1. La Acrópolis de Atenas. Uno de los símbolos de Grecia y la primera imagen que asocio a su capital, de ahí que le tenga especial cariño. Situada sobre una cima a 156 metros sobre el nivel de mar, divisable desde casi cualquier parte de la ciudad, es habitual encontrar alguna o varias de sus partes con grúas, ya que el tiempo ha hecho mella y está casi destrozada. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987 y el precio de la entrada es de 12 euros. El museo de la Acrópolis, frente a ella, y reinaugurado en 2009, bien merece una visita.

Grecia

Fachada del Partenón

2. Las vistas desde la Colina Licabeto. La Colina de los Lobos debe su nombre a la gran cantidad de estos animales que la habitaban en la antigüedad. Situada en el barrio de Kolonaki, y con 278 metros de altura, desde ella pueden contemplarse las vistas más bellas de Atenas. Para acceder, lo más recomendable es coger el funicular aunque también se puede llegar a pie o en taxi. La mejor hora del día es al atardecer.

Grecia

Vistas desde la Colina Licabeto

3. Naxos. No soy la única que se enamoró de Naxos. Como cuenta Carol en su blog, es el sitio ideal al que retirarse cuando las obligaciones ya no llamen a nuestra puerta. De momento, no está invadida por los turistas y el alojamiento es mucho más asequible que en otras islas como Mykonos o Santorini. Todavía recuerdo el calamar relleno que cené en la Luccullus Taverna. Un lugar de ensueño al que espero regresar en breve.

Grecia

Atardecer en Naxos

4. Las playas. Aunque no soy muy aficionada a ellas, me resultaron especiales por la arena gruesa y la espectacularidad de sus paisajes con enormes rocas erosionadas por el mar Egeo. Si practicas el nudismo, este país es perfecto para ti, ya que cada isla suele tener una. La de Banana Beach, en la región de Skiathos, es para muchos la mejor playa nudista de Grecia.

Grecia

Playa en Santorini

5. El vino griego. Grecia cuenta con casi 300 variedades y una producción anual de 600 millones de botelles. El Retsina es uno de los más famosos y su origen se remonta a miles de años atrás, cuando los vinos eran transportados en ánforas de barro selladas con una pasta de resina y yeso. La resina le daba un sabor característico y los griegos pensaron que el vino envejecía gracias a ella, por lo que nació la tradición de añadirla.

Grecia

Pita y vino griego

6. Las cervezas Mythos y Alpha. Reconozco que antes era mucho más cervecera que ahora, pero entonces disfruté como una enana de mis buenas jarras y botellas de las dos marcas de cerveza más populares de Grecia, suaves y perfectas para refrescarse en verano.

Grecia

Cerveza Mythos

7. Los atardeceres en Oia. Uno de esos momentos que perdurarán para siempre en mi memoria son los atardeceres en Oia, un pequeño pueblo en la isla de Santorini. Son varios los locales situados frente a la caldera desde los que contemplar la puesta de sol, aunque también puede hacerse tranquila y gratuitamente desde otros lugares. Los 12 euros que pague por cada cóctel me parecieron un dinero invertido de la mejor manera posible.

Grecia

Un cóctel al atardecer

8. Una ración de calamares al borde del mar. O de lo que quieras… Hay restaurantes desde cuyas mesas no sólo se contemplan unas espectaculares vistas, sino que el agua del mar te salpica. Elige un buen pescado que te prepararán al instante a la parrilla o, si no es hora de comer o cenar, un ‘pequeño’ tentempié como el mío. Y que no falte vino…

Grecia

Calamares al borde del mar

9. Naftplio (o Nauplia). Una de las ciudades más bonitas de la zona de Argolis, primera capital del país y conocida como la Venecia del Peloponeso. En el centro de ella, se encuentra el Castillo Palamidi, al que se accede tras subir ¡casi 900 escalones! para contemplar unas vistas que bien merecen tamaño esfuerzo (tranquilo, también se puede llegar en coche). Si eres aficionado a los recuerdos, hazte con un komboli o un begleri, una especia de rosario de cuentas fabricado en plata o cerámica.

Grecia

Naftplio

10. Las casas y villas en el acantilado de Santorini. ¿Os imagináis tener una casa como la de estos dos señores? ¿Desde cuya terraza sólo se divise el horizonte y la infinidad del mar? No tengo ni idea del precio de las mismas, aunque sí que varios actores famosos tienen propiedades de este tipo en la isla (imagino que en lugares más discretos y no de paso para turistas). Lo que sí es posible es alquilarlas o, en su defecto, alojarse en alguno de los hoteles con habitaciones y terrazas privadas de este tipo. Eso sí, la media no baja de 250-300 euros por noche.

