Nuestro habitual colaborador @saborleon se embarcó hace semanas en un viaje hacia Escocia cuya crónica os ofrecemos a continuación:

Hasta siete colinas dan la bienvenida a los paseantes aproximándoles a un ambiente casi rural y al pasado gaélico de esa tierra, entre el frescor del verde que predomina. La ciudad presenta sus atributos como instrumentos con los que se interpreta una sinfonía musical: piedra ennegrecida. Ostentación de nubes. Adoquines, pasadizos y escaleras empinadas. Una veces en atractivos espacios diáfanos, otras, en lugares que aparentan ser el paradigma de lo lúgubre. Entre medieval y moderna, donde afiladas torres de iglesias y misteriosos cementerios salen al encuentro para anunciar, a modo de prólogo, las emociones fuertes que se buscan. En los próximos días, los nombres de Royal Mile, Canongate Street, Princes Street, Rose Street, o si lo prefieren, los distritos The Old Town y The New Town… , fáciles de pasear, serán las ventanas por las que entren la magia y la seducción. Al fondo, el sonido de una gaita escocesa les pondrá en situación. También les esperan las Highlands, los lagos y ¡¡Wallace!! Es la magia escocesa. Es la seducción de Edimburgo dinbrə- .

 La seducción de Edimburgo, por @saborleon

Un “hombretón” con su Kilt, puro atributo masculino y símbolo de lo más ancestral en Escocia, les recibe al pie de la St Mary´s RC Cathedral. Su imagen de personaje afable y bonachón, ajeno a las banderas,  acompañará a los paseantes. Nada que ver con los fieros antepasados que se enfrentaron a los ingleses. Les introduce en los secretos del espacio a descubrir, conduciéndoles por los callejones tenebrosos, las leyendas de los cementerios, los personajes que hicieron la historia, el escaparate del ‘concepto inglés’ que son los pubs con su ambiente, su atmósfera de camaradería, su cerveza y su whisky. Historia, naturaleza, tradición, inmersión en el inglés, ¿por dónde empezar?

 La seducción de Edimburgo, por @saborleon

Al llegar, entre las primeras cosas que se identifican, está la silueta del Castillo de Edimburgo, símbolo de Escocia. Mira desde lo alto de la colina transportándoles a tiempos de guerras e intrigas u ofreciéndoles las mejores vistas desde las que admirar los contrastes del entorno. Dentro de los muros: las joyas de la Corona, la Piedra del Destino, los cañones de Edimburgo, la tradición del sonido “One o´clok”, la historia. Fuera: la explanada para el “Military Tattoo”, los paseantes y el mundo de hoy.

 La seducción de Edimburgo, por @saborleon

Al salir del Castillo, la Royal Mile les lleva hasta el Palacio de Holyroodhouse en un suave descenso, sin perderse. Pasan por la Catedral de San Giles que identifica por su torre inconfundible, conocen sus vidrieras y a 20 pasos de su puerta buscarán el corazón adoquinado para escupir sobre él. A su espalda, Adam Smith, inventor de los conceptos de la economía moderna, les verá pasar desde el pedestal de hombre universal. Más adelante, el Canongate Toolbooth y el reloj dispuesto a lanzarse desde el trampolín al que está subido, les recordará las vueltas que da la vida: casa de peaje, prisión, linde y museo. Ahora, el camino les lleva al edificio del Parlamento de Escocia, del arquitecto catalán Miralles, para no quedarse indiferente. ¿Será por su precio? ¿Será por su diseño? ¿Será por su acabado? De frente, casi escondido, el Palacio de Holyroodhouse, lo inglés en estado puro, nada menos que una de las residencias oficiales de la Reina de Inglaterra. Las ruinas de la Abadía y los jardines románticos imponen su presencia, un remanso de tranquilidad. En el córner: Holyrood Park. Verde y senderos nos llevan hacia la Silla de Arturo. Hay que verlo para no preguntar.

 La seducción de Edimburgo, por @saborleon

Otra colina espera a la vuelta, la de Calton Hill, el lugar de la Atenas del Norte, donde se homenajea a Nelson, a la Filosofía o a la tradición. Imprescindible para tener la perspectiva completa de la ciudad y llegar al mar con la vista. The Royal Bank of Scotland o Princess Street, Rose Street, George Street, Queen Street, Charlotte Square… imponen la línea de elegancia y sobriedad con edificios de estilo neoclásico, ¿georgiano?. Es la hora de shopping: todo tipo de prendas, cuadros escoceses o marcas internacionales, clásicas o vaporosas, música, libros, regalos, etc.  Es la hora de la inmersión en el inglés, a veces difícil, a veces cómica por la mímica. Es la hora de poner en valor lo aprendido, ya que siempre queda el deseo de hacerse entender. ¿Ha sido posible comprar sin ayuda? Pues, que cada uno se ponga su nota.

 La seducción de Edimburgo, por @saborleon

Todo paseo necesita de comida. Edimburgo no es precisamente una excursión gastronómica pero la oferta es más que decente, por algo es la ciudad del Reino Unido con más restaurantes por habitante. ¿Qué se recomienda? La cadena Howies Restaurants ofrece opciones con menús variados, con un nivel más que aceptable muy por encima de la media inglesa. Añade locales con ambiente agradable y un servicio siempre dispuesto a atender al cliente.

 La seducción de Edimburgo, por @saborleon

  ¿El resto? Los paseantes y Escocia. La magia de Escocia.

Por @saborleon

Deja un Comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>