‘La Tupina’: un restaurante encantador donde los haya es éste situado en la Rue Porte de la Monnaie. Abierto en 1968, dispone de varios espacios perfectamente diferenciados: pequeño hotel de cinco habitaciones, café, brasería, tienda delicatessen, bistró de inspiración cretense y restaurante tradicional de comida francesa. Probamos el último de ellos, que ofrece varios menús entre 18 y 74 euros. Nada más entrar, un impresionante fuego donde se cocinan algunos de los platos de su carta, y productos de primerísima calidad expuestos como si de un puesto del mercado se tratase, dan la bienvenida al cliente. Nos decidimos por el menú de 39, con varias propuestas galas más que apetecibles y que incluía tres copas de vino, además de postre. Algunas joyas inalcanzables para el común de los mortales, como un Petrus de 1963, se exhiben en su vinoteca sin ningún tipo de pudor, aunque, eso sí, bajo candado.

La Tupina

Una cocina muy original

La Tupina

Huevos “fritos” sobre fondue de pimientos, tomates, cebolla y ajo

La Tupina

Jarrete de cordero cocinado en jugo de alubias blancas

‘Le Bistrot du Gabriel’: el local más económico de ‘Le Gabriel’, Estrella Michelin en plena Place de la Bourse, nos dejó un poco fríos con su menú nocturno de 30 euros. Quizás deberíamos habernos dejado seducir por su carta… Aun así, propone platos elaborados con buena materia prima y un servicio de lo más atento. Si podéis, pedid una de las mesas de la cristalera para disfrutar de las vistas.

Bistrot Gabriel

El pleno centro histórico

Bistrot Gabriel

Panna cotta de salmón e hinojo con crema de rábano picante

Bistrot Gabriel

Angus con patatas fritas y salsa de pimienta negra

‘Le Cape’: en el barrio de Cenon, a las afueras de la ciudad, se ubica ‘Le Cape’, un verdadero descubrimiento con el jovencísimo Thomas Brasleret, galardonado con una Estrella Michelin, a la cabeza. Su menú de 59 euros es uno de los más competitivos de Burdeos, con cinco platos a elección del cocinero, elaborados con mimo, originalidad y algo que echamos de menos en ‘Le Bistrot du Gabriel’, alma. Comedor a rebosar en un entorno muy seductor, ya que se ubica en una casa de planta baja con vistas al jardín. Bodega apta para todos los bolsillos y otros dos menús disponibles, por 20 y 42 euros, respectivamente.

Le Cape

A las afueras de Burdeos

Le Cape

Atún con espárrago, salsa de soja y sésamo y gelatina de piquillo

Le Cape

Cordero con costra de comino, alcachofa rellena de molleja, gel de cítricos y reducción del caldo

‘Miles’: dos parejas de jóvenes cocineros provenientes de cuatro dispares rincones del globo terráqueo se conocieron en la escuela Gregoire Ferrandi, de París. Tras ejercer sus prácticas por separado en diferentes restaurantes decidieron abrir su propio negocio en el centro de Burdeos, consiguiendo en poco tiempo ser uno de los favoritos de público y crítica. En su pequeña cocina vista se las apañan de maravilla para medir los tiempos de sus diferentes menús: de 24 y 29 euros, a la hora del almuerzo, y de 43 para el turno de cenas. Producto, técnica y buen hacer, apuesta ganadora que te hace salir de ‘Miles’ con una gran sonrisa y ganas de regresar.

Miles

Buenas vistas desde la barra

Miles

Langostino a la plancha con pasta negra, salsa de maíz y reducción de sus cabezas

Miles

San Pedro con espinacas y almendras y salsa de jengibre y tamarindo

Miles

Medallón de ternera con guisantes, salsa de yogur, cilantro y jengibre, chips y salsa de ajo negro

Brunch en el Museo de Arte Contemporáneo: el Café André Putman del Museo de Arte Contemporáneo de Burdeos ofrece un brunch los sábados y domingos por 30 euros. En dos servicios, de 12/12:30 y de 13/13:30, es posible comer todo lo que el cuerpo aguante a base de ensaladas, zumos, quesos, bollería y platos calientes, además de una copa de champán, café e infusiones. Recomendable para un encuentro informal y nada más.

André Putman

Una ubicación muy cultural

André Putman

Variada selección de platos

André Putman

Plato de quesos

Mercado des Capucines: mariscadas a precio razonable, ostras, platos preparados, además de bollería y panadería francesa recién elaborada, quesos, embutidos, así como varios restaurantes, componen la oferta del mercado más grande de la ciudad, el des Capucines, donde también es posible adquirir los pescados más frescos y las carnes más selectas de la zona.

Mercado Capucines

Rodeado de puestos

Mercado Capucines

Buenas ostras y mariscos

Mercado Capucines

Pescado fresco

Mercado Les Capucines

Lo mejor de la huerta

Mercado Les Capucines

Espectaculares dulces

2 Responses

  1. Una ciudad encantadora que merece una escapadita en cualquier momento, sobre todo para ir bien acompañado. Y en cuanto a las propuestas gastronómicas, perfectas: sano equilibrio entre tradición y modernidad y muy buen hacer profesional.

Deja un Comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más