Grecia

Soñando con alojarme en un lugar así…

11. Un baño en aguas termales. Desde el puerto de Fira, capital de Santorini, se puede llegar en velero a la isla de Nea Kameni, donde se encuentra un volcán activo con pequeñas fumarolas. Una de las actividades más turísticas, pero no por ello con menos encanto, es la de bañarse en las rojizas y sulfurosas aguas aledañas al volcán. La excursión dura unas tres horas y es importante ir provisto tanto de calzado deportivo para el paseo, como de chancletas y bañador para la parte acuática. Cuesta unos 35 euros.

Grecia

Aguas termales de Nea Kameni

12. El Teatro de Epidauro. Se empezó a construir en el año 330 a. C. y llegó a albergar hasta 14.000 personas. Su acústica es tan excepcional que permite a los espectadores de las filas más altas escuchar lo que se dice en mitad del escenario sin necesidad de alzar la voz (pude comprobar que es verídico). El de Epidauro es uno de los teatros más antiguos del mundo y, actualmente, aún se llevan a cabo representaciones. 

Grecia

Teatro de Epidauro

13. La facilidad para moverse entre islas. Hacer una ruta entre las islas más famosas de Grecia es de lo más sencillo. Son varias las compañías que operan entre las que más viajeros reciben y existe la posibilidad de comprar billetes multi trayecto que resultan algo más económicos. Casi todos los ferries cuentan con servicio de cafetería, así como la posibilidad de viajar en Primera Clase, donde los asientos son mucho, pero mucho más cómodos, sobre todo, para los trayectos largos y pesados.

Grecia

Con los ‘pinrreles’ al fresco

14. La gastronomía. Si eres un amante de la gastronomía, no querrás marcharte de Grecia. Y si no lo eres, seguro que tampoco, ya que se come realmente bien y por poco dinero.

¿Qué comer en Grecia?

Queso feta. Está presente en muchos de sus platos. En una simple tostada, con una base de cebolla y tomate natural y espolvoreado con un buen puñado de orégano, resulta perfecto.

Grecia

Queso feta en tosta

Gyros. Lo que viene a ser el kebab turco pero que, en Grecia, puedes encontrarlo con carne de cerdo además de pollo, cordero y ternera. Un bocado rápido y por menos de 4 euros.

Souvlaki. Brocheta de cerdo, pollo, ternera o cordero a la brasa que se sirve sobre pan de pita y se acompaña de patatas fritas y verduras a la parrilla. En Atenas existe el Kalamaki, cuya diferencia principal es que la carne se ha marinado previamente en zumo de limón, aceite de oliva y diferentes especias como menta, tomillo u orégano.

Grecia

Souvlaki y Petsina

Moussaka. El plato más famoso de la cocina griega, cuya base principal son las berenjenas, además de ternera o cordero y una gruesa capa de salsa parecida a nuestra bechamel.

Grecia

Moussaka

Ensalada griega. Todo un homenaje a los ingredientes típicos del país mediterráneo: tomate, pepino, cebolla roja, pimiento rojo, queso feta, alcaparras y aceitunas kalamata que se aliñan con sal, pimienta negra, orégano y aceite de oliva.

Grecia

Ensalada griega

Tzatziki. La salsa más popular de Grecia, cuyos ingredientes son yogur griego, pepino, aceite, zumo de limón y ajo, que le da un regusto fuerte, pero muy sabroso.

Grecia

Tzatziki

Tomatokeftedes. Albóndigas fritas de tomate al perfume de menta, especialidad de Santorini y realmente deliciosas.

Grecia

Tomatokeftedes, típicos de Santorini

Mejillones estofados. Sin concha y preparados al horno con cebolla, ajo, perejil, pimiento verde y queso feta en salsa de tomate natural. Otra especialidad de Santorini.

Pulpo a la brasa. Los griegos tienen una mano especial para el pulpo, que preparan de una manera muy peculiar. Primero se hierve unos 45 minutos, se deja marinar durante la noche y se asa a la parrilla de carbón para que esté crujiente por fuera.

Grecia

Pulpo a la brasa

Gemistá. Pimientos rellenos de arroz y especias y asados al horno. Algunas variedades de este famoso plato se rellenan con carne picada, queso, pasas o piñones.

Grecia

Gemistá

Pseftokefedes. Una receta tan tradicional y sencilla como la de nuestras albóndigas de toda la vida, pero de mayor tamaño y con una guarnición de berenjenas asadas y tzatziki.

Grecia

Albóndigas de cerdo

Seguro que a estas alturas estás deseando visitar o regresar a Grecia, ¿verdad? y, probablemente, tú conoces otras muchas razones para enamorarse de este país. ¡Cuéntalas!

2 Responses

  1. Que recuerdos me has traído a la mente de mi reciente viaje a Islas Griegas. Estoy de acuerdo contigo en lo que cuentas. La magia del centro de Hora (Naxos) en increíble, sus románticas terrazas…sin duda, la isla de Naxos es indispensable si viajas a Islas Griegas. Un abrazo

Deja un Comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Nuestro blog también se alimenta de cookies, si continuas navegando aceptas nuestra política al respecto, pincha el enlace para mayor información.Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies