Después de más de dos décadas sin pisar territorio francés, quien les escribe y Marta, la editora de Pasean2.com, hemos visitado a nuestros vecinos galos en tres ocasiones a lo largo del pasado curso 2015: Burdeos, hace unos meses, París, a final de año, y Toulouse el pasado otoño, como os contamos a continuación. Esta urbe bañada por el río Garona es el destino perfecto para exprimir unos días entre coquetas calles, importantes monumentos y una variada oferta gastronómica.

Toulouse

La oficina de turismo al fondo

Antes de ponernos en marcha decidimos pasarnos por la Oficina de Turismo situada en Donjon du Capitole, dentro de un edificio histórico que merece la pena conocer. Allí tuvimos la inmensa suerte de encontrarnos con Elena Bourdaries, una guía local que en perfecto castellano no dudo en mostrarnos lo mejor de Toulouse en un paseo de casi tres horas por el centro histórico de la capital occitana.

Toulouse

Balcones de estilo parisino

Qué ver y hacer en Toulouse

Conocida como la “Ciudad Rosa” por la predominancia de ese color en un buen número de edificios, Toulouse ofrece al viajero un marco arquitectónico incomparable donde destacan las fachadas de estilo Haussmann que se pusieron de moda en París a lo largo del siglo XIX: seis pisos, grandes balcones, planta baja dedicada al comercio, profusión de elementos ornamentales y ventanas abuhardilladas en los tejados.

Toulouse

Una plaza mítica

Entre las variadas plazas que esconde Toulouse nos llamó la atención la dedicada a Wilson, vigésimo octavo presidente de los Estados Unidos, por dos motivos: el centenario tiovivo que hay en ella, todavía en funcionamiento,  y por ser el centro de reunión de los republicanos españoles en el exilio. Si a estas dos curiosidades le añadimos su forma de balón de rugby, ya tenemos una parada obligatoria.

Toulouse

Basílica de San Fermín

Toulouse trabaja para convertirse dentro de poco en Ciudad Patrimonio de la Humanidad gracias al sinfín de iglesias, palacios, conventos y monasterios que dan fe de su herencia monumental a través de los siglos: Saint Sernín (en la imagen), Notre Dame du Taur, Saint Aubín, el conjunto de Los Jacobinos, la majestuosidad del Capitole, el claustro de Saint Pierre des Chartreux, la Catedral de San Esteban…

Toulouse

La puerta del saber

La Universidad de Toulouse, una de las más importantes de Francia, fue fundada en 1229 y de sus aulas han salido importantes humanistas como Rabelais, Servet, Etienne Dolet o Montaigne. En la actualidad congrega a cerca de 90.000 estudiantes que se reparten en cinco departamentos, seis instituciones educativas, dos facultades y otras tantas escuelas de postgrado de prestigio internacional, perfectas para cultivar la mente y también las relaciones sociales con tanto “erasmus” suelto.

Toulouse

El balcón principal

El edificio del Capitolio es la sede del ayuntamiento. Su construcción se remonta al siglo XII y se erigió en honor a Júpiter. Todavía conserva la antigua mazmorra y las ocho columnas en honor a sus primeros cónsules. En su interior se puede visitar un bello patio, subir la majestuosa escalera, adentrarse en el salón de plenos u observar escenas típicas de Toulouse a través de sus inmensos murales y cuadros de la belle epoque.

Toulouse

Un pionero en casi todo

Jean Jaurès es uno de los personajes más importantes de Toulouse. Nació en el cercano pueblo de Castres allá por 1859, fue profesor de Filosofía, fundador del periódico L’Humanité y convencido socialista desde muy joven. Murió asesinado en 1914 por un ultranacionalista, hecho que le sirvió a León Trotsky para decir de él que “un atleta de la idea que cayó en la arena combatiendo el más terrible azote de la humanidad: la guerra”.

Toulouse

¿Me ves?

Enfrente del Capitolio se pueden observar los interesantes murales que dibujó el artista Raymond Moretti en el techo de los soportales. Esta galería al aire libre contiene todo tipo de símbolos vinculados a la historia de Toulouse, como son la resistencia a la invasión nazi, la contienda civil española, rugby, música, aeronáutica, los visigodos e incluso cantantes de tango como Carlos Gardel, que muchos piensan que es argentino cuando es oriundo de este lugar.

Toulouse

Un día tranquilo

El río Garona a su paso por Toulouse ofrece una de las estampas más bellas del recorrido. Un ejemplo de ello es el Pont Neuf, que conecta la barriada de Saint Cyprien con el centro, o las vías fluviales del Canal del Midi, una colosal obra de ingeniería para unir el Mediterráneo con el Atlántico, que permite navegar de manera reposada, sin sobresaltos ni mareos, disfrutando del paisaje y, a ser posible, de los vinos y quesos de la tierra.

