosto el punto álgido del verano debido a la elevada concentración de festivales (teatro, música, cine, gastronomía…), actuaciones diarias y un sinfín de espectáculos. Os recomendamos, por tanto, buscar con antelación entre la larga lista de hoteles, hostales, apartamentos o residencias de estudiantes que hay por todo el plano. Para filtrar y comparar precios, os recomendamos utilizar Hundredrooms, de cara a organizaros con tiempo o salir de un apuro.

Edimburgo

El ladrillo de Leith, una inspiración para el autor de Trainspotting

¿Cómo pasear por Edimburgo sin desfallecer en el intento?

Seguimos paseando por Edimburgo para llevaros a nuestra primera parada en Leith, la barriada portuaria y escenario vital de Trainspotting, obra cumbre de Irvine Welsh, y símbolo literario para toda una generación de jóvenes allá por los años noventa. Entre viviendas de protección oficial, corrillos de yonquis y madres adolescentes llegaréis a unos antiguos muelles transformados en edificios de lujo, restaurantes de moda y locales comerciales, con el yate “Britannia” como principal atracción.

A mano izquierda encontraréis una terraza perfecta

Si el día acompaña y queréis hacer algo distinto antes de volver al centro os sugerimos que valoréis una rápida excursión a la cercana playa de Portobello. Con un paseo marítimo apto para una reconfortante caminata y varias terrazas muy saludables desde las que observar el mar con una pinta de cerveza fría, la zona merece una visita no sólo por las vistas sino también por las historias que esconde, ya que fue primero cobijo de contrabandistas y luego ciudad de vacaciones con Sean Connery en el papel de socorrista antes de triunfar en el cine.

El periodista Enric González describía hace poco la metrópoli que nos ocupa como “bella, clásica y enigmática, a la vez que fría y siniestra”. Antes o después de pisar esas baldosas milenarias recomendamos adentrarse en alguno de los museos que permanecen abiertos hasta la media tarde, casi todos gratuitos: de los escritores (homenaje a Burns, Walter Scott y Stevenson), de la ciudad (muy completo), National Gallery (en la colina llamada The Mound), Scottish National Portrait Gallery (nuestro preferido) o el dedicado a la Cirugía (merece la pena pagar entrada por su originalidad, aunque no es apto para cualquier estómago).

Edimburgo

Tendales en Dean Village

Mencionaba al principio del artículo que esta capital fue declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, entre otros motivos, por conservar barriadas como Dean Village, un conjunto de antiguos molinos de agua reconvertido en viviendas para trabajadores a finales del XIX. Debajo del puente principal, remontando el curso del río, veréis un sendero que llega hasta la Galería Nacional de Arte Moderno. Una vez allí podréis admirar obras de Matisse, Picasso, Bacon…, tomar un café o, simplemente, ir al baño.

Edimburgo

El Fringe te atrapa

Otro punto de especial interés es The Royal Mile, la arteria principal de Edimburgo que ha visto pasar siglos de historia sobre sus adoquines y que hoy en día, en pleno agosto, es un hervidero de representaciones callejeras, bullicio, música, colores y fiesta, mucha fiesta. La capital de Escocia congrega a miles de visitantes durante el mes que dura el Fringe, “el festival de artes escénicas más importante del mundo”, según los expertos, coincidente en tiempo y público con otros grandes eventos enfocados al cine, libros o música jazz.

Edimburgo

En suelo de Grassmarket

Y antes de acceder al imponente castillo, hay que detenerse en Grassmarket pare entender la esencia de esta ciudad a través de una plaza que fue lugar de ejecuciones públicas, enclave de tabernas legendarias o frontera imaginaria entre nobleza y plebe. Cerramos este quinteto urbano con dos pistas más para anotar en el cuaderno del viajero: la pateada hasta Calton Hill para conseguir esa estampa mítica o un paseo más relajado de Charlotte Square a Stockbridge.

Edimburgo

Variedad de propuestas gastronómicas

Si no podéis esperar porque necesitáis saber más sobre Edimburgo, bucead en el blog de Patricia Cuní, Mad About Travel. A nosotros nos sirvió de mucha inspiración.

Y, por último, dejaros nuestro álbum de fotos en Flickr.

4 Responses

    • Primero gracias por leernos Patricia y luego decir que esta entrada, al lado de tu blog, es casi una nota informativa de nuestra corta visita a una ciudad y a un país que nos parecieron inmensos en todos los aspectos.

      Pronto nos veremos

      : )

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies