En 2007, Inés y Bruno, dos primos catalanes, compraron un pequeño palacio donde anteriormente había vivido una familia de aristócratas marroquíes. Tras dos años de restauración, que pueden verse a golpe de foto en varios álbumes de obligado visionado durante la estancia,  abrieron al público en junio de 2009 el Riad Abracadabra, a cinco minutos a pie de la bulliciosa Plaza Jermaa el Fna, en Marrakech.

Alrededor de un patio que enamora a primera vista -sobre todo, de noche y a la luz de las velas, con el único sonido de su fuente central-, se distribuyen 8 habitaciones, para 2, 3 ó 4 personas, éstas últimas con salita, vestidor y biblioteca, donde se ha cuidado hasta el último detalle: mullidas y amplias camas, ventanas con rejillas mozárabes, alfombras bereberes, agua y dulces caseros de bienvenida,…

Cama

Detalle del bordado

Los cuartos de baño, realizados en cemento pulido artesanal que los hace excepcionalmente limpios, cuentan con una zona de ducha de auténtico ensueño en la que puedes incluso sentarte mientras sientes el frescor del agua caer sobre tu cuerpo; geles y jabones con embriagador perfume de jazmín; esponjosas toallas y albornoces bordados con el anagrama del establecimiento; unas preciosas babuchas serigrafiadas que te invitan a llevarte y aseo independiente.

Esponjosas toallas

Cuarto de baño

Aseo

El punto fuerte del riad lo constituye su espectacular terraza, con zona chill out, tumbonas equipadas con toallas y unos coquetos sombreros de paja, además de una pequeña piscina en la que aplacar las altas temperaturas de Marrakech en pleno junio.

Toalla y sombrero de paja

Zona de solarium

Chill out

Precisamente en la terraza es donde se disfruta el delicioso y romántico desayuno: zumo de naranja recién exprimido, té a la menta o café, pan tostado, mermeladas artesanales, tomate natural con aceite de oliva, ensalada de fruta fresca, bollería casera, pavo, queso y dos dulces marroquíes en forma de crepé: Bagarire, muy esponjosos, con miel y mantequilla, y Msamen, que pueden ser redondos, rectangulares o cuadrados. El plato caliente son los espectaculares y suaves Huevos Abracadabra.

Desayuno

Huevos Abracadabra

El riad ofrece también servicio de comidas y cenas, previo aviso, en la terraza o en las estancias interiores. En su carta, platos marroquíes –Cous Cous, Pastella, Briouattese– e internacionales con guiños a España –Gazpacho, Tortilla de patatas, Arroz a la cubana o Quiche Lorraine-. Nosotros nos decantamos por Harira, una sopa a base de carne, tomate y legumbres, Pescado rebozado con salsa tártara -excelentes las sardinas- y Sorbete de limón, yogur y queso, que acompañamos con un blanco de la tierra.

Harira

Pescado rebozado con salsa tártara

Sorbete de limón, yogur y queso

Vino blanco marroquí

Otra de las opciones gastronómicas son los menús exprés, que pueden pedirse a cualquier hora. Uno de los días en los que el calor apretaba preferimos la tranquilidad y el frescor del chill out y compartimos un Panini, Ensalada Abracadabra y Macedonia de frutas, en esta ocasión con un Chardonnay también marroquí.

Panini

Ensalada Abracadabra

Chardonnay marroquí

Abracadabra también dispone de un open bar, donde pueden pedirse en cualquier momento refrescos, cócteles o combinados. El Bloody Mary que nos prepararon con zumo de tomate natural quedará en el recuerdo de los que más hemos disfrutado, además de un par de Gin tonics a la luz de la luna.

El servicio, capitaneado por Hicham, es íntegramente marroquí y merece un capítulo aparte, ya que se desvive por los huéspedes sea la hora que sea. Todos y cada uno de ellos te hacen sentir como en casa y no pierden nunca la sonrisa. El trato no puede resultar más familiar y agradable, incluso antes de alojarse, ya que Inés se encarga de enviarte por correo electrónico una pequeña guía de la ciudad con recomendaciones turísticas y restaurantes.

Patio del Riad Abracadabra

Los precios de las habitaciones varían desde 140 a 180 euros por noche, con desayuno incluido, y hay Wi-Fi gratuito en todo el recinto.

Puedes ver más fotos aquí.

4 Responses

  1. ¡Qué bonito! Zonas “chill-out” no, que me enamoro 😉
    Seguro que lo pasasteis de vicio… ¡Me encanta!
    Besos

  2. De ensueño…también me encanta. Pues dos años muy bien empleados porque lo han dejado precioso y transmite armonía. Encima en el post transmitís la sensación de relax y de lo confortable que debe ser.
    Solo de pensar en el cocktail bajo la luna y las estrellas en ese patio… ¡Qué envidia!

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies