Regresamos a Valladolid para celebrar la boda de nuestros queridos amigos César y Henar y tenemos la suerte de que coincida con el XIII Concurso de Pinchos y Cócteles, una oportunidad perfecta para descubrir qué se cuece dentro de la ‘Cocina en Miniatura’ de la gastronomía castellana.

Comenzamos nuestro paseo en uno de los clásicos de la ciudad, ‘Los Zagales’, donde nos sorprenden, una vez más, con su Baguettina brava recién hecha, un delicioso mini bocata de calamares con emulsión de ajo del que ¡podemos comer hasta el envoltorio!, ya que está realizado con fécula de patata.

Baguettina brava, en ‘Los Zagales’

Su otra propuesta a concurso es este Jabón de pato, –mousse con espuma de miel y helado de membrillo y Módena-, presentado como un juego de lavabo, sobre una jabonera y con una toallita para lavarse las manos tras comerlo. ¡Una pasada!

Jabón de pato, en ‘Los Zagales’

Como no nos cansamos de este justificadamente abarrotado local, decidimos probar el vencedor de 2010, el Tigretostón -rollito de pan negro frito relleno de crema de morcilla, cebolla roja confitada, queso de la tierra y crujiente de tostón-, mostrado en otro originalísimo envoltorio, y que también fue vencedor en el VI Concurso Nacional, casi nada.

Tigretostón, en ‘Los Zagales’

Nos llama también mucho la atención su Mc Churro, mini hamburguesa de lechazo churro ‘Tierra de Sabor’, patatas violetas y un granizado de vino tinto de la Ribera del Duero, que resulta estar delicioso, además del Cerdito Ibérico y el bocata Pata Negra.

Mc Churro, en ‘Los Zagales’

Pata Negra, en ‘Los Zagales’

Cerdito caliente, en ‘Los Zagales’

Mención aparte merece Tierra, mar, aire, una brocheta con chipirón relleno, espárragos trigueros, beicon, pimiento del piquillo confitado, cococha de bacalao, sésamo y cebolla deshidratada, sobre un chupito de salsa vizcaína, con una espectacular puesta en escena que no deja indiferente a nadie.

Tierra, mar, aire, en ‘Los Zagales’

Caminamos unos pocos metros para llegar a otro de los bares de Valladolid ‘de toda la vida’, ‘La Criolla’. Sus tapas a concurso son este Volcán castellano, un fondant de morcilla con crema de queso, que no veis porque está dentro del tubo plateado.

Volcán castellano, en ‘La Criolla’

Otros de sus pinchos estrella son Como agua para chocolate -codorniz con pétalos de rosa- y Pulpo asado con esponja de cebolla, almendra y espuma de patata.

Como agua para chocolate, en ‘La Criolla’

Pulpo asado con esponja de cebolla, almendra y espuma de patata, en ‘La Criolla’

Probamos también su Pincho dulce, una tarta de arroz con leche y yogur con frambuesa y con nube de algodón.

Pincho dulce, en ‘La Criolla’

En la misma calle, en ‘Villa Paramesa’, sus dos trabajos son este Terruño, una diminuta maceta en la que ‘se ha plantado’ un bizcocho de morcilla, remolacha, pistacho y queso de cabra.

Terruño, en ‘Villa Paramesa’

Passio, un capuchón invertido de pan de ajo con tartar de gambas y merengue de limón, que homenajea a las exposiciones de igual nombre.

Passio, en ‘Villa Paramesa’

Allí degustamos también un excelente Pulpo con salsa alioli de pimiento de Padrón y una Mini hamburguesa de presa ibérica, que comemos con tanta ansia que se nos olvida hacer la foto ; )

‘Tapería Jero’ es otro clásico de Valladolid, con pinchos menos elaborados y clientela fiel. Probamos un Zapatero, salmón con gamba y ventresca con toques de gelatina de manzana, mousse de foie y tierra de boletus; un Messi, aguacate con gamba, ventresca y salsa sorpresa; una mini hamburguesa y un Galáctico, rollito de cecina relleno de membrillo con queso Emmental y crujiente de cebolla

Zapatero y Messi en ‘Tapería Jero’

Mini hamburguesa y Galáctico, en ‘Tapería Jero’

Bien llena la panza y encantados con estas pequeñas obras de arte tan originales y divertidas, queremos despedir nuestra andanza pinciana con el Pincho de Oro 2009, que probamos hace un año, pero lástima, está de viaje oficial… Nos queda el recuerdo en el paladar del sensacional Obama en la Casa Blanca que se mostraba bajo esta tapadera…

¿Qué será, será?

…un hojaldrillo con huevo de corral trufado a baja temperatura, crema de champiñones y patatas quemadas que componía el pincho más inolvidable y simpático que ha tomado nunca pasean2.

Obama en la Casa Blanca, en ‘Los Zagales’

Venga, confiesa que te han entrado ganas de visitar Valladolid para conocer sus tapas.

5 Responses

  1. Qué envidia!!! soy de Valladolid y vivo en Cataluña desde hace ya 10 años, y lo que más echo de menos es la zona de vinos con esas tapas tan sorprendentes y elaboradas. Año tras año se superan a sí mismos. Gracias por compartirlo. Un saludo de una aficionada a la gastronomía en general, venga de donde venga.

  2. ummmm, qué rico todo!! De las recetas que has puesto de los Zagales las he probado casi todas, la única que me quedé con ganas de probar es la Baguettina Brava,y porque ya no les quedaban cuando fuí a probarla.

    La verdad es que los Zagales lleva ya muchos años esforzándose y esmerándose en los pinchos y tapas de la barra y lo están haciendo estupendamente.Cada día que voy me sorprenden con una tapa nueva.

    El Villaparamesa me gusta, pero sin duda alguna me gustaba muchísimo más el restaurante que tenían en Villanubla.Creo que es de los sitios más bonitos y acogedores en los que he estado.Casi lloro el día que llamé por teléfono y me saltó la locución de que el restaurante lo habían cerrado definitivamente

    En la Criolla he estado sólo un par de veces en el restaurante, no conozco la barra, con lo cual, tengo menos que decir al respecto de este mítico sitio de Valladolid

    ¡Muy buen trabajo! Me ha gustado mucho leerlo

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies