Candelario

Si tenemos que elegir otro sitio más para sentirnos en casa, además de Madrid, Salamanca y León, ese lugar es Candelario. A tan sólo 76 kilómetros de la ciudad del Tormes, y ubicada en la sierra de igual nombre, esta villa fue declarada conjunto histórico-artístico en 1975.

Caminar por sus empinadas calles, parando de fuente en fuente, entre las viejas casas señoriales de no más de tres pisos, con balcones de madera y las típicas batipuertas que las protegen de la nieve, es una verdadera delicia para el paseante.

Uno de sus signos más característicos lo constituyen las llamadas regaderas, con sus cristalinas aguas, que pueden ‘programarse’ para limpiar las calzadas en las que se encuentran, así como las colindantes.

J, paseando por Candelario

Regadera

Fuente del Barranco

Si algo caracteriza a Candelario es cómo ha sabido mantener la esencia del pasado, sobre todo, en sus viviendas con las tejas ‘del revés’ para protegerlas de las frecuentes nevadas y bajas temperaturas, además del típico desván donde todavía son muchos los vecinos que curan la matanza casera con el humo de madera de castaño o los ‘amarres’ para el ganado a la entrada del hogar. Igual os preguntáis qué es una batipuerta. Podéis verla con más detalle en la foto inferior y, como escribía antes, sirven para que la nieve no se cuele en las casas permitiendo, además, que las puertas permanezcan abiertas para dejar paso a luz natural en los portales.

Batipuerta en Candelario

Amarres para ganado y caballos a las puertas de las casas de Candelario

Qué ver en Candelario

– La ermita del Humilladero, justo a la entrada de Candelario, dedicada al Cristo del Refugio.

– El Museo de la Casa Chacinera, que abrió sus puertas es 2008 y es ideal para ir con niños. Se trata de una visita teatralizada donde, además, pueden degustarse productos típicos del pueblo, como embutido o perronillas.

– La iglesia parroquial, con un impresionante artesonado mudéjar, además de retablos barrocos y churriguerescos.

– La fachada del Ayuntamiento y, sin duda, su escalinata interior de piedra.

Ermita del Humilladero

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Cabinas de teléfono de madera

Dónde comer en Candelario

Esta bella localidad, la más turística de la zona, cuenta con un amplio abanico gastronómico, apto para todos los bolsillos. Además, en todos los bares os pondrán una buena tapa a elegir con cada consumición.

Al pie de la blanca iglesia de Nuestra Señora de la Asunción se encuentra ‘La Romana’, -antigua fábrica de embutidos-, incluido en la red de restaurantes micológicos, un acogedor local presidido por un enorme horno de ladrillo rojo (25 euros/persona).

Gazpacho de cerezas del Jerte

Boletus a la plancha

Pimientos del Piquillo rellenos de rebozuelos

Ensalada La Romana

Albóndigas rellenas de marzuelos

Cruceta ibérica a la brasa

Leche frita

‘El Ruedo’, con el simpático Pepe al frente del negocio, ofrece un menú del día sin competencia por 12 euros -de lunes a viernes- y una carta repleta de auténticas delicias, muchas de ellas también en torno al mundo de las setas. Con especialidad en platos de cuchara –Judías de Tolosa con JabalíPochas con CodornicesJudión con Almejas a la Marinera–  y carnes a la parrilla, tiene una de las mejores ofertas de vinos de Candelario (25 euros/persona).

Salmorejo con virutas de jamón ibérico

Revuelto de setas

Tomates asados con pasas, piñones y mousse de pato

Solomillo de cerdo

Cruceta ibérica

Sorbete de mojito

‘La Sierra’, en la Calle Mayor 69, es una casa de comidas caseras, sin mayor pretensión que la de acoger al visitante y que éste pueda disfrutar de un menú del día por 12 euros, a elegir entre cuatro primeros, cuatro segundos, postre y bebida. Aunque las comparaciones son odiosas, veréis que por el mismo precio de ‘El Ruedo’, los platos y su presentación no tienen nada que ver…

Sopa de cocido

Calderillo bejarano

Bacalao a la portuguesa

Pimientos rellenos de bacalao con boletus

Hemos dejado para el final nuestro favorito, ‘La Artesa’, en la Calle Mayor 57, con propuestas tan sugerentes y variadas como Ensalada de carpaccio de morucha con aliño de turrón y sésamo garrapiñado, Sardina ahumada con zorongollo extremeño o Albóndigas de retinto con ragut de calamar. Además, los postres son para el recuerdo. Durante el verano, habilitan una coqueta carpa en el jardín que, de noche, resulta de lo más romántica (35 euros/persona).

Ajoblanco con langostinos

Salmorejo con virutas de jamón

Gazpacho de cerezas del Jerte y licor

Bacalao confitado con crema de aceite de oliva y tripas estofadas

Pluma ibérica con salsa de Torta de la Serena

Atún rojo a la plancha con reducción de Módena y sal Maldon

Mousse de chocolate con natillas inglesas

Crema de mascarpone con mango helado y azafrán

Sorbete de mojito

Dónde dormir en Candelario

Al tener allí nuestro chalet, confieso que nunca he probado ninguno de los alojamientos del pueblo, pero son muchas las casas rurales, hostales y posadas donde se puede pernoctar por menos de 50 euros la noche. Todos los restaurantes de los que os hemos hablado, excepto ‘La Romana’, tienen también habitaciones para huéspedes. Podéis encontrar toda la oferta hotelera de Candelario aquí.

4 Responses

    • Lo mismo nos ha pasado con tu blog, que entra hambre. Esos San Jacobos con espárragos verdes tengo que hacerlos, y los pimientos confitados, y los calamares en salsa picante… Ñam ñam ¡Gracias por tu comentario! : )

Deja un Comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más