Una de las mesas de ‘Saiti’

Tras veinte años en la profesión y diferentes proyectos, Vicente Patiño ha vuelto a la actualidad gastronómica con la apertura de su nuevo restaurante en Valencia. ‘Saiti’ es el nombre elegido para el local -además de la denominación en íbero de Játiva (Xativa), ciudad que le vio nacer-, una especie de coqueta y cercana sala de estar donde disfrutar de platos sencillos, pero elaborados con un sello muy personal.

Optamos por el menú largo, que por 35 euros ofrece cinco entrantes, pescado, carne y postre. Existe otro que, por 25 euros, se compone de cinco platos y un postre.

Comenzamos con su famosa Ensaladilla rusa, muy rica, en trozos pequeños y con un agradable sabor a atún y una de mis debilidades, pepinillos en vinagre. El único ‘pero’ es que la sirvieron excesivamente fría, como si acabaran de sacarla de la nevera en el mismo recipiente, aunque ya quisiéramos catarla así siempre que fuera posible…

Ensaladilla rusa

Continuamos con una sorprendente e ingeniosa Empanadilla de atún con emulsión de pisto que se come con cuchara, ya que se trata de una espuma preparada con el que sería el relleno de la empanadilla, a la que se han añadido pequeños tropezones de masa y un toque de semillas de sésamo.

Empanadilla de atún con emulsión de pisto

El tercero de los aperitivos es Caballa agripicante con almendras, con el pescado un pelín duro -en su punto- y un ligero toque de almendras tostadas para contrastar. La caballa es uno de los pescados favoritos de Patiño, empeñado en demostrar que no se trata de un producto menor, sino que hay que saber trabajarlo debidamente. Le siguen Navajas en ceviche, un bocado fresco y curioso que se sirve acompañado de pequeños brotes verdes y un sublime Steak tartare, otro de los clásicos que el chef valenciano elabora a la perfección.

Caballa agripicante con almendras

Navajas en ceviche

Steak tartare

El pescado la noche de nuestra cena fue Merluza con pilpil de perejil y limón, dos delicados lomos sobre un ligero pilpil de perejil que forman un plato sencillo y sabrosamente cítrico.

Merluza con pilpil de perejil y limón

Terminamos con Royal de conejo, jugoso, tierno y sobre un delicioso fondo (a pesar de mis enormes e injustificables prejuicios a la hora de comer este animal).

Royal de conejo

El remate final a nuestra cena en ‘Saiti’ fue Crema Catalana.

Crème brûlée

Acompañamos la cena con un cava María Casanovas, de una pequeña bodega familiar en Sant Sadurní d’Anoia.

María Casanovas

Hay que destacar el servicio de sala, rápido y amable, en especial Óscar, que explica cada plato con verdadero entusiasmo y te hace sentir como en casa. Los encontrarás en Reina Doña Germana, 4 y, a buen seguro, van a dar mucho que hablar.

Detalle de la bodega de ‘Saiti’

2 Responses

Deja un Comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más