Barra de ‘Shunka’

‘Shunka’ fue el primer restaurante japonés que conocimos en Barcelona hace unos cuantos años. Desde entonces sigue estando considerado uno de los mejores de España e, incluso, ha tenido un hermanito, o mejor dicho, un hermano mayor. Si la anterior vez probamos el menú degustación del elegante ‘Koy Shunka’, en este viaje decidimos volver al original. No tener buenas fotos para un post era la excusa perfecta.

Cometimos el error de no reservar con tiempo suficiente y tuvimos que cenar sentados a una mesa, lo que no tiene el mismo encanto que la barra y el espectáculo que eso conlleva, pero aún así volvió a ser una experiencia gastronómica inmejorable por la calidad del producto que ofrece y la técnica con la que se cocina.

Compartimos un Tartar de atún, casi bañado en una deliciosa salsa de soja con cebolla cruda, para comer a cucharadas. Puede parecer un plato sencillo ahora que los tartares están de moda, pero el perfecto corte de este codiciado pescado y el contraste con el líquido salado lo convierten en un plato fino, suculento y especial.

Tartar de atún

El Carpaccio de salmonete con salsa ponzu y hoja de wasabi resulta espectacular. La frescura de este ‘pequeño salmón’ tan difícil de encontrar en la mayoría de restaurantes junto a la acidez del ponzu y el ligero picor del wasabi hacen de él un mordisco delicioso.

Carpaccio de salmonete con salsa ponzu y hoja de wasabi

No sé si fue aquí donde probamos por primera vez una Tempura de langostinos y verduras. Puede que por eso ya no nos sorprenda tanto o que la hayamos tomado en tantos sitios que a estas alturas nos deje indiferentes. Sí que han aprendido a poner la salsa aparte para que el rebozado no se ablande.

Tempura de langostinos y verduras

La Vieira salteada con setas fue toda una sorpresa, sobre todo, por la forma en que se presenta, sobre su propia concha colocada sobre un ‘pequeño fuego’ que mantiene caliente el contenido, de intenso sabor a shiitake. Deliciosa.

Vieira salteada con setas

No podíamos irnos sin el clásico Nigiri de anguila, una de las creaciones más famosas de ‘Shunka’. Ligeramente soasado es un auténtico bocado de dioses, si bien cuesta 5, 15 euros la unidad.

Nigiri de anguila

De postre, un refrescante Sorbete de yuzu, cítrico que nos encanta, sobre una galleta de sésamo.

Sorbete de yuzu

Nos dejamos acompañar por un blanco del Penedés, un Gessamí de Bodegas Gramona.

Gessamí, de Bodegas Gramona

‘Shunka’ está situado en el número 5 de Carrer del Sagristans, a un tiro de piedra de la Plaza de Jaume I. Imprescindible para los amantes de la comida nipona. Imprescindible en Barcelona.

4 Responses

  1. ¡Qué envidia! De las veces que hemos estado en Barcelona, por un motivo u otro nunca hemos ido y lo tengo pendiente… Besos

Deja un Comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más