Toulouse

Place d’Assezat

Otro de los reclamos de Toulouse son sus patios, muchos de carácter privado, ya que fueron patrimonio de la nobleza primero, y de la alta burguesía, después. Algunos se pueden visitar, como el de la imagen, o los de Brucelles, Dumaydu Vieux y Bemberg, estos dos últimos dentro de los museos del mismo nombre. Traspasar sus puertas para admirar los diferentes estilos de construcción da una idea la vida cotidina en comunidad que practicaban sus antiguos moradores.

Toulouse

El General de Gaulle

Cuando, en 1943, Francia sucumbe al avance de las tropas nazis durante la Segunda Guerra Mundial el país queda partido en dos: el norte, bajo influencia alemana, y el sur, controlado por el Gobierno de Vichy. En Toulouse se llegan a organizar hasta diez grupos de resistencia que serían fundamentales para consolidar la deseada liberación con el General de Gaulle al frente y los conocidos apoyos aliados por tierra, mar y aire.

Toulouse

Eurocopa de Francia 2016

Entre el 10 de junio y el 10 de julio se celebra en territorio bleu una nueva edición de Eurocopa de Fútbol que tendrá entre sus sedes el Stadium de Touluse, construido en 1938, y que, tras una importante remodelación, será el escenario de interesantes partidos entre las selecciones de España y República Checa, Italia y Suecia, o Rusia y Gales. Puedes comprar las entradas e informarte en la web del evento.

Toulouse

Antiguo hospital de peregrinos

Puy, Tours o Limoges son tres de los caminos franceses que llevan a Santiago de Compostela. El cuarto se denomina Vía Tolosana o Arletanensis y pasa por Toulouse, cuya influencia jacobea es notable en muchos edificios. Esta ruta, una de las más antiguas, parte de Arlés, atraviesa los Pirineos por Somport y dicen que era la más utilizada en la Edad Media por los peregrinos procedentes de Italia o por los que hacían el trayecto inverso hacia Roma.

Toulouse

Pincha en la imagen para ver el vídeo del ambiente

Desde que pisamos Toulouse tenía ganas de comprobar el ambiente que se vive en un campo de rugby. Nunca imaginé que disfrutaría en directo y en primera fila de un partido de la liga francesa en el mismísimo estadio Ernest-Wallon, con el XV del Stade Toulousain ensayando a escasos metros de nuestras butacas. Una experiencia emocionante porque además coincidió con la despedida del mítico entrenador y próximo seleccionador nacional, Guy Novès.

Dónde comer en Toulouse

Toulouse

Y un jamón de pato

Toulouse dispone de más de una veintena de mercados (marchés), ya sean cubiertos, al aire libre, de aves vivas, -también, muertas-, biológicos o según el día de la semana: Carmes, St Cyprien, Cristal-Palace, Capitole, Place Saint-Georges, Arnaud-Bernard, Cochons, Ravelin, Croix-Daurade,…  Nosotros nos decantamos por el de Víctor Hugo, muy céntrico, con un parking abierto en la azotea y repleto de una materia prima tan incomparable como imbatible.

Quesos en el Mercado de Víctor Hugo

Carnes de larga maduración

Muy cerca de la anterior ubicación los viajeros gastronómicos pueden adentrarse en un puñado de tiendas gourmet que convierten en delicioso un simple paseo. Sirvan como ejemplo, además de las afamadas vinotecas y pastelerías, establecimientos especializados en un solo producto, como los quesos de Xavier, los conos de Capucin, el café molido de Bacquié, el chocolate de Neuville o la flor violeta de Fleurée de Pastel (tanto comestible como textil).

Toulouse

La salchicha de Obelix

Entrecot a la pimienta

En esta villa gala puedes degustar comida tradicional en un gran número de brasseries. Nosotros, al disponer de muy pocos días para explorar más la ciudad, elegimos ‘Le Louchebem’, en el Mercado de Víctor Hugo, por su amplia variedad de carnes -con la salchicha de Toulouse como especialidad-, cassoulets y foie gras en una estupenda terraza soleada. Regamos la parada con tinto de la tierra servido en jarra y apuramos la sobremesa porque, por lo general, todo se cierra antes de las 15 horas.

Parrillada de mariscos

Armagnac

Otra de las paradas tuvo lugar en ‘Le Pyrénéen’, que desde 1925 ha visto pasar por sus mesas a lo más granado de la sociedad tolosana para disfrutar de ostras frescas, parrilladas de mariscos, manitas de cerdo o riñones. Nosotros hicimos lo propio, copa de Armagnac en mano.

Steak tartar

Ostras de L’Ecailler

Y el homenaje de este paseo tuvo como escenario el elegante restaurante ubicado en los bajos del Hotel Des Beaux Arts, en la Place du Pont Neuf. Dentro del menú especial elegimos delicias como steak tartar u ostras de L’Ecailler, además de huevos mollet o quesos del país.

2 Responses

    • Señor Alberto MuchaVida, gracias por leernos y por comentar siempre el primero, es de agradecer que haya lectores detrás de este blog. Vete pensando en una nueva visita a Francia porque es un país muy reconfortante desde el punto de vista del Turista Gastronómico. Salu2

Deja un Comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más