Comedor de ‘La Cabra’

Siempre nos gusta celebrar nuestros cumpleaños como es debido. Pensamos que hoy estamos aquí y, mañana, no se sabe… J cumplía 37 y el día era la excusa perfecta para conocer ‘La Cabra’, a una manzana de casa y que abrió sus puertas hace varios meses en Chamberí.

A cargo de los fogones se encuentra el jovencísimo Javier Aranda, jefe de cocina de ‘Piñera’ durante dos años, segundo premio al Cocinero Revelación 2012 en Madrid Fusión y formado en ‘El Bohío’ y ‘Santceloni’.

En los 500 metros cuadrados de ‘La Cabra’, encontramos diferentes espacios gastronómicos: una tapería, el salón, una bodega y una acogedora biblioteca donde olvidarse del mundanal ruido de la calle de Sagasta. En la tapería, con mesas bajas de madera, es posible desde desayunar con bollería casera hasta beber un cóctel bien entrada la noche, además de menú diario, medias raciones y vinos por copas. La bodega, donde existe la posibilidad de alquilar una cava para conservar las botellas de vino propias, ofrece la opción de reservarse para eventos privados, y el salón, la joya de la corona, es un lugar elegante, sobrio e íntimo donde disfrutar del espectáculo de la impresionante cocina vista.

En su no muy extensa carta, a la que se añaden diferentes platos según el día, destaca la excelente materia prima que varía dependiendo de los productos de temporada. Para no tener ningún tipo de duda, elegimos el menú degustación con platos a elección del chef.

Tras un consomé de tomates secos, que se sirve directamente de un original barrilete ubicado en la sala, llegaron los aperitivos: Coliflor osmotizada, Camarón con mayonesa de azafrán, Berenjena con miso y Macarrón de manitas de cerdo, todo en un mismo ‘plato’, y Piruleta de foie y remolacha.

Aperitivos en ‘La Cabra’

Piruleta de foie y remolacha

La primera propuestas es Arenque, cogollo de Tudela, rabanito y calabacín. El pescado se presenta en forma de espuma rellenando el calabacín enano y el cogollo, a la parrilla, tierno y jugoso.

Arenque, cogollo de Tudela, rabanito y calabacín

Carabinero, calabaza, salsa de sus corales y enoki, con el carabinero a baja cocción, casi crudo, es una delicia. Un plato que sabe a mar y al que la trufa fresca y esta variedad de seta asiática, además de la calabaza, le dan un toque de lo más intenso.

Carabinero, calabaza, salsa de sus corales y enoki

Salmonete, tomate y judías vainas, donde el pescado se sirve en su punto sobre una cama de tomate confitado. Somos amantes del salmonete, así que cuando está fresco y se presenta así de bien, poco más hay que añadir.

Salmonete, tomate y judías vainas

Acelga roja, huevo, parmesano y trufa es una creación que nos encantó. Confieso que nunca había probado las acelgas rojas y resultan muy agradables al paladar. El huevo a baja temperatura y el queso, casi en polvo, lo convierten en un bocado de lo más placentero.

Acelga roja, huevo, parmesano y trufa

Como “sencillamente impresionante” podría definirse la Terrina de cochinillo y anguila con ajo en texturas (perfectas). Muchos matices de sabor y producto exprimido al máximo. Poco hecha por dentro y dorada por fuera… Para recordar durante mucho tiempo…

Terrina de cochinillo y anguila con ajo en texturas

El menú consta de dos postres, el primero de los cuales es Coco, panna cotta, malvavisco y helado de chocolate azteca, fresco y exótico como su nombre.

Coco, panna cotta, malvavisco y helado de chocolate azteca

Otoño es, sin lugar a dudas, la guinda a una cena memorable: bizcocho de almendra, mousse de boletus, crema de castaña caramelizada, trufa, helado de pino y tierra de cacao. Sublime, sin más.

Otoño: boletus, almendra, castaña y pino

Había avisado vía Twitter de que era el cumpleaños de J y tuvieron el detalle de obsequiarle con un pequeño pastel y sus correspondientes velas, antes de los Petit fours. ¡Gracias!

El pastel de cumpleaños de J

Petit fours

La carta de vinos de ‘La Cabra’ , con cerca de 100 referencias nacionales e internacionales, y la posibilidad de pedirlo por copas, es más que interesante. Nosotros celebramos con una botella de As Sortes de Rafael Palacios, del que dicen que es el monovarietal de godello más conseguido hasta la fecha, y unas copas de El Médico, un Tierra de León joven.

As Sortes de Rafael Palacios

Hemos dejado para el final, aunque no por menos importante, el pan, que elaboran ellos mismo y es una verdadera maravilla, sobre todo, el de naranja.

Panes en ‘La Cabra’

Guillermo Mije, como jefe de sala, y Javier Usarrando, formado en la Escuela de Enología de Burdeos, como sumiller, cierran este triángulo enogastronómico que es ‘La Cabra’, donde comimos todo lo que habéis visto por 45 euros/persona más los vinos. Calidad a un precio insuperable en Chamberí, sí en Madrid.

P.D.: Os pedimos perdón por la poca calidad de las fotos, pero la iluminación no era la más idónea para la fotografía, aunque sí para todo lo demás.

4 Responses

Deja un Comